¿Cuáles son, sus tipos y funcionalidades en el cuerpo humano?

Macronutrientes Pertenecen a los conceptos mucho más esenciales en salud y nutrición. Observemos cuáles son, cuáles son sus tipos y de qué forma afectan nuestras funciones corporales.

¿Qué son los macronutrientes y cuál es su significado?

Desde un criterio nutricional Los macronutrientes son los compuestos que proporcionan la mayor parte de la energía metabólica del cuerpo.Son hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Hay que tener en cuenta que solo se trata de un conjunto de provecho, porque más allá de que todos estos nutrientes están formados por moléculas orgánicas, poco tienen que ver entre sí que su aporte energético a los humanos.

Aun de este modo, como todos los criterios de clasificación, esta clase de agrupación de alimentos es realmente útil en el campo de la nutrición. Si deseas conocer las particularidades de cada macronutriente y de qué forma afectan nuestra salud física, prosigue prestándonos atención.

Conjuntos de términos relacionados con la nutrición y la salud están apareciendo poco a poco más en la población en general. Y no en vano, por el hecho de que la Organización Mundial de la Salud ha calculado que en 2010 el 20% de la población adulta y el 10% de la población infantil sufría algún género de obesidad. En 2016, esas cifras llegaron a mucho más de 650 millones de personas.

No es sorprendente que las patologías cardíacas sean la principal causa de muerte en los países de capital altos. Este tipo de información no es solo anecdótica, puesto que revela la necesidad de entender la distribución de calorías en nuestra dieta, qué debemos comer mejor y qué debemos limitar. De nuevo, esto no es una prohibición, sino un comprensión, pues muy pocos alimentos son realmente perjudiciales. Como dije, el control es clave.

Géneros de macronutrientes

Una vez que la población definió el significado del conocimiento nutricional, es el instante de sumergirse en el mundo de los macronutrientes. Siga leyendo por el hecho de que hemos analizado a fondo cada grupo con datos y estadísticas muy interesantes.

1. Carbohidratos

Carbohidratos o hidratos de carbono Combinan una secuencia de biomoléculas que se conforman eminentemente de carbono, hidrógeno y oxígeno.Se puede destacar que estos macronutrientes son la principal fuente de energía para el ser humano ya que son el comburente que constituye del 50 al 80% del gasto metabólico diario de personas parcialmente activas.

Los hidratos de carbono no solo son una increíble fuente de energía directa, asimismo son Sea una parte de nuestra fisiología y genes: Nuestra especie tiene dentro aproximadamente 10 gramos de carbohidratos por kilogramo de tejido, y las pentosas que producen cada nucleótido en nuestras cadenas de ARN y ADN son hidratos de carbono simples.

Tenemos la posibilidad de dividir los hidratos de carbono en monosacáridos, disacáridos, oligosacáridos y polisacáridos según su composición química. Tampoco queremos convertir esta sala en una lección dificultosa, por lo que solo mencionamos que los monosacáridos son la molécula mucho más simple, los polisacáridos la más compleja y esta última está formada durante más de 10 cadenas de monosacáridos.

Resaltan en especial los monosacáridos y disacáridos, que se consideran azúcares libres.Por el hecho de que ciertamente son el grupo de carbohidratos más discutido. Aquí encontramos galactosa, fructosa o glucosa, etcétera., que están eminentemente en frutas o se añaden artificialmente a dulces.

La Organización Mundial de la Salud sugiere obtener solo el 5% de la energía de la dieta día tras día de estas fuentes porque se demostró que tienen actividad oxidativa que fomenta el envejecimiento celular además de otros efectos mucho más directos como la caries dental.

Por otra parte, otros hidratos de carbono como el almidón (un tipo de polisacárido) son geniales nutrientes. Ocurre, por ejemplo, en patatas, arroz, maíz, cereales y frutas. Debemos tener en consideración que los carbohidratos forman la mayoría del peso seco de las plantas, por eso tenemos que lidiar con los nutrientes mucho más rebosantes del planeta.

2. Proteína

En el próximo conjunto contamos proteínas, Serie de macromoléculas lineales formadas por cadenas de aminoácidos.Desde el punto de vista nutricional, se calcula que su proporción de la ingesta calórica día tras día de un individuo no debe superar el 15%. En la mayoría de los países occidentales, la carne es la fuente de proteína más consumida en tanto que, junto con la leche y algunos cereales, constituye el 75% de la proteína ingerida con los alimentos.

Además de lo que mucha gente cree, la proteína no es una macromolécula asociada únicamente al reino animal, en tanto que las lentejas, los garbanzos y muchas otras verduras asimismo pueden generarla. En los últimos años, artículos como la carne roja y la carne procesada (como hamburguesas y embutidos) han atraído la atención por su clasificación como “cancerígenos potenciales” y “cancerígenos confirmados”, respectivamente. ¿Qué significa eso?

Se ha visto que consumir 50 gramos de carne procesada al día incrementa el riesgo de cáncer de colon en aproximadamente un 18%, por lo que están listados como cancerígenos confirmados. Esto se origina por que a lo largo del desarrollo de producción Capacitación de contaminantes como N-nitroso e hidrocarburos aromáticos policíclicosNo existe un vínculo directo tan obvio entre la carne roja y el desarrollo cancerígeno, pero aún así se recomienda que ellos también los prefieren.

Aun así, las proteínas son fundamentales para la construcción de tejidos, el cuidado y reparación del cuerpo, la producción de enzimas y muchos otros procesos esenciales, por lo que de ningún modo podemos negarnos a consumirlas. Por esta razón, cada vez son mucho más las fuentes de proteínas que sustituyen a las carnes rojas o procesadas, como el pollo, el pavo, el atún y distintas legumbres, que se tienen la posibilidad de conjuntar exquisitamente en la dieta.

3. Grasa

Finalmente contamos el grupo de grasas Término general para diversos tipos de lípidos, una sucesión de moléculas orgánicas compuestas primordialmente de carbono y también hidrógeno.Increíblemente, los especialistas en nutrición recomiendan que entre el 20 y el 30% de las calorías cotidianas procedan de las grasas, más que de las proteínas.

Para la mayor parte de la población, el término “grasa” se refiere al sebo de los tejidos animales, pero o sea un concepto erróneo. Las grasas insaturadas son buenas para el cuerpo humano, ya que son una excelente fuente de energía que se encuentra naturalmente en los aceites vegetales, frutos secos, pescados como el salmón o la trucha y productos lácteos como el youghourt o el queso.

Conforme nos aproximamos al reino de los ácidos grasos insaturados o trans, surge el inconveniente, a comprender, las grasas que están en los pasteles, los alimentos fritos y otros alimentos enormemente procesados. El consumo de grasas ha de ser equilibrado y natural.Porque este alimento procesado está por supuesto relacionado con enfermedades cardiacas y otras anomalías de la salud.

No es de extrañar que USA rompa el récord de obesidad de año en año, con mucho más del 36% de la ingesta calórica de los residentes en este país son grasas, singularmente grasas insaturadas. En el otro lado de la moneda, contamos numerosos países en el sur del mundo y la ingesta diaria de grasas pocas veces supera el 8-10% de las necesidades metabólicas totales. Así que no nos llama la atención que más de 821 miles de individuos estén pasando hambre.

restaurar

Las últimas líneas revelan un concepto clave que queremos destacar: Consumidos con moderación, todos los macronutrientes no son dañinos.Incluso los términos mucho más cuestionables, como grasa, son fundamentales para la dieta y el metabolismo del cuerpo. En general, podemos estar seguros de que más de la mitad de la energía ingerida con los alimentos debe proceder de carbohidratos como el almidón (limitar siempre el azúcar libre), aproximadamente un 15% de proteínas animales o vegetales y un 20-30% de la grasa sobrante, en especial los de Insaturación de fuentes naturales.

Esto no quiere decir que debamos negar categóricamente la carne procesada por su potencial carcinogénico, o negar categóricamente los alimentos altamente procesados ​​por el hecho de que traen consigo “calorías vacías”. La alegría emocional es tan importante como su físico, y ser esclavo de los números alimenticias jamás es una buena idea: el control es la clave.

Bibliografía:

  • Distribución de macronutrientes y fuentes alimenticias en la población de españa: resultados de la investigación científica de ANIBES. Recuperado de http://www.fen.org.es/anibes/ficheros/documentos/ANIBES_numero_7.pdf el 11 de octubre.
  • Un nuevo informe de las ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el número de personas que padecen hambre prosigue aumentando en todo el mundo. Conseguido de https://www.who.int/es/news-room/detail/11-09-2018-global-hunger-continues-to-rise—new-un-report-says el 11 de octubre.
  • Macronutrientes: carbohidratos, grasas y proteínas, FAO.org. Logrado el 11 de octubre de http://www.fao.org/3/w0073s/w0073s0d.htm#:~:text=Los%20hidratos de carbono%20son%20compuestos%20que,de%20almidones%20y%20diversos%20az%C3s.
  • Obesidad y sobrepeso, Organización Mundial de la Salud. Compendiado en https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight el 11 de octubre.
  • Achicar el consumo de azúcar libre en mayores para reducir el riesgo de patologías no transmisibles, recopilado por la OMS en https://www.who.int/elena/titles/free-sugars-children-ncds/es/ el 11 de octubre.

Deja un comentario