¿De qué forma distinguir entre un psicópata y un sociópata?

Cuando se charla de quienes no tienen ningún respeto por los derechos y los sentimientos del resto, es frecuente que se charla sobre palabras como “psicopatía” y “sociopatía”.

No obstante… ¿son sinónimos estos 2 términos? La contestación es que no exactamente, aunque es un tema complejo. Explorémoslo en el presente artículo, en el que veremos de qué manera diferenciar entre un psicópata y un sociópata.

Las 4 claves para distinguir entre un sociópata y un psicópata

La primera cosa que hay que tener en cabeza es que tanto la psicopatía como la sociopatía son conceptos discutidos, en el sentido de que no hay un consenso científico (en Psicología y Psiquiatría) acerca de su definición.

Lo más próximo a delimitarlos conceptualmente que se ha hecho consiste en hacer las categorías diagnósticas de Trastorno Antisocial de la Personalidad y Trastorno Disocial de la Personalidad, pertenecientes a los manuales diagnósticos DSM 5 y CIE 10, respectivamente.

Estas dos categorías son muy similares o prácticamente indistinguibles en el momento de describir los síntomas de las psicopatologías que plasman en palabras, y se suele comprender que lo que explican se corresponde con la psicopatía y la sociopatía, si bien no se solapan absolutamente con estos conceptos (en parte, por la carencia de concreción de estos últimos).

No obstante, esto no quiere decir que ni los sociópatas ni los sicópatas existan. Más allá de la creación de los manuales diagnósticos, cuya razón de ser es retratar de una manera lo mucho más fiable y detallada viable modificaciones sicológicas, hace décadas que los psicólogos y los estudiosos de las ciencias de la conducta generalmente charlan de psicopatía y sociopatía para determinar conjuntos de aspectos conflictivos o de forma directa psicopatológicos. Hablamos de algo así como constructos psicológicos no oficiales, que dejan a cada individuo hacerse un concepto aproximada acerca del accionar de ciertos individuos aunque se dejen múltiples cabos por atar.

Como vimos, tanto la psicopatía como la sociopatía son conceptos asociados al Trastorno Antisocial de la Personalidad, lo que ya revela algo sobre lo que son: se trata de alteraciones psicológicas que se plasman en todos los ámbitos de la vida del sujeto pues sus síntomas están integrados en la personalidad de este.

Estos síntomas tienen que ver con la falta de empatía, el menosprecio por la legalidad y las normas sociales escritas y no escritas, y la visión de los demás como herramientas para hallar algo.

A partir de aquí, veamos cómo distinguir a un psicópata de un sociópata.

1. El psicópata tiene mucho más visión en un largo plazo

Aunque tanto la psicopatía como la sociopatía se dan en individuos que en la mayoría de los casos ceden frente sus impulsos, comparativamente se emplea el término “sociópata” en los individuos con arduos problemas para poder metas en un largo plazo y priorizarlas por enfrente de sus impulsos más inmediatos. De este modo, los psicópatas son más calculadores y tienen mayores recursos para “contemplar sus huellas” al violar las normas y persuadir o seducir a el resto para usarlos en su beneficio.

2. El sociópata lo es por problemas de salud física o mental sufridos en algún momento de su vida

Por lo general, se entiende que los psicópatas se comportan de una forma anormal y dañina por componentes sobre todo genéticos; sin embargo, los sociópatas se comportan de una forma caótico u hostil gracias a problemas personales como una infancia traumática, una lesión en el cerebro, etcétera.

3. El psicópata tiene mayor aptitud de socialización

Como el psicópata no lo es por el hecho de haber sufrido una experiencia con poder disruptivo en su conducta, tiene una mayor capacidad para orientar todas sus acciones a una finalidad específica, mientas que el sociópata es mucho más espontáneo y le cuesta predecir su propias acciones.

4. El sociópata tiene graves problemas para escalar socialmente

La sociopatía se asocia a la precariedad y a la carencia de elementos, al tiempo que la psicopatía es más transversal en este sentido. En verdad, múltiples investigaciones proponen que ciertos puestos de trabajo cualificados y bien pagados dan ventaja a quienes tienden a la psicopatía, al impulsar su tendencia a competir y a no empatizar con el resto. O sea, que la psicopatía no siempre tiene por qué sospechar obstáculos para prosperar en lo aconómico y lo social.

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si quieres disponer de acompañamiento psicoterapéutico con todas y cada una de las garantías, te recomendamos ponerte en contacto con nosotros.

En Avance Psicólogos vas a encontrar un equipo de profesionales con mucho más de 20 años de experiencia en el ámbito; nuestros terapeutas se especializan en los diversos ámbitos de la salud psicológica, ofreciendo servicios de psicoterapia individualizada, terapia familiar y de pareja, y asistencia siquiátrica y neuropsicológica. Además, atendemos a personas de todas las edades, y las sesiones tienen la posibilidad de ser realizadas de manera presencial u en línea por videollamada.

Deja un comentario