¿De qué manera es el tratamiento psicológico para la adicción al cannabis?

El cannabis es la droga de tipo ilegal más consumida a nivel internacional. Esto hay que, en parte importante, a que mucha gente la considera una “sustancia blanda” y con escasos peligros para la salud.

Sin embargo, esas mismas personas se olvidan de que la mariguana o el hachís son substancias que tienen la posibilidad de causar adicción y multitud de problemas.

No todas las personas que consuman marihuana van a experimentar inconvenientes o algún género de dependencia por el cannabis. Esto tendrá dependencia de muchos factores, como la genética de la persona, su frecuencia y hábitos de consumo, las cantidades y variedades de la planta, su estado sensible y contexto de vida…

No todas y cada una las personas que fuman porros padecen inconvenientes, pero no podemos denegar que varias personas llegan a desarrollar problemas arduos y a necesitar del acompañamiento de profesionales.

El régimen psicológico frente a la adicción al cannabis

En el artículo te hablaré de los pilares primordiales de un tratamiento psicológico para la adicción al cannabis.

1. Motivación para dejar la marihuana

Cualquier intento de tratamiento psicológico está condenado al fracaso si la persona no está alentada por hallar resultados.

Lamentablemente, es común en el campo de las adicciones hallarnos con personas que no quieren cambiar, o no se sienten listas para ello. En la mayoría de los casos, son los familiares o la pareja quien se ponen en contacto con expertos para soliciar asesoramiento, para comprender qué hacer.

Muchas personas se encuentran con la frustración e impotencia de entender que un ser querido (su hijo, su hermana, su marido) está fumando bastantes porros, que están afectando de forma negativa a sus vidas, y que no tienen la posibilidad de proseguir viviendo así.

Lamentablemente, es una situación común: la principal característica de una adicción es que la persona no tenga conciencia del problema, y que en este caso no sienta deseo de dejar la mariguana o de someterse a un régimen psicológico. Frecuentemente acuden a terapia para dejar los porros totalmente obligados por sus familiares, o porque sus parejas les han conminado con separarse.

Si se da el caso, un sicólogo experto en la adicción a la marihuana va a ayudar a la persona a saber la relación que hay entre el consumo elevado de mariguana y sus problemas personales, y a marcarse objetivos a corto y largo período.

Aquí solo algunas de las secuelas y consecuencias cerebrales del consumo elevado de mariguana:

● Problemas de concentración
● Pérdidas de memoria
● Irritabilidad y asaltos de ira
● Ansiedad
● Problemas de sueño
● Paranoia y ataques de pánico
● Psicosis y síntomas de esquizofrenia

2. Analizar los hábitos de consumo de canutos

El psicólogo especialista en el tratamiento de la adicción al cannabis utilizará un enfoque estratégico. Para contribuir a cualquier persona a sobrepasar una adicción, es fundamental llevar a cabo un mapeado de las formas de proceder y hábitos de la persona.

¿Cuánto fuma? ¿Con qué frecuencia fuma? ¿Cuántos canutos a la semana? ¿Cuántos porros al día? ¿Exactamente en qué situaciones? ¿De qué manera se siente antes de fumar? ¿Y después? ¿Cuáles son los distintos reforzadores de la conducta de fumar cannabis? ¿Fuma siempre y en todo momento en solitario o también con otra gente? ¿Ha conseguido tener periodos de abstinencia de marihuana últimamente? ¿Ha habido intentos previos de dejar los porros? ¿Cuáles fueron los resultados, y por qué razón no funcionaron?

Estas son solo ciertas muchísimas preguntas que un profesional puede llevar a cabo para preparar el terreno para el régimen de la adicción a la marihuana. Podríamos decir que se sigue la máxima de “conocer a tu enemigo para poder vencerlo”.

Tras hacer la evaluación, se sacarán conclusiones, y con la ayuda del psicólogo, se marcarán objetivos y metas de cambio a corto plazo y largo período, y se propondrán las tácticas más adecuadas para esa persona.

3. Sobrepasar el síndrome de abstinencia de la mariguana

Una de las primordiales causas por las que los fumadores de cannabis no quieren dejarlo, es por el miedo al síndrome de abstinencia.

El cannabis es una planta muy compleja con multitud de compuestos y principios activos, siendo el THC el mucho más estudiado, y el responsable del “colocón” que la gente busca en el momento en que fuma. Es un ingrediente adictivo, y tras un consumo frecuente, el cuerpo desarrolla dependencia. Esto significa que, en el momento en que la persona deje de consumir o reduzca las dosis habituales de THC, puede presenciar malestar o ansiedad.

Si el síndrome de abstinencia es muy desapacible, es posible que la persona se rinda y vuelva a consumir (por el hecho de que es la manera mucho más rápida de dejar de sentir el malestar). No obstante, es parte del proceso de desintoxicación del cannabis. La persona deberá aguantar múltiples días o incluso un par de semanas sin consumir para dejar de sentir el síndrome de abstinencia.

Es muy importante tener esto en cuenta. Sobrepasar la adicción a la mariguana no es una cuestión de “fuerza de voluntad”, sino más bien de saber la naturaleza de la substancia y su interacción con la vida de la persona. Una sección esencial del régimen psicológico contra la mariguana es acompañar a la persona mientras se marcha confrontando al síndrome de abstinencia.

4. Trabajar la dependencia sensible a la mariguana

El consumo de drogas siempre hace aparición como una vía de escape de la realidad. La persona que fuma marihuana de manera excesiva la está usando para “coche-medicarse”, para huír por un tiempo del aburrimiento, de la ansiedad, de la tristeza del día a día.

Si un individuo se acostumbra a utilizar la marihuana para su historia día tras día a lo largo de varios años, sentirá temor ante la perspectiva de dejar los canutos. He trabajado con personas en terapia que afirmaban que no recordaban ser felices sin el consumo de marihuana, pues habían fumado prácticamente todos los días a lo largo de varios años, en la mayor parte de casos desde la adolescencia.

Una parte fundamental de cualquier tratamiento para la adicción al cannabis va a ser trabajar la dependencia emocional por la mariguana, contribuir a la persona a re-estudiar cómo administrar distintas situaciones del día a día, o conmuevas desagradables.

La mariguana tapaba o camuflaba temporalmente esos problemas, pero quitaba a la persona la oportunidad de estudiar a gestionarse emocionalmente. Cada una de estas ocasiones va a ser una diana terapéutica, y se van a ir trabajando durante las sesiones de terapia de cualquier tratamiento de adicciones.

5. Prevención de recaídas en los canutos

Con relación al punto previo, en las sesiones de terapia para dejar el cannabis se hará una lista de todas las potenciales situaciones de recaída para esa persona. Tienen la posibilidad de ser eventos sociales, pasar tiempo con otra gente con las que antes fumaba porros, las situaciones agobiantes mucho más comunes del día a día (llegar a casa tras un mal día en el trabajo, una discusión con la pareja), los rituales del fin de semana, etc.

Para cada una de estas situaciones, la persona deberá trabajar diferentes estrategias y cambios de hábitos, actividades alternativas, técnicas de habilidades sociales, relajación o incluso trabajar algunas creencias irracionales.

Y más que nada, preparar a la persona para cuando ocurra alguna recaída. Muchas personas corren el riesgo de hundirse emocionalmente y sentir mucha frustración en el momento en que recaen inesperadamente. El psicólogo va a ayudar a la persona a levantarse nuevamente, a centrarse en los aprendizajes y a meditar de qué manera eludir esa recaída más adelante, qué realizar diferente la próxima vez.

La prevención de recaídas es el pilar primordial al que menos atención se presta. Esta es una etapa que dura toda la vida, ya que la persona siempre deberá estar alarma frente a la tentación o el deseo de regresar a consumir. El propósito es el cuidado de los desenlaces positivos de la psicoterapia.

¿Buscas un sicólogo para el régimen para la adicción a la mariguana?

Soy Luis Miguel Real, y desde hace años me dedico a contribuir a personas con inconvenientes de adicción. He ayudado a cientos de personas a dejar de ser esclavas del cannabis y a dejar de auto-engañarse. Si andas teniendo inconvenientes con la marihuana y tienes la intención estable de dejarla, ponte en contacto conmigo y nos vamos a poner a trabajar en tu caso cuanto antes.

Deja un comentario