5 hábitos que fortalecen la depresión

La depresión es un trastorno psicológico que se alimenta de muchas de las acciones que realiza la persona con este trastorno. Y es que sus síntomas nos llevan a caer en un círculo vicioso del que es complicado salir; por eso ante esta psicopatología resulte imprescindible tener acompañamiento psicoterapéutico profesional.

En el presente artículo veremos cuáles son los hábitos que fortalecen la depresión y que debes evitar si piensas que padeces este trastorno del estado de ánimo.

¿Qué es la depresión?

La depresión mayor, o depresión clínica, es una de las psicopatologías mucho más extendidas y usuales entre la población general, afectando a cerca de un 5% de las personas en todo el mundo. Es, además, una de las más incapacitantes en sus ediciones severas, y está asociada al riesgo de acabar con nuestra vida, ya que uno de sus síntomas propios es la ideación suicida.

No obstante, más allá de la depresión así como hace aparición descrita y definida en los manuales diagnósticos empleados en psiquiatría, existe toda una secuencia de síntomas de tipo depresivo que podemos enseñar en ciertas fases de la vida, aun aunque no sean tan graves como para que lleguen a constituir depresión clínica. Y sucede que la depresión no es una perturbación psicológica precisamente acotada; todos podemos acercarnos o separarnos a ella, es en parte una cuestión de grados de intensidad de malestar y de patrones de accionar disfuncionales.

Varios de los síntomas propios de la depresión son los próximos (aunque ten en cuenta que este trastorno solo puede ser diagnosticado por profesionales de la salud mental):

  • Sentimiento persistente de desesperanza y pesimismo acerca de lo que nos depara el futuro.
  • Aplanamiento afectivo: sentimos poco, y lo poco que sentimos, nos duele.
  • Asaltos de llanto incontrolables, aun sin que sepamos identificar su causa.
  • Nos cuesta gozar de todo lo que antes nos gustaba.
  • Fatiga constante que no tiene justificación en el ahínco físico que hemos efectuado.
  • Crece el desinterés ante las relaciones sociales, tendemos a aislarnos socialmente en nuestro tiempo libre.
  • En las situaciones mucho más severos, hace aparición la ideación suicida recurrente.

Por otra parte, la depresión no es algo que surja dentro de nosotros y nos afecte de manera unidireccional. Nosotros asimismo podemos participar en su mantenimiento o en su debilitamiento, tal y como observaremos en la siguiente sección.

5 hábitos y prácticas que nutren la depresión

Si notas que puedes haber desarrollado depresión o que estás manifestando síntomas socios a ella, ten presente estos hábitos que refuerzan la depresión para evitarlos en tu día a día, puesto que tienen la posibilidad de contribuir a que esta psicopatología se consolide en ti.

1. Descuidar nuestra higiene

Uno de los causantes que refuerzan la depresión más velozmente es el hecho de pasar por alto las prácticas de autocuidado y también higiene corporal: no ducharse, no peinarse, no cambiarse la ropa, etc.

Esto hace que en pocos días la persona se sienta aún peor gracias a las experiencias físicas producidas por la mugre: picores en la piel, mal olor que desconcentra, inclinación a estornudar por la acumulación de polvo en el pelo y la cara… y por supuesto, evitación de las relaciones sociales fuera de casa “para que no me vean así”.

Es una activa donde las personas con depresión caen sin caer en la cuenta, debido a que postergan constantemente la resolución de lavarse y cuidarse generalmente, asumiendo que es una pérdida de tiempo.

Las condiciones de vida propiciadas por eso, fundamentadas en la administración del malestar físico y el aislamiento social, son un caldo de cultivo para el desarrollo y consolidación de trastornos depresivos.

2. Encerrarse en la habitación todo el día o no salir de la cama

Este tipo de modo de vida caracterizado por un sedentarismo radical no solo daña a tu salud físicamente, sino también afecta a tu salud mental facilitando que la depresión gane fuerza. La carencia de fuentes de motivación y de estímulos externos pertence a los componentes que fortalecen a este trastorno del estado de ánimo, y la pasividad producida por la depresión es por su parte un aspecto psicológico que le deja perpetuarse, llevándote a caer en un círculo vicioso.

Es por eso que uno de los métodos mucho más eficientes contra la depresión usados en psicoterapia es lo que se conoce como activación conductual, y consiste en ayudar al paciente a aprender a “auto-obligarse” a efectuar actividades que le llevan a interaccionar con el entorno físicamente,en lugar de limitarse a las acciones de tipo introspectivo. De esa forma, se influye en su estado emocional por medio de las acciones observables.

3. Inclinación a dormir poco

A raíz del estilo de vida desorganizado favorecido por la depresión (y en parte, gracias a la ansiedad que varios de quienes desarrollan este trastorno acaban padeciendo), muchas personas deprimidas acaban por reposar poco.

Esto hace que tengan serias dificultades de concentración y falta de energía, por lo que les cuesta mucho más adoptar un estilo de vida sano y hacer los objetivos fijados en el programa de la psicoterapia y, además de esto, ese desgaste físico contribuirá a mantener la perturbación sensible ya que el sistema nervioso no va a poder autorrepararse bien.

Por eso, es importante fijarse un horario muy claro y detallar las rutinas necesarias a fin de que llegado el momento de irse a la cama, sea posible hacerlo, en lugar de caer en la tentación de postergarlo.

4. Uso del trabajo como cobijo para evadirse

Como vimos, la depresión se caracteriza por la pasividad. Sin embargo, esto es compatible con el hecho de usar el trabajo como una excusa para no pensar, una manera de evadirse y de no sentir nada más que la urgencia de llegar a determinado objetivo de productividad en cuestión de minutos u horas.

No todas y cada una las personas con depresión hacen esto (en los casos mucho más severos, carecen de la energía bastante como para realizarlo), pero estas situaciones no son raros, y nunca contribuyen a la recuperación de la persona. En verdad, esta clase de “atracones de trabajo” produce una inestabilidad sensible que puede llevar a la persona a desarrollar un cuadro ansioso-depresivo.

5. Quedarse en cama mucho rato tras despertarse

Se ha observado que, en la gente con depresión, el momento de despertarse tiende a ser entre los instantes del día en el que sufren con mayor intensidad los síntomas de este trastorno.

Por este motivo, bastante gente optan por quedarse en la cama, pues sienten que necesitan lidiar con esas conmuevas. Sin embargo, en la mayoría de los casos esto no asistencia, y tan solo se utiliza para detallar una rutina disfuncional que asiste para la depresión a perpetuarse mediante acciones observables como esa.

¿Estás intentando encontrar asistencia psicológica profesional?

Si pasas durante un momento complicado de tu vida y experimentas malestar sensible persistente, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de expertos de la psicoterapia.

En nuestro centro de psicología ubicado en Madrid (Ciudad Lineal) ofrecemos cobertura a todas y cada una de las áreas de la salud psicológica, atendiendo a mayores, niños y adolescentes. Asimismo te tenemos la posibilidad de contribuir a través del formato de terapia online a través de videollamada.

Deja un comentario