Tus emociones puede cambiarte la vida

Los humanos somos, ante todo, seres sentimentales. Muy a la inversa de lo que pensamos, no sentimos conmuevas en algunos momentos del día, sino que siempre nos encontramos emocionados.

Detrás de todo lo que haces, piensas e interpretas, hay un estado emocional. Todas y cada una nuestras vivencias, y también todos nuestros problemas y conflictos, se encuentran completamente relacionados con tus conmuevas. ¿Qué sucedería si aprendieras a entenderlas y a gestionarlas para tenerlas a tu favor en vez de en tu contra?

Entendiendo las emociones

Desde la psicología se han realizado múltiples esfuerzos por intentar entender nuestras conmuevas, lo que realmente son, lo que significan y cómo influyen en tu vida. No obstante, la psicología académica, en su propósito primordial por consolidarse como disciplina, ha estudiado las conmuevas desde un perfil materialista y biológico: un conjunto de reacciones hormonales y químicas, tal como de expresiones faciales. ¿Pero son solo eso?

La psicología experimental rescata seis emociones básicas según los resultados que consigue en laboratorio (que estudia tanto conexiones neurológicas como expresiones faciales): alegría, miedo, asco, sorpresa, tristeza y también ira.

No obstante, nuestras emociones son mucho más complicadas. Alguno de esas emociones incluye multitud de matices, varían en intensidad, duración, frecuencia, y nos condicionan de distinta forma. Tus emociones no dejan de ser para ti una experiencia subjetiva: qué sientes, de qué manera lo interpretas, de qué forma te condiciona, y de qué forma puede cambiar. ¿Te has dado cuenta de que tras todo lo que te ocurre en tu día a día se encuentran emociones?

En mi trabajo como psicólogo y coach, con más de 11 años de experiencia acompañando a personas en sus procesos de cambio personal, descubrimos siempre que tras cualquier clase de contrariedad se encuentran conmuevas. La razón es sencilla (ahora te lo he comentado más arriba): somos seres sentimentales. Sentimos conmuevas las 24 horas del día (hasta cuando sueñas sientes conmuevas). Por ende, tus conmuevas te influyen en todo: en de qué forma te comportas, en de qué manera te comunicas, en de qué forma tomas decisiones, en de qué manera te relacionas.

Te influyen en tu forma de ver la vida, tu pareja, una viable ruptura, un problema en el trabajo, en un contexto personal, social o familiar. Por su parte, semeja que siempre y en todo momento están en nuestra contra… miedo, ira, ansiedad, inseguridad, culpa, desánimo… ¿Son las conmuevas verdaderamente el inconveniente?

Un problema de enfoque: tus emociones son tus mejores aliadas y no un inconveniente

Me imagino que habrás oído o leído mil ocasiones expresiones como “malas intenciones”, o “es un problema ser bastante emocional”. El inconveniente de enfoque que poseemos con nuestras conmuevas reside en estas ideas.

Somos seres sentimentales y, por lo tanto, las conmuevas forman parte de todos nuestros procesos. Tomamos decisiones con nuestras emociones, nos enamoramos mediante emociones, también ponemos límites o sabemos de quiénes somos a través de conmuevas. El autoconocimiento, las relaciones, el avance personal, son ante todo procesos donde la emoción juega un papel clave.

No obstante, habitamos una época materialista y globalizada, donde aún seguimos pensando en las conmuevas según esa dualidad cartesiana que contrapone la emoción a la razón. ¿Pero verdaderamente son duales? La emoción y la razón son procesos unidos, completamente indivisibles.

Prejuicios sociales como el machismo, la hostilidad a los extranjeros, homofobia, aporofobia, o simplemente tener dificultades para relacionarte con el resto, emprender un determinado proyecto o enfrentar dificultades de pareja, no son debido a una contrariedad en nuestro razonamiento, sino más bien a que no entendemos entender y administrar las emociones que están tras todas esas vivencias.

No, la razón no marcha sin emoción. Las decisiones más importantes de nuestra vida llegan por procesos sentimentales. Por su parte, seguimos cometiendo exactamente el mismo error: no entendemos comprenderlas y gestionarlas para que, en lugar de estar en nuestra contra, estén a nuestro favor. Pues las emociones no son el problema ni son verdaderamente negativas.

El temor te contribuye a proteger tu vida, tal como la ira puede ayudarte a entender dónde entablar un límite. Nuestro problema está relacionado con saberlas comprender y administrar. ¿Y qué ocurre en el momento en que no sabemos llevarlo a cabo? Que todo cuanto nos pasa resulta más difícil.

Ahí es donde está la base de la enorme mayoría de nuestros problemas: de no entender comprender y gestionar el proceso emocional que existe detrás del problema (que condiciona aun tu forma de verlo y también interpretarlo).

La solución: tenerlas a tu servicio

La importancia de la administración de conmuevas nos transporta a que si deseamos conseguir ciertos cambios en nuestra vida pero descuidamos esta parcela, la mesa se queda coja. Por mucho que deseamos trabajar con nuestras creencias, actitudes o relaciones, nada marcha si no asistimos a la energía fundamental que condiciona esa experiencia. O sea algo que se hace visible en mi trabajo como sicólogo.

Al mismo tiempo, sabía que la inmensa mayoría de información que hay sobre las emociones (formaciones, talleres, etcétera.) no son verdaderamente útiles si no aplicamos cambios reales en nuestra vida por medio de un desarrollo de cambio. Por tal razón decidí tomar una resolución (también sensible): plasmar todo lo aprendido en estos últimos 11 años en un libro. Hablamos de “Conmuevas a tu servicio”.

Conmuevas a tu servicio no es un libro más sobre administración de conmuevas o inteligencia emocional. Se trata de un paseo por tus propias conmuevas, que te asista a pensar sobre ellas, descubrirlas y estudiar cómo gestionarlas para que te asistan a conocerte mejor y a conseguir cambios, pero no a través de consejos en general, sino mediante tu propio hallazgo.

En Conmuevas a tu servicio puedes conocer qué son realmente las conmuevas (es algo bastante mucho más profundo de lo que suponemos), cómo funcionan, y más que nada que capítulo a capítulo puedas utilizar los cambios que necesites en tu vida. Profundizamos en tu visión, tus relaciones, tu trabajo, e incluso en la relación que existe entre conmuevas y salud (y no, no es la que popularmente suponemos).

Rubén Camacho

Siendo un libro relacionado con tu bienestar y avance personal, creo que debe ser accesible para cualquier persona. Por este motivo lo hallas en Amazon de manera sencilla por un precio limitado. Aun, lo puedes conseguir en versión Kindle de manera gratuita (si estás suscrito) o por un valor bajísimo.

Espero que te ayude tanto como a quienes ahora lo tienen consigo. En este momento se trata de dar ese paso que te lleve a descubrir que lo que mucho más nos pesa, como en ocasiones son las conmuevas, son de todos modos la fuente de autoconocimiento que más puede ayudarte.

Deja un comentario