¿De qué manera dejar de pensar en mi expareja? 5 consejos para conseguirlo

La ruptura de una relación de pareja acostumbra a ser una experiencia dolorosa que, en varios sentidos, puede ser descrita como un desarrollo de duelo. Esto es, que el objetivo de la relación puede llegar a ser, salvando las distancias, algo afín a la muerte de un ser querido, por servirnos de un ejemplo.

Frente este malestar y mal sensible provocado por la ruptura, no pocas son las personas que se obsesionan con una idea para sentirse mejor: “¿de qué forma parar de pensar en mi ex?”. En el presente artículo vamos a abordar esta cuestión a partir de los descubrimientos realizados desde la Psicología, muchos e los cuales son puestos en práctica en psicoterapia.

De qué forma dejar de pensar en tu ex: 5 consejos prácticos

De la misma forma en el que cada relación de pareja es única, las secuelas emocionales de la ruptura también lo son, y cambian dependiendo de la persona.

Aquí entran en juego variables tanto de la personalidad de cada uno como del tipo de vínculo amoroso y modelo de convivencia que llegó a sostener con su ex, así como su contexto escencial (dónde y de qué manera trabaja, con qué personas interacciona diariamente, etc.).

Es por eso que la mejor manera de abordar estos problemas es proceder a psicoterapia, porque te puede prestar herramientas de administración de las conmuevas a medida tras estudiar tu caso.

Sin embargo, si de momento no te has decidido a buscar la ayuda de un psicólogo o piensas que no te sientes lo suficientemente mal como para proceder a terapia, también te puedes beneficiar de ciertas pautas y estrategias que suelen ayudar en el momento de parar de pensar en la expareja. Los puedes observar explicados a continuación.

1. Asume que es tan solo una fase

Lo primero de todo es mentalizarse con la iniciativa de que tanto el malestar como el propósito de dejar de pensar en tu expareja pertenecen a una fase, no se trata de una experiencia que vaya a definir el resto de tu vida. Recuerda que sobrepasar apropiadamente la ruptura implica poder evocar recuerdos de esa relación y pensar en tu ex- con normalidad, sin sufrir un gran dolor emocional.

Tener esto claro ayuda a des-dramatizar la situación y permite empezar a pasar página.

2. No intentes bloquear los pensamientos y recuerdo asociados a tu ex

Puede parecer contradictorio procurar aplicar esta idea como medida para dejar de pensar en tu ex-; sin embargo, no lo es. El hecho de no intentar a denegar cierto tipo de pensamientos no significa renunciar a parar de pensar en algo; a la práctica, es necesario para hacer más simple que nuestra mente pueda centrarse en otras cosas.

En verdad, si intentas dejar fuera de tu consciencia ciertas ideas o imágenes mentales, de todos modos les vas a estar dando mucho más fuerza y poder para regresar a ti constantemente, y obtendrás el efecto opuesto al esperado. Lo que tienes que hacer es admitir que al principio esos recuerdos y pensamientos estarán ahí, en la trastienda de tu consciencia, provocando en ti un cierto malestar que no tienes que intentar eludir a toda costa. Sencillamente, deja que se diluya y que se vaya así como ha venido, sin centrar tu atención en tu pelea contra esos contenidos mentales emocionalmente lacerantes.

3. No dediques tu tiempo a misiones y proyectos que se basen en asumir que volverá

Otro consejo básico para parar de pensar en tu ex- radica en no adoptar un modo de vida construido sobre la idea de que arde o temprano esa persona volverá a ti (en calidad de pareja).

Por poner un ejemplo, de nada sirve que no supongas de manera directa en alguien durante un tiempo si permaneces visitando ciertos lugares con el único objetivo de exponerte más a ella o a su ambiente popular, favoreciendo un rencuentro. O si prosigues trabajando en una compañía únicamente pues ese proyecto te permite seguir ganando un dinero que solo necesitas para llevar a cabo los planes de vida en familia que habíais acordado.

4. Rompe con la dinámica de pasividad

Si te limitas a lamentarte y a “procurar sanar” esa herida emocional producida por el objetivo de esa relación, tardarás mucho más en sobrepasar esa crisis. Es esencial que te involucres en puntos de tu día a día que te aporten experiencias no relacionadas con la separación y lo mal que te hace sentir. Si no te expones a estímulos atrayentes, es mucho más simple que lo único en lo que consigas centrar tu atención sea aquellos recuerdos de la relación de pareja que acabó.

5. Mantén una vida social activa sin obsesionarte por comprender potenciales parejas

En la línea del consejo anterior, es importante sostener una vida social activa, de forma que no te aísles. Eso sí, no lo hagas con el propósito de localizar otro novio o novia que te contribuye a parar de pensar en tu ex-; aparte de dañar a esa persona, lograrás el efecto opuesto, pues todo en esa relación te recordará todo el tiempo a su razón de ser.

Si la situación te excede totalmente, acude a terapia

Finalmente, cabe rememorar lo adelantado en párrafos precedentes: si nada semeja marchar, aún queda la medida más eficiente de todas: ir a terapia psicológica. Con la asistencia del sicólogo contarás con pautas para comprender qué realizar con tus emociones y tus recuerdos, e incluso te resultará más fácil saber si, en primer lugar, frente tu caso la solución mucho más útil pasa por parar de pensar en el o la ex-.

Deja un comentario