7 Géneros de bipolaridad: síntomas, causas y duración

Los problemas relacionados con el estado anímico pueden mostrarse en la población por exceso o predeterminado, o sea, bien por la presencia de un bajo estado de ánimo o bien por la experimentación de un estado anímico alto.

Más allá de que es verdad que nuestro estado anímico puede variar basado en numerosas situaciones (aun en todo el día), esta fluctuación de manera frecuente se encuentra dentro de la normalidad. A veces, estas fluctuaciones tienen la posibilidad de ser mucho más exageradas e inclusive llegar a interferir con la vida diaria del paciente y ocasionar malestar a quien lo padece, y es esto lo que sucede en los trastornos bipolares. Si tienes ganas de saber más continúa leyendo este artículo de Psicología-Online en el que exponemos los tipos de bipolaridad y sus síntomas.

Capítulos de los trastornos bipolares y sus síntomas

Los trastornos bipolares son trastornos del estado de ánimo caracterizados por la aparición de capítulos hipomaníacos, maníacos y/o depresivos mayores. Estos episodios pueden ir alternándose de forma aproximadamente rápida a lo largo del tiempo.

Episodio depresivo mayor

Un episodio depresivo mayor dura, por lo menos, un par de semanas. A lo largo de este tiempo, siguiendo la clasificación diagnóstica DSM-5 (Asociación Americana de Psiquiatría[1]) pueden mostrarse los próximos síntomas.

  • Experimentación de estado de ánimo deprimido.
  • Ausencia de placer y/o el interés de todas y cada una o casi todas las actividades.
  • Incremento o disminución del peso del cuerpo y/o pérdida de apetito.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Agitación o retraso psicomotor.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimiento de culpa excesiva y/o inutilidad.
  • Disminución de la capacidad de concentración y/o toma de decisiones.
  • Ideas autodestructibles y/o pensamientos de muerte recurrentes.

Episodio hipomaníaco

Si en el episodio depresivo mayor el estado anímico está anormalmente bajo, en este episodio y en el maniaco está anormalmente prominente, expansivo o irritable. La persona está enérgica y aumenta su actividad. La duración en este caso es menor que para el episodio depresivo mayor, puesto que son necesarios únicamente 4 días consecutivos.

Los síntomas que propone la clasificación DSM-5 para el episodio hipomaníaco son los próximos:

  • Incremento de autoestima o sentimiento de excelencia.
  • Disminución de la necesidad de dormir.
  • Se encuentra más hablador de lo común.
  • Presenta fuga de ideas o, en su caso, experiencia subjetiva de que sus pensamientos van a mucha agilidad.
  • Se distrae de forma fácil.
  • Agitación psicomotora o aumento de actividad apuntada a una meta.
  • Participa de manera excesiva en actividades que tienen la posibilidad de tener consecuencias negativas (como compras compulsivas, formas de proceder sexuales de peligro, etc.).

En el próximo producto, puedes observar más sobre la hipomanía.

Episodio maniaco

Como señalábamos anteriormente, en este episodio el estado anímico también está anormalmente alto. En un caso así, el episodio ha de estar presente, como mínimo, una semana. El episodio, en contraste al episodio hipomaníaco, sí tiene la gravedad suficiente para ocasionar una alteración en el funcionamiento popular o laboral o aun requerir hospitalización.

Por último, si el episodio presenta peculiaridades psicóticas se descartará hipomanía y se le considerará, de forma directa, maniaco.

La clasificación de los trastornos bipolares

¿Cuántos tipos de bipolaridad hay? Los trastornos bipolares están recogidos en las clasificaciones DSM-5 y CIE-11 (Organización Mundial de la Salud [2]). En las dos clasificaciones encontramos cinco tipos:

  1. Trastorno bipolar tipo I.
  2. Trastorno bipolar tipo II.
  3. Trastorno ciclotímico.
  4. Otros trastornos bipolares o trastornos relacionados detallados.
  5. Otros trastornos bipolares o trastornos relacionados no concretados.
  6. Trastorno bipolar y trastorno relacionado inducido por sustancias/medicamentos.
  7. Trastorno bipolar y trastorno relacionado debido a otra afección médica.

Los tres primeros se dan a conocer más adelante.

En los 2 siguientes, se encuadran aquellos pacientes que muestran sintomatología del cuadro bipolar pero que, por alguna razón (que el profesional puede o no especificar), no cumplen con todos y cada uno de los criterios para su diagnóstico.

En la situacion del DSM-5, se agregan otras 2 categorías: el trastorno bipolar indicudo por substancias y el trastorno bipolar debido a otra afección médica, en función de si la sintomatología está provocada por el consumo de alguna substancia o medicamento o si la afectación está causada por alguna patología.

Trastorno bipolar tipo I

El trastorno bipolar tipo I se identifica por la aparición de un episodio maniaco y, con anterioridad o posterioridad a este, tienen la posibilidad de estar presentes tanto episodios hipomaníacos como episodios de depresión mayor.

Este tipo de trastorno, por su parte, se clasifica dependiendo del episodio actual o más reciente que haya aparecido:

  • Episodio mucho más reciente hipomaníaco.
  • Episodio mucho más reciente maniaco.
  • Episodio más reciente depresivo.
  • Episodio mucho más reciente no detallado (cuando se cumplen los criterios para ciertos precedentes excepto la duración).

Trastorno bipolar tipo II

Para el diagnóstico de este tipo de bipolaridad ha de haber historia de uno o múltiples capítulos depresivos mayores y presencia o historia de un episodio hipomaníaco. En este género de trastorno bipolar no aparecen capítulos maniacos. De la misma forma que en el trastorno bipolar tipo I, puede especificarse el episodio más reciente: hipomaníaco o depresivo mayor en un caso así.

Ciclotimia

El trastorno ciclotímico funciona de manera similar al trastorno bipolar, con la aparición de capítulos de estado anímico anormalmente elevado y anormalmente bajo. En un caso así, aparecen síntomas hipomaníacos y depresivos pero no cumplen los criterios para el episodio. Los síntomas están presentes un par de años, cuando menos la mitad del tiempo y no han estado ausentes mucho más de un par de meses seguidos. Los síntomas ocasionan malestar clínicamente significativo o deterioro popular, laboral u otras áreas de funcionamiento.

En el artículo, hallarás mucho más información sobre la ciclotimia.

Trastorno bipolar tipo III

Con independencia de los trastornos propuestos en las clasificaciones diagnósticas, semeja haber cierto consenso en lo que se refiere a la existencia de un tercer tipo de trastorno bipolar. El trastorno bipolar tipo III englobaría a los pacientes que cuentan con antecedentes familiares de trastorno bipolar y presentan hipomanía y/o depresión únicamente durante el tratamiento con antidepresivos (González Parra, D. et al, 2007 [3]), por consiguiente, los capítulos estarían provocados por los propios medicamentos.

Ciclación rápida

Al lado del diagnóstico, puede añadirse un especificador de “ciclos rápidos” en el momento en que en los últimos 12 meses han aparecido al menos cuatro capítulos del estado de ánimo, apartados por un par de meses por lo menos o con un cambio de polaridad, de los expuestos previamente: episodio depresivo mayor, episodio hipomaníaco y episodio maniaco.

Este producto es meramente informativo, en Psicología-En línea no disponemos capacitad para llevar a cabo un diagnóstico ni sugerir un régimen. Te recomendamos asistir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si quieres leer más artículos similares a Géneros de bipolaridad: síntomas, causas y duración, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Deja un comentario