¿De qué forma dar apoyo a mis hijos al divorciarme?

Aunque el término de “divorcio” frecuenta tener connotaciones negativas, no es menos cierto que para bastante gente este proceso no es particularmente doloroso; en verdad, puede ser vivido como una liberación, en dependencia de las situaciones (aun si hay una relación parcialmente buena con la que ha sido nuestra pareja).

No obstante, aunque estos casos no son los más habituales, resultan incluso menos frecuentes las situaciones en los que hay hijos menores de edad de por medio y estos no lo pasan mal. En la mayoría de los casos, los pequeños de la vivienda tienden sentirse mal en el momento en que esta separación se hace oficial y se sabe que no convivirán con sus progenitores del mismo modo en el que lo hacen la mayor parte de niños.

De ahí que, si eres un padre o una madre que pasó o pasará por un divorcio y deseas proporcionarles apoyo psicológico a tus hijos frente este acontecimiento, prosigue leyendo. Aquí vamos a hacer un repaso a las ideas clave a tener en cuenta.

¿De qué forma respaldar a mis hijos ante mi divorcio?

No hay una manera de proteger completamente a nuestros hijos del malestar psicológico desencadenado por el divorcio de los padres; esta clase de sentimientos forman parte de su forma de interpretar el planeta y vuestra familia, y también intentar suprimir totalmente cualquier indicio de dolor emocional no solo resulta verdadera, sino que es poco legítimo: implicaría controlar totalmente su cabeza.

Lo que sí podemos realizar como padres y madres es proporcionarles las herramientas primordiales a fin de que asimilen del mejor modo ese evento y lo admitan del mejor modo viable, ayudándoles a no entrar en dinámicas de autosabotaje y de gestión disfuncional de las conmuevas.

En los casos en los que los pequeños se sientan muy mal frente al divorcio de papá y mamá, lo mejor es recurrir al sicólogo. Pero en otros casos, puede ser bastante con adoptar algunas estrategias de crianza y comunicación con ellos. Observemos múltiples de ellas a continuación.

1. Explícale lo que sucede demostrando que te importa cómo se siente

Para lo bueno y para lo malo, el divorcio de sus progenitores pertenece a su historia, así que hay que actuar consecuentemente y explicarle lo que ocurre. Esta explicación no tiene por qué razón ser muy detallada y debe estar amoldada al grado de comprensión que tiene según con su edad, pero es importante que tenga dentro la información básica en o referente de qué forma viviréis desde ese instante y de qué forma es el trato entre sus progenitores.

2. Déjale claro que no es su culpa

Ante el divorcio de sus padres, varios pequeños y pequeñas creen que ellos tienen una parte de la culpa. Por eso es esencial tranquilizarlos y hacerles ver que no es de este modo, e incluso que no es bueno meditar en concepto de responsables que tienen que “pagar” por lo hecho.

3. Muéstrale que andas ahí para él o ella, y eso no ha cambiado

Para muchos pequeños, es duro ver cómo por primera vez sus padres entran en una crisis sensible y se sienten tristes y decaídos a lo largo de una temporada, algo que puede suceder en el caso de que se genere un divorcio.

Incluso en ocasiones de esta forma, es esencial que le hagas saber que no deben sentirse los causantes de tu bienestar, y que tú prosigues teniendo el rol de figura protectora que les da cariño y todos los recursos que precisan para proseguir hacia adelante. De la misma manera, puedes trasmitir el mensaje de que aun los adultos pasan por instantes de malestar sensible, que eso es absolutamente normal, y que eso no implica que no se pueda salir de esa clase de baches.

4. Si sostienes una relación problemática con tu ex-, no involucres a tu hijo/a

En el caso de que no poseas una buena relación con tu exmarido o exmujer, es esencial que no involucres a tu hijo o hija en esa pelea. Sin llegar a ocultar totalmente dado que el trato no se caracteriza por el aprecio y la entendimiento mutua (llevarlo a cabo podría generarle frustración y decepción), lo ideal es que tenga claro que el conflicto es entre vosotros dos, y que no es una guerra donde seleccionar bando. De no ser de esta manera, le vas a estar agregando motivos por los que sentirse mal, al verse en una situación muy complicada.

5. Proponle la iniciativa de ayudar a psicoterapia

Es bueno que le propongas la posibilidad de acudir al sicólogo aun si está triste pero bajo tu método no lo pasa lo suficientemente mal para buscar asistencia técnica. Posiblemente esté tratando reprimir sus sentimientos fingiendo estar mejor de lo que está, y en estas situaciones, ofrecerle facilidades para dejarse asistir es lo destacado.

¿Precisas ayuda psicológica profesional?

Si estás pasando por una crisis sensible relacionada o no con el campo familiar, te invito a ponerte en contacto conmigo. Soy sicóloga federada por la FEAP con más de 20 años de experiencia ayudando a las personas. Ofrezco sesiones presenciales en mi solicitud de Sevilla y asimismo sesiones online por videollamada.

Deja un comentario