Alzheimer, un problema global

Hoy día, las causas que producen el Alzheimer todavía son ignotas. El diagnóstico se hace tarde y la prevención, por ahora, es realmente difícil.

Además de esto, tampoco hay una medicación que pueda asistirnos a retardar o frenar su avance.

Pero además de esto, el Alzheimer es un problema de alcance global. Los cálculos mucho más recientes ponen sobre la mesa cantidades muy contundentes respecto a la afectación de esta enfermedad. En la actualidad, 46 millones de personas en el mundo entero padecen Alzheimer u otros géneros de demencia. De ellas, 8 millones están en Europa y 800.000 en España. 

Se calcula que en estos momentos, el 10% de los mayores de 65 años y una tercer parte de la gente que tienen 85 años o más sufren algún tipo de demencia. Esta prevalencia puede llegar al 50% en mayores de 90 años.

Los pronósticos no son mucho más alentadores. Se estima que, en los países desarrollados, la población mayor de 65 años va a pasar de 170 a 316 millones en 2050, lo que supondrá un crecimiento de hasta un 85%. Anomalías de la salud como el Alzheimer, para la que no existe régimen curativo y que actúa en edades destacadas, amenaza nuestro bienestar en esta etapa de nuestra vida. Si vivimos mucho más años, asimismo nos encaramos a más casos de Alzheimer.

En España, la población de personas mayores de 65 años se va a haber duplicado en 2050. Este país, que además de esto es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo (80 años en hombres y de 85,6 en mujeres), asimismo triplicará la población mayor de 80 años, que en la actualidad representa el 4,9% del total.

Ante un incremento tan importante de la población que avejenta, y debido a la sepa de cura de patologías como el Alzheimer, el número de casos puede acrecentar exponencialmente las próximas décadas.

Cada siete segundos se diagnostica un nuevo caso de Alzheimer

Cada año se diagnostican en el planeta 4,6 millones de casos nuevos de demencias, en la mayoría de los casos hablamos de enfermedad de Alzheimer. Esto se traduce en un nuevo caso cada siete segundos. Si no encontramos un régimen efectivo, los 46 millones de casos de demencia que hay hoy día podrían llegar a triplicarse y lograr los 131 millones en 2050.

Al dolor que provoca a las familias el diagnóstico y el proceso de la enfermedad hay que unirle el coste de los cuidados. En España, por ejemplo, las demencias cuestan 60 millones de euros diarios, unos 27.000 euros por persona por año. Una gran parte de estos costos recaen en las familias, en el 80% de los casos encargadas del cuidado del paciente. Y aunque el consumo de recursos sanitarios es inferior al que pueden sospechar otras anomalías de la salud, los costes sociales, informales y también indirectos son muy elevados. Y como afirmábamos, estos tienden a ser asumidos por las familias de los damnificados.

Encontrar una solución a las demencias, uno de los grandes retos de nuestra sociedad

Las demencias no son directamente fatales, pero la gente que las padecen viven a lo largo de varios años de su historia con una discapacidad progresiva. El deterioro progresivo que padecen los pacientes requiere contar con el apoyo de familiares y cuidadores. En verdad, en las últimas etapas de la patología, su asistencia y cuidados deben ser permanentes.

Por eso las demencias sean una de las primordiales causas de dependencia a las que nos enfrentamos como sociedad. Resulta imprescindible que encontremos solución al reto sanitario, social y económico que el Alzheimer y las demencias nos plantean para el futuro. El único sendero para frenar esta tendencia es mucho más investigación y mucho más conocimiento que nos deje frenar, retrasar o enlentecer la aparición de los síntomas y, por consiguiente, el diagnóstico de nuevos casos.

 

Deja un comentario