¿de qué manera ayudan a encender la memoria?

Mantenernos activos cognitivamente se encuentra dentro de los puntos a proteger para disfrutar de una aceptable salud cerebral. La actividad mental nos ayuda a acrecentar la reserva cognitiva para compensar los efectos del envejecimiento cerebral, y de alteraciones propias de enfermedades como el Alzheimer. Los juegos de memoria para mayores son un recurso estimulante y divertido de “entrenar” nuestras habilidades cognitivas. En este artículo explicamos porqué y planteamos prácticas de juegos que tenemos la posibilidad de incorporar en nuestra rutina.

¿Qué es la reserva cognitiva?

Es la capacidad de nuestro cerebro de hacer en oposición al deterioro relacionado con el paso del tiempo, o los daños que logre sufrir por alguna perturbación o  patología. La reserva cognitiva puede determinarse, en gran parte, por las vivencias vividas, por la actividad intelectual llevada a cabo y por los conocimientos adquiridos a lo largo de la vida.

Una alta reserva cognitiva estimula que el cerebro sea mucho más resistente a los efectos de algunas enfermedades neurodegenerativas que ocasionan demencia, como el Alzheimer.

Dedicar ratos a algún juego que logre alentar la memoria y efectuar  distintas actividades cognitivas que nos supongan un cierto reto, al lado del mantenimiento de unos hábitos de vida saludables, ayudará a resguardar la salud de nuestro entendimiento.

Juegos de memoria para mayores: algunos ejemplos

Para progresar la agilidad mental, promover la capacidad de concentración y la memoria, los mayores asimismo contamos con numerosos juegos, tradicionales y amenos, para gozar en compañía o de manera individual.

  • Realizar un rompecabezas es uno de ests juegos de memoria para adultos idóneos para llevar a cabo a cualquier edad. Se puede elegir un rompecabezas más sencillo o más difícil, dependiendo de la práctica de cada uno de ellos. Realizar puzles estimula la concentración, la memoria visual y la movilidad, algo muy bueno y saludable para nuestro cerebro.
  • Los juegos clásicos, como el ajedrez y las damas, por poner un ejemplo siguen siendo muy populares y perfectos para mejorar la concentración y favorecer la aptitud de planificación y de toma de resoluciones.
  • El dominó, otro de los juegos tradicionales más populares, es la explicación perfecta para socializar, aparte de alentar la atención y la concentración. Este habitual juego supone particularmente a la memoria a corto plazo, la percepción visual y el cálculo.
  • Pasatiempos. Realizar crucigramas, sopas de letras, sudokus o autodefinidos es una buena forma de beneficiar la actividad cognitiva. Con ellos se potencia el lenguaje, la lógica y la aptitud de concentración, además puedes practicarlos de muchas formas, en papel, con el ordenador, o desde la tableta o el móvil.

En cualquier caso es importante elegir ocupaciones o juegos de memoria para mayores con los que se disfrute y apetezca entrenar regularmente. Además, deben implicar un cierto reto (o sea, no suponer pura rutina mental) para que sean verdaderamente efectivos para favorecer la reserva cognitiva.

Los juegos son un fabuloso recurso para activar la memoria, pero hay que recordar la relevancia de llevar a cabo ocupaciones variadas para así alentar diferentes habilidades cognitivas.

Leer un libro, regresar a estudiar, llevar a cabo manualidades, estudiar novedosas capacidades y participar en  actividades culturales y sociales, por poner un ejemplo, tienen la posibilidad de contribuir a agrandar el vocabulario, progresar la aptitud de concentración o impulsar las capacidades lógicas y matemáticas. Existen muchos recursos a nuestro alcance  para progresar la capacidad cognitiva y proteger las funciones cerebrales. Los juegos de memoria para mayores son, como vimos, una de las muchas posibilidades a nuestro alcance. 

Deja un comentario