Cuestiones de ‘Yo Jamás’

¿Tienes una cena-picoteo con tus amigos y no sabes qué hacer? El juego del “Yo Jamás” es un tradicional en estas ocasiones, perfecto para comprender un tanto mucho más a fondo a nuestros amigos mientras que descubrimos sus misterios mucho más vergonzosos.

Sin embargo, en ocasiones nos quedamos en blanco sin saber qué preguntarles. Por fortuna, aquí vas a encontrar un catálogo de 80 cuestiones de Yo Nunca para divertirse con tus amigos.

80 preguntas de Yo Jamás para jugar en conjunto con tus amigos

El juego del “Yo Jamás” es un clásico en todas las fiestas. Es muy popular merced a lo simple que es de jugar, consistiendo solamente en que alguien diga “Yo nunca…” y complete la frase con una afirmación que el resto tienen que confirmar o desmentir realizando lo que se haya acordado al comienzo del juego.

Por ejemplo, entre los jugadores puede decir “Yo nunca he comido lasaña”. Para decir que sí han hecho tal acción, o sea, comer lasaña, puede acordarse que los players tomen de su copa al paso que esos que no, sencillamente no hacen nada.

La consigna del juego es tan básica que es capaz para todas y cada una de las edades, mientras que se adapten las cuestiones dependiendo del público y el contexto al que vaya dirigido. También se debe acordar una acción de confirmación, así sea beber de un vaso, chocar las palmas o chasquear los dedos.

Ahora veremos varias cuestiones de Yo Jamás para divertirse con tus amigos, concebidas para un público en su mayoría entre jovenes y mayores jóvenes aunque asimismo aplicable a edades más avanzadas.

1. Yo jamás se me ha caido el móvil inteligente al inodoro

Esto nos pasa por emplearlo en donde no debemos.

2. Yo nunca me he metido en una pelea a puñetazos

La crueldad no es la contestación, pero las ganas de llevar a cabo callar a alguien con un buen puñetazo son bien difíciles de supervisar.

3. Yo jamás he visto Titanic entera

195 minutos dura la peli y todos entendemos que Rose podría haber dejado espacio a Jack en la tabla.

4. Yo jamás he dejado caer Mentos en Coca-Cola/Pepsi

Un coctel molotov con cosas de la chuchería.

5. Yo jamás he grabado un vídeo de mí cantando o bailando

El talento hay que dejarlo registrado.

6. Yo nunca me senté en la ducha y lloré después de una separación

Las gotas de la ducha disimulan nuestras lágrimas.

7. Yo nunca he robado en una tienda

El robo está feo, ojalá no lo vuelvas a realizar.

8. Yo nunca he pasado horas observando vídeos divertidos en YouTube

Los vídeos de gatetes en la plataforma nos pueden despistar de nuestros quehaceres con mucha facilidad.

9. Yo nunca pensé que un personaje de dibujos animados fuera atractivo

Todo el mundo ha tenido en alguna ocasión un crush de un Anime.

10. Yo jamás he intentado ver cuántos dulces me caben en la boca

Malvaviscos, oseznos de gominola, caramelos… todo se vale. Pero precaución, que entonces vienen los atragantamientos.

11. Yo jamás he popular a alguien popular

Los famosos son seres de este planeta, con alguno nos deberemos conseguir en algún momento.

12. Yo nunca he hostigado al novio/novia de un ex en las redes sociales

Es un poco tóxico llevar a cabo esto, pero queremos saber por quien nos ha sustituido y si ganó con el nuevo.

13. Yo nunca he tenido celos de mis amigos

Nos alegramos de los logros de nuestros amigos, pero mejor si fueran nuestros.

14. Yo nunca me encerraron en una habitación

Hay compañeros de clase y amigos que se creen muy graciosos.

15. Yo jamás he tenido tanto temor al irse de casa durante la noche que me he vuelto corriendo

El temor nocturno nos puede hacer acelerar la marcha.

16. Yo jamás he limpiado mi habitación metiendo todo en el armario

Una forma rápida de ordenar la habitación.

17. Yo jamás he tenido miedo de los payasos

Ciertos payasos se pintan la cara de manera verdaderamente perturbadora.

18. Yo jamás me han dicho que tengo mal aliento

Puede que haya comido algo que no tenga el más destacable fragancia que afirmemos.

19. Yo jamás he llorado a lo largo de una película de Pixar

Algunas de sus películas son muy lacrimógenas.

20. Yo nunca he tenido diarrea en la casa de un amigo

Y si es diarrea explosiva, de la que se escucha por toda la vivienda, hasta te planteas cambiar de amigos.

21. Yo nunca he jugado al juego de la botella

Es curioso como una botella vacía te puede conducir a darte un beso con gente nueva.

22. Yo jamás me he vestido como del sexo opuesto

La ropa no tiene género ni sexo, conque probar una falda siendo hombre tampoco es nada malo.

23. Yo jamás he saludado a alguien que creía que era otra persona

Saludar efusivamente a alguien que no te conoce, que no te devuelva el saludo y quedar en completo absurdo.

24. Yo jamás he jugado con una tabla Ouija

Es la manera mucho más rápida para entrar en contacto con el espectro de Napoleón.

25. Yo nunca he visto una película porno entera

Ver una de estas entera tiene bastante mérito.

26. Yo nunca he ido a un campamento de verano

Torrar salchichas en la hoguera mientras que se cuentan historias de miedo bajo una noche estrellada. Cuántos recuerdos…

27. Yo nunca he culpado a un amigo por algo que hice

¿Esto nos hace ser unos pésimos amigos? Pues sí, para que nos marchamos a mentir.

28. Yo jamás me ha perseguido un gato

Comunmente escapan de nosotros, pero los hay que nos persiguen a fin de que les demos comida.

29. Yo nunca envié un mensaje de texto a la persona equivocada

Eso de enviarle un “dámelo todo, papá” a tu padre de verdad es una anécdota perfecto para contarla en Navidad enfrente de toda la familia.

30. Yo nunca me he tropezado en público

Enfrente de todo el planeta es todavía mucho más vergonzoso.

31. Nunca me he comido una caja entera de helado de golpe

Cucharada tras medidas de cuchara arrasas con la caja.

32. Jamás me he cortado mal el pelo

Cuando quieres ahorrar unos euritos y en lugar de ir al peluquero lo haces tú solo en el hogar. Sale mal.

33. Yo nunca he salido con alguien en la universidad

Los hay quienes se centran en los estudios y hay quienes se centran en los estudiantes.

34. Yo nunca he salido con alguien más joven que yo

Mientras que sea mayor de edad, no hay nada qué ocultar.

35. Yo nunca me he acostado con alguien que me dobla la edad

El cariño no entiende de edades, siempre y cuando ambos sean adultos causantes.

36. Yo nunca he bebido antes de cumplir 18

No es lo más sano que puede llevar a cabo un adolescente.

37. Yo nunca he fingido tener novio o novia

Todos nuestros amigos, no vamos a hacer como que somos los solitarios del conjunto.

38. Yo jamás me he saltado una clase

Si el instructor se limita a leer diapositivas tampoco es que nos estemos saltando gran cosa.

39. Yo nunca he hecho una obra de teatro escolar/universitaria

A veces nos pica el bicho de la actuación.

40. Yo nunca me he perdido un examen

Apuntamos mal el día y la hora de la prueba.

41. Yo jamás fuí rechazado por alguien que me agrada

Las calabazas duelen y bastante.

42. Yo jamás he eliminado mi historial de navegación

Que en el historial ponga “de qué forma fundir en ácido a un ser humano” no nos irá a ser de ayuda para cuando venga la policía.

43. Yo nunca he hecho trampa en un examen

Hasta aprendí cirílico para poder redactar chuletas en mi mesa sin que me pillaran.

44. Yo jamás he llorado en el baño de la escuela

Los niños y adolescentes tienen la posibilidad de ser realmente atroces en ocasiones.

45. Yo jamás me ha pasado que se me cayó el móvil en la cara

Utilizamos demasiado el móvil, aun lo nos encontramos cotilleando antes de irnos a dormir. Normal que se nos caiga en la cara…

46. Yo nunca he olvidado el cumpleaños de un amigo

¿A fin de que están los calendarios? Ya que para esto.

47. Yo nunca me he enamorado de un instructor

Es que hay cada profesor universitario que no puedes resistirte a fantasear con él.

48. Yo nunca he cantado en la ducha

La ducha tiene una excelente resonancia que provoca que hasta los que peor cantamos nos convirtamos en Pavarotti.

49. Jamás jamás he dudado de mi orientación sexual

La vida es bastante corta para solamente conformarse con un solo género.

50. Yo jamás he contado un misterio que se suponía que debía mantener

A veces se es un poco bocachancla.

Secreto

51. Yo nunca me he liado con alguien en los baños de la uni/oficina

La pasión es posible que nos haga tomar decisiones rápidas, aunque eso suponga liarnos en un baño.

52. Yo nunca he creado una cuenta falsa en las comunidades

Una buenísima estrategia para cotillear al crush sin que lo sepa.

53. Yo jamás he puesto cara de pato al tomar una autofoto

Labios juntos y apretaditos, completados para decir “cuac, cuac”

54. Yo nunca he vomitado en un parque de diversiones

Un consejo: no montarse en la motaña rusa con el estómago lleno.

55. Yo nunca me he emborrachado en la facultad

Eso que andas en unas fiestas universitarias, bien cerca de un profe, y pillas tremenda cogorza que no sabes si desmatricularte al día después.

56. Yo nunca aprendí la coreografía de un baile K-Pop

¿Quién iba a decir que Corea del Sur iba a reemplazar a Japón en coreografías pegadizas?

57. Yo nunca me he despertado en un lugar extraño.

¿Qué hice ayer para estar ahora aquí?

58. Yo nunca he utilizado un sostén/calzoncillos con relleno

En ocasiones la autoestima medra añadiendole unos algodoncillos extra.

59. Yo jamás he usado lencería

Sean calzoncillos de marca o braguitas de encaje.

60. Yo nunca he tenido un trío

Lo de que tres son multitud no es aplicable en el sexo.

61. Yo jamás he tenido que llamar a la policía a alguien

No queremos meter a absolutamente nadie en problemas, pero es que si no se saben comportar o hacen daño a otra gente lo mejor es llamar a las autoridades.

62. Yo nunca aprendí a tocar un instrumento musical

La flauta dulce cuenta, si bien hay que ser un poco más ambiciosos.

Instrumento musical

63. Yo jamás he perdido la parte de abajo de mi traje de baño mientras se encontraba en la playa.

A veces el mar arrastra lo que no toca.

64. Yo jamás he practicado hablar públicamente frente al espejo

En “Los Sims” eso sube el carisma.

65. Yo jamás he fingido entender a un extraño

Un plan perfecta por si acaso nos molesta un desconocido por la calle, escaparse realizando que ves a alguien popular.

66. Yo jamás he fingido que un chiste me hace felicidad

Cena de Navidad. Nuestro tío cuenta un chiste de muy mal gusto. ¿Qué hacemos? Reír y escapar del apuro: juas, juas, juas, menuda felicidad…

67. Yo jamás fuí sujeto experimental

Electrodos en el cuero cabelludo, calambrazos en el brazo o pastillas para ver qué ocurre. Mientras que se pague bien, a realizar la ciencia.

68. Yo jamás he tenido sexo en la playa

Un poco incómodo, la realidad. La arena se puede meter por sitios bastante incómodos.

69. Yo jamás he ido en pijama y zapatillas por la calle

Es que con lo cómodo que se está para qué mudarse si solo salgo para ir a tirar la basura.

70. Yo jamás he jugado beer pong.

Una celebración universitaria no lo es si no hay seis vasos y una pelota de ping pong.

71. Yo nunca he jugado al póker en el hogar por dinero/prendas de vestir

Pasárselo bien mientras que se consigue dinero. Y si hacemos la versión striptease se tienen la posibilidad de ver mucho más que póker faces.

72. Yo nunca he fingido estar enviando mensajes de texto mientras que hago fotografías de quien tengo enfrente

Expandiendo el fichero de fotos para el álbum del cotilleo.

73. Yo jamás he puesto un gusano en un anzuelo

Algunas familias tienen la pesca como una afición familiar.

74. Yo nunca me he teñido el pelo

Rubio, pelirrojo, rosa, de color bandera trans… es algo que últimamente se puso muy de moda entre la juventud.

75. Yo nunca he enviado una foto sugerente

Llamémoslo por su nombre: enviar nudes.

76. Yo nunca me he hecho un piercing en una región innombrable

Dicen que el Príncipe Alberto, marido de la Reina Victoria de Inglaterra, tenía uno ahí abajo.

77. Yo jamás le he tirado mi bebida a alguien

Por su insolencia merecía ser bañada en alcohol.

78. Yo jamás me he bañado en la playa totalmente desnudo

Menos ropa, más natural. Nadando como los peces.

79. Yo jamás me he asustado en un espejo

Y mira que no soy feo ni nada de eso.

80. Yo nunca he estado esposado

Juegos en la cama o rifirrafe con la policía. ¿Cuál es tu historia?

Deja un comentario