Conocerte mejor para vivir mejor

Conocerte mejor es la clave para vivir una vida plena, rica y saludable. Este proceso puede durar toda la vida, ya que las personas vamos mudando, evolucionando.

Si bien nuestro temperamento se mantenga aproximadamente estable en el tiempo, las experiencias vitales benefician que cambiemos de críticas, intereses e inclusive valores o principios morales.

La gente evolucionamos durante la vida. Y eso es lo que hace de este viaje interior algo tan fascinante, ¿no crees? Sin embargo, esto hace del desarrollo de auto-conocimiento algo mucho más complejo, aunque no por este motivo menos apreciado.

Provecho del auto-conocimiento

Conocerte bien implica vivir mejor por muchos fundamentos:

  • Se crea un mapa personal que marcha como guía hasta en las ocasiones mucho más estresantes.
  • Optimización tu autocontrol emocional.
  • Te convierte en una persona más autónoma y creativa.
  • Estimula los estados de plenitud y calma interior.
  • Disminuye el estrés al encauzar la energía en las cosas verdaderamente esenciales para ti.
  • Te lleva a rodearte de personas que te enriquecen y te aportan.
  • Dismuyen los conflictos interiores ocasionados por la carencia de congruencia.
  • Disminuyen los roces con tus conocidos cercanos, ya que anticipas (y les anticipas) tus reacciones mucho más fácilmente.
  • Mejora el desempeño laboral siendo mucho más consciente de tus fortalezas y restricciones y emplearlas en tu beneficio.

En definitiva, ser siendo consciente de cómo eres te lleva a tomar mejores decisiones, decisiones que aunque no sean idóneas, estarán alineadas contigo y con tus valores personales.

Ten presente que tomar resoluciones tiene más que ver con la coherencia (con que permanezca armonía entre lo que sientes, piensas, afirmas y haces) que con la seguridad de estar tomando la mejor decisión posible. Al decidir, estamos abrazando la indecisión y la posibilidad de equivocarnos.

Lo importante es que el auto-conocimiento te transporta, decisión a decisión, paso a paso, hacia la vida que verdaderamente quieres y mereces vivir. Pero… ¿qué se necesita para profundidzar en ese conocimiento?

Requisitos para conocerse mejor

Para conocerse es requisito prestarse atención. Es necesario subir el volumen de esa voz interior que nos charla si bien no escuchemos.

Frecuentemente, prestamos mucho más atención a las voces que nos cubren que a la nuestra propia. Ya sea por inseguridad, baja autovaloración, miedo a decepcionar, al fracaso, al rechazo… tendemos a no priorizar nuestra voz interior.

Hay que escuchar la voz interior para lograr conocerse. El coche-conocimiento asimismo requiere de enormes dosis de paciencia y autocrítica puesto que hablamos de hacernos una idea lo mucho más realista posible de nuestras fortalezas y puntos fuertes, pero asimismo de nuestras debilidades y puntos flacos. Y esto no en todos los casos es simple de admitir.

A continuación, vamos a ver ciertas formas prácticas para conocerte mejor.

1. Acude a un espacio relajado, natural o particular para ti.

El silencio ayuda a conectar internamente, el contacto con la naturaleza también. ¿Te has dado cuenta? Procura salir de tu ambiente frecuente, o bien programar un rato en solitario en un espacio tranquilo de tu casa, mejor si es particular.

2. Escribe, anota, mira

Un ejercicio muy fuerte es el siguiente: redacta cualquier cosa que se te pase por la cabeza, da igual si tiene bastante sentido.

Asimismo puedes crearte un períodico sensible, en el que recoger cómo te sientes, qué sensaciones vas teniendo a lo largo del tiempo, qué cosas te preocupan…

Puedes regresar a eso que has escrito más adelante para ser testigo de tu evolución. Es esencial que trates de comprender cuáles son tus patrones comunes: qué acostumbras a hacer frente determinada emoción, cómo te relacionas con tus pensamientos, con tus emociones…

3. Piensa en concepto de necesidad

No todas y cada una las personas necesitamos lo mismo en todos y cada instante. Entender qué necesitas te contribuye a dártelo, en un ademán de amor. Y esto forma parte de quién eres para comprender hacia dónde deseas ir realmente.

4. Utiliza la creatividad

Tanto la utilización de herramientas artísticas como la pintura, el baile, el canto, la escultura, como el tratar de ser creativa/o mentalmente te serán de herramienta.

Un caso de muestra de pensamiento creativo es el siguiente: imagina que eres testigo de tu funeral. Recrea la gente que estarían allí presentes tal como las cosas que te gustaría que dijeran de ti. ¿De qué forma te describen? ¿Qué palabras utilizan para referirse a ti? ¿Qué eventos o acciones señalan como importantes de tu vida?

Esta visualización creativa nos sugiere ir a reflexionar sobre aquello que valoramos.

Como conclusión

No en todos los casos es simple sostener la objetividad suficiente para conocerse en profundidad.
Asistir a terapia nos brinda la posibilidad de aprender a conocernos mejor, de la mano de profesionales que nos acompañan y que marchan como una linterna allí donde no podemos ver.

Deja un comentario