¿De qué manera batallar el trauma? 5 consejos útiles

Batallar un trauma psicológico es complejo, pero está lejos de ser irrealizable. De hecho, forma parte de lo habitual en los procesos de psicoterapia, y hoy en día hay varios programas de intervención y estrategias que asisten a conseguirlo consiguiendo efectos persistentes en el largo período.

En este artículo haremos un repaso por varios consejos para entender combatir el trauma, o mejor dicho, superarlo.

¿Qué es un trauma psicológico?

El trauma psicológico es una alteración sensible y comportamental que forma parte de las consecuencias de un acontecimiento doloroso por el que ha pasado una persona. Esta clase de eventos pueden tener que ver con una situación donde se causó crueldad física o un accidente que puso en riesgo la integridad física de alguien (y de hecho, es muy frecuente que se den estas características), pero asimismo se puede ofrecer el en el caso de que lo dañino sea mucho más abstracto y sutil, y no implique dolor físico o lesiones, contusiones…

En la práctica, el trauma psicológico puede ser definido como la “marca” sensible que estas ocasiones dejaron en el sistema de memoria de quien desarrolla esta perturbación. Estas consecuencias psicológicas tienen la posibilidad de permanecer latentes o “dormidas” durante un tiempo y, llegado un punto, empezar a manifestarse y a evitar que la persona tenga una excelente calidad de vida.

Los síntomas por medio de los cuales se manifiesta el trauma tienden a estar vinculados a un exceso de ansiedad, si bien esta alteración no forma parte de la categoría de los trastornos de ansiedad (en la que encontramos las fobias, las crisis de pavor, la ansiedad extendida y otras psicopatologías similares).

Asimismo es recurrente que broten sentimientos de culpa: son muchas las personas que se sienten causantes por sufrir ese problema, aun aunque hayan quedado traumatizadas por vivencias en las que fueron las víctimas (maltrato, abusos sexuales en la niñez…).

Tal y como sucede con todos y cada uno de los trastornos psicológicos por norma general, el trauma puede estar que se encuentra en distintos grados de intensidad, y en las situaciones más severos, puede ir acompañado aun de síntomas de tipo disociativo. Por servirnos de un ejemplo, estos se dan cuando la persona pierde consciencia actualmente y el sitio en el que está al evocar los recuerdos vinculados al trauma.

5 claves para batallar y superar un trauma

Por suerte, el trauma es una experiencia que puede ser superada. Ahora encontrarás varias de las ideas clave para entender de qué manera llevarlo a cabo, si bien tienes que tomar en consideración que cada caso tiene sus particularidades.

1. Asistir a terapia

El primer consejo es que resulta primordial asistir a terapia. El trauma es una alteración lo suficientemente grave para buscar ayuda profesional y no infravalorar su aptitud destructiva.

Desde la psicoterapia y la medicina se aportan herramientas que asisten al paciente tanto a mitigar el malestar generado por los síntomas del trauma como a superar esta condición, darle una resolución. De esta manera, los programas de intervención fijan objetivos a corto y largo plazo.

Además de esto, es esencial que una vez empezado el régimen seas constante yendo a las sesiones y no interrumpiéndolo cuando aprecies que te sientes algo mejor. Caer en ese fallo puede lograr que en cuestión de días o unas semanas pierdas parte importante de los progresos realizados, ya que aún no quedaron “fijados” totalmente en tu manera de gestionar las emociones y de interaccionar con el entorno.

Por otro lado, como los médicos y psicólogos que lleven tu caso van a conocer mejor las especificaciones de tu inconveniente individual, caso de que sus advertencias entren en contradicción con listados de consejos en general como este, tienes que ofrecerle mucho más valor a su palabra.

2. No intentes bloquear esos recuerdos

Si te obsesionas con procurar dejar fuera de tu consciencia esos pensamientos intrusivos unidos al trauma, les vas a estar dando más poder sobre ti, y tan solo conseguirás el efecto contrario al deseado. Tampoco procures dejar la mente “en blanco”, dado que eso es realmente difícil y te frustrarás.

Acepta que no puedes controlar completamente lo que sucede por tu cabeza y que esta siempre y en todo momento va a estar sujeta a un torrente de pensamientos que van a ir surgiendo uno tras otro, varios de los cuales te generarán cierto malestar.

3. No temas a los conceptos que rodean al trauma

Todo trauma tiene un núcleo de imágenes e ideas que nos resultan insoportables en un instante particular y nos hacen sentir muy mal, y toda una secuencia de contenidos mentales que orbitan a su alrededor y que nos desarrollan malestar, pero no de manera tan intensa. Lo destacado es que no asumas que este segundo conjunto de pensamientos y también imágenes te van a llevar sí o sí a rememorar el trauma, y que trates de “perderles el temor”.

Por servirnos de un ejemplo, no evites visitar algunos lugares que tiene una vinculación indirecta con lo que te hace revivir los recuerdos de tipo traumático, y en verdad, trata de proporcionarles otras connotaciones. Efectúa ocupaciones novedosas, positivas y estimulantes desde tu criterio de una forma que esa clase de vivencias se vinculen a esos contenidos de “la órbita”. De esa manera les vas a perder el respeto y los dominios del trauma se irán estrechando poco a poco más, dándote mucho más margen para maniobrar.

4. Practica la aceptación del malestar

Tienes que entrenar tu aptitud de sostener en cabeza ciertos contenidos generadores de malestar. No solo aquellos vinculados al trauma, sino más bien todos en general. De esta manera serás cada vez mejor a la hora de no eludir ciertas ideas e imágenes, y estas se van a ir de tu consciencia tal y como han venido.

En este sentido, te puede resultar útil entrenar Mindfulness. Este género de ejercicios te van a llevar a ser consciente de las experiencias socias al aquí y ahora sin juzgarlas, solo aceptándolas como lo que son.

5. Apóyate en tus amigos y familiares

El desarrollo de superación de un trauma no es totalmente individual. Somos seres sociales, y es normal buscar el poyo de los demás cuando nos sentimos en especial atacables. Intenta evitar que tu manera de presenciar el trauma pase por aislarte.

¿Precisas acompañamiento psicológico profesional?

Si estás pasando por momentos complicados y notas que necesitas apoyo psicoterapéutico, ponte en contacto conmigo.

Javier Ares Arranz

Mi nombre es Javier Labres y soy Sicólogo General Sanitario especialista en formas de malestar asociadas a la ansiedad, la depresión y/o los inconvenientes de pareja, los cuales abordo sobre todo desde la terapia cognitivo-conductual.

Deja un comentario