Cómo gozar de las vacaciones en familia

En todo el año, cuando estamos inmersos en la rutina diaria de trabajo, colegio y ocupaciones extraescolares, son muchas las ocasiones en las que pensamos “cuando llegue el verano… descansaré, realizaré esta tarea, voy a estar mucho más tiempo con mis hijos/as, etc.”.

No obstante, ¿tenemos la posibilidad de llevar a cabo todos esos proyectos? ¿Puede ser el verano un momento de estrés?

Posibles problemas familiares frente a las vacaciones

Si bien, por norma general, asociamos las vacaciones a la relajación y el disfrute, existen muchas familias que pueden sentir cierta ansiedad o agobio durante el verano. ¿Cuáles son las principales causas?

  • Las vacaciones institucionales son más extensas que las de los progenitores y las mamás.
  • Los y las menores, al tener más momento de libertad, muestran mayor necesidad de atención.
  • La planificación de los viajes o actividades a efectuar durante el verano.
  • La propia convivencia familiar durante mucho más tiempo del habitual.

Por consiguiente, es esencial que cada familia dedique un tiempo a detectar si alguno de estos componentes puede estar influyendo negativamente en la activa familiar, haciendo que haya mayor irritabilidad o enfado.

¿Qué tenemos la posibilidad de llevar a cabo para gozar con la familia de las vacaciones de verano?

Estos son múltiples consejos que te tienen la posibilidad de contribuir a disfrutar de las vacaciones en familia.

  • Identificar qué necesidades tienen todos los miembros de la familia, tanto adultos como niños/as o jovenes.
  • Proporcionar un espacio de comunicación en el que podáis expresar cómo os sentís y qué necesitáis para disfrutar del tiempo de vacaciones en familia.
  • Valorar recursos que permitan hacer más simple la conciliación familiar (ocupaciones, campamentos, ir con otros familiares/amigos).
  • Detallar una rutina: en vacaciones la estructura puede ser más maleable, pero es esencial que los/as menores conozcan cuál es la organización del día en tanto que les proporciona seguridad.
  • Mantener reglas y límites que favorezcan la autorregulación, sabiendo cuáles son los hábitos que se quieren mantener a lo largo del verano.
  • Fomentar la colaboración en las tareas de casa, delegando responsabilidades según la edad. Así se estimula la autonomía de los/as menores a la vez que se logra un tiempo familiar cordial, con mucho más tiempo de ocio y descanso.
  • Proponer ocupaciones y juegos que permitan a los pequeños/as entretenerse por sí solos/as, favoreciendo así su imaginación y un tiempo individual para el padre y/o la madre.
  • Dedicar un tiempo particular a los hijos y las hijas. Consensua con ellos/as en qué momento del día o de la semana vais a jugar o llevar a cabo alguna actividad, les va a ayudar a ser menos demandantes al comprender que pasaréis tiempo juntos.
  • Efectuar ocupaciones con otros niños y pequeñas para que sigan construyendo habilidades sociales y estrategias de regulación emocional, a través del juego entre iguales.
  • Establecer tiempo de reposo y ocio individual; como adultos asimismo se necesita un espacio de calma y desconexión del día a día.
  • Ordenar qué “tareas pendientes” deseas llevar a cabo en el tiempo de vacaciones, ajustando expectativas para poder finalizarlas.
  • Planificar los viajes y ocupaciones que se realizaran durante el verano teniendo en cuenta a todos los integrantes de la familia. Las decisiones finales van a ser tomadas por los mayores; no obstante, si se tiene en cuenta la opinión de los y las inferiores favoreciendo la negociación de ciertos puntos, se van a sentir incluidos y el clima familiar va a ser mucho más agradable.

Para finalizar…

Gozar del verano en familia, teniendo en cuenta las pretensiones de todos y cada uno de los integrantes y favoreciendo la comunicación, genera mayor nivel de confianza, bienestar y hace más fuerte los vínculos emocionales establecidos en el núcleo familiar.

Del mismo modo, se favorece el avance evolutivo de los niños, las niñas y jovenes, el reposo y el sentimiento de pertenencia a la composición familiar. ¡Desconecta de la rutina día tras día, para conectar contigo/a y tu familia!

Centro TAP Tratamiento Avanzado Psicológico

Autora: Victoria Jariego Cordero, Psicóloga General Sanitaria y integrante de Centro TAP.

Deja un comentario