¿Cuáles son los efectos psicológicos de las anfetaminas?

Las anfetaminas son sustancias muy conocidas tanto en medicina como en el campo de las drogas utilizadas ilegalmente.

Es por eso que resulta importante comprender las implicaciones de su uso y, entre otras muchas cosas, sus efectos emocionales y comportamentales. Este es precisamente el tema en el que nos centraremos en las siguientes líneas, en las que encontrarás un comprendio de los efectos psicológicos de las anfetaminas.

¿Qué son exactamente las anfetaminas?

Las anfetaminas son un grupo de sustancias psicoactivas utilizadas en contextos médicos y también como drogas de uso recreativo, y que se caracterizan por accionar en el sistema nervioso como agonistas adrenérgicos, es decir, que sus efectos en las neuronas es afín a los de la adrenalina, un neurotransmisor naturalmente presente en nuestro cuerpo.

Así pues, de la misma manera en el que la adrenalina (asimismo llamada epinefrina) activa nuestro sistema nervioso, las anfetaminas son consideradas sustancias estimulantes que, una ve las hemos consumido, nos llevan a un estado de alta activación cerebral en cuestión de minutos. Es por eso que en el campo de la medicina es parcialmente frecuente emplear algunos psicofármacos basados en anfetaminas para tratar a la gente con modificaciones siquiátricas cuyas causas se cree que están vinculadas a una falta de adrenalina en ciertas partes del Sistema Nervioso Central.

De este modo, estos medicamentos actuarían como una especie de sustituto parcial de la epinefrina que, en contraste a esta, ha sito sintetizado en un laboratorio e incluido en raciones de fármaco para aceptar su empleo en tratamientos seguros.

No obstante, las anfetaminas hay más allá de su utilización en psiquiatría, y por desgracia muchas personas caen víctimas de su utilización sin indicación médica. Tal y como observaremos, esto trae varios inconvenientes e implica exponerse a serios peligros para la salud tanto a corto como en un largo plazo.

Primordiales efectos sicológicos delas anfetaminas

El uso ilegal de las anfetaminas, o su utilización desobedeciendo las advertencias médicas, puede dar lugar a situaciones muy peligrosas. Estas van desde el avance de brotes psicóticos con alucinaciones hasta la desaparición por accidentes vasculares tras una sobredosis. Sin embargo, incluso en los casos en los que el cuerpo no experimenta un desgaste físico inmediato tras la consumición, el consumo de estas substancias puede dar lugar a efectos psicológicos indeseados a medio y largo período y pueden resultar muy problemáticos o aun peligrosos si no se tiene monitorización y asesoramiento médico. Veámoslo a continuación.

1. Avance de adicción

Así como hemos adelantado antes, muchas de las anfetaminas tienen una faceta como psicofármaco con potencial que puede ser aprovechado por psiquiatras y pacientes, y por otro lado una faceta vinculada a la compraventa ilegal de drogas, con todos los peligros y efectos dañinos para la salud que esto implica. Una de las consecuencias de este uso descontrolado de las anfetaminas es la oportunidad de caer en una fuerte adicción.

Esto sucede en el momento en que el sistema inquieto de la persona va desarrollando tolerancia a esta sustancia introducida desde fuera del organismo y comienza a marchar como su el fármaco siempre estuviese ahí, con lo que se precisa tomar cada vez más para conseguir el mismo efecto.

De esta forma, cuendo se deja de consumir la anfetamina, hace aparición la abstinencia y la persona comienza a sentirse mal, sintiendo el deseo urgente de seguir con el consumo. Esta predisposición a proseguir tomando la droga es uno de los efectos psicológicos de las anfetaminas mucho más notables, y un elemento que se procura mitigar en el momento en que esta sustancia es usada en un tratamiento.

2. Mayor sensibilidad a los estímulos

Como las anfetaminas activan más el cerebro, las personas que las consumen se vuelven mucho más sensibles a los estímulos que les llegan de su alrededor. con lo que se muestran mucho más predispuestas a implicarse en distintas ocupaciones y asimismo a mostrarse irritables cuando algo les molesta.

3. Incremento de la aptitud de concentración

Tal y como hemos visto, las anfetaminas hacen que quienes las consumen se sientan más activos/as, pero eso no implica que todo cuanto haya a su alrededor les distraiga.

En verdad, ciertas substancias de este género son consumidas precisamente por el hecho de que ayudan a las personas a concentrarse en sus estudios o en su trabajo. Lo que predomina es ese efecto psicológico asociado a la energía mental, la aptitud de hacer que la gente se impliquen en una actividad psicológicamente demandante durante periodos relativamente largos.

4. Inconvenientes de insomnio

Como las anfetaminas mantienen muy activadas las neurona del cerebro, esto complica la posibilidad de ponerse a reposar, tal y como si se tratase de una versión mucho más intensa de la cafeína.

5. Aumento del estado anímico y de la sociabilidad

Muchas personas caen en el uso recreativo de las anfetaminas por el hecho de que les contribuye más confianza en uno mismo y les asiste para mostrarse sociables con los demás en las fiestas. No obstante, así como hemos mencionado, esto conlleva muchos riesgos e incluso podría tener un efecto contrario al deseado en momentos clave, por el hecho de que también incrementa la predisposición a confrontar a los demás debido al estado emocional alterado.

¿Estás buscando régimen para las adicciones?

Si te resulta interesante tener tratamiento para superar una adicción al consumo de drogas o una adicción comportamental, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En Clínicas CITA nos especializamos en sugerir asistencia y terapia a personas con esta clase de problemas médicos, haciendo un trabajo tanto desde la psicoterapia como desde la medicina y la psiquiatría. Ofrecemos asistencia ambulatoria y asimismo régimen con ingresos a corto, medio y largo plazo en nuestro módulo residencial totalmente equipado ubicado en Dosrius (Mataró), en el que nuestros pacientes tienen acceso a todo tipo de ocupaciones de ocio y a un entorno relajado en el que se destaca la naturaleza.

Deja un comentario