De qué manera solicitar las ayudas de la ley de dependencia

Las ayudas a la dependencia pueden solicitarse acudiendo a los servicios sociales municipales o a los centros de atención principal, donde un trabajador o trabajadora social valorará la situación y ofrecerá orientación sobre los trámites a efectuar.

La legislación vigente en España contempla una serie de servicios y posibilidades para asegurar el derecho de los ciudadanos a la promoción de la autonomía personal y a la atención a la gente en situación de dependencia. Es lo que se conoce como Ley de Dependencia.

La enfermedad de Alzheimer pertence a las primordiales causas de dependencia de la sociedad de la cual formamos parte. Es esencial tener información sobre los elementos sociales y sanitarios disponibles, así como sobre el ingreso a las prestaciones que da esta ley.  

¿Cuáles son los requisitos para pedir las ayudas de la ley de dependencia?

Para solicitar las ayudas de la Ley de Dependencia hay que realizar 2 requisitos. Por una parte, encontrarse en una situación de dependencia permanente, esto es, no reversible. Por el otro, es imprescindible residir en la red social autónoma en la que se solicita la asistencia y haber residido durante cinco años (los dos últimos consecutivos) en territorio español.

¿Quién puede pedir la asistencia de la ley de dependencia?

La solicitud de ayudas a la dependencia puede hacerla la persona con alguna enfermedad, un familiar, un gerente legal o, si resulta necesario, una administración pública. 

A la hora de enseñar la solicitud, va a ser preciso rellenar un formulario y agregar datos personales y administrativos, además de un informe médico específico.

¿De qué manera y quién establece el grado de dependencia?

El nivel de dependencia solo lo puede saber la Administración Pública. Para ello, el equipo del Servicio de Valoración de la Dependencia va a visitar el hogar frecuente de la persona.

Para hacer la valoración final, se van a tener presente los informes de salud aportados, la entrevista realizada en el domicilio, la observación y la comprobación directa y los resultados obtenidos en el Baremo de Opinión de la Dependencia.

¿Cuáles son los grados de dependencia?

Una vez efectuadas todas y cada una de las valoraciones, los profesionales de la administración pública determinarán el nivel de dependencia. Son los próximos:

  • Nivel I: dependencia moderada. La persona precisa asistencia para distintas actividades básicas de la vida diaria, cuando menos una vez cada día, o precisa asistencia de forma intermitente.
  • Grado II: dependencia severa. La persona necesita asistencia para diferentes ocupaciones básicas de la vida día tras día, dos o tres veces al día, pero no necesita la presencia persistente de un individuo cuidadora.
  • Grado III: gran dependencia. La persona necesita ayuda para diferentes actividades de la vida día tras día varias veces cada día, así como la presencia importante y continua de otra persona.

Además, el grado de dependencia puede ser revisado a instancias de la persona afectada, sus representantes o la administración, si se genera un cambio en la situación o si hace aparición una nueva nosología.

¿Y cuáles son las ayudas?

En relación se haya dictaminado el nivel de dependencia, los servicios sociales públicos de atención principal o de los centros residenciales elaborarán, de forma conjunta con la persona ligado o sus representantes, un programa de atención personalizado.

El propósito es ofrecer la prestación de ciertos servicios y/o prestaciones económicas, teniendo en cuenta las necesidades de la persona, el entorno familiar y popular y la disponibilidad de los servicios.

Las posibilidades de servicios tienen la posibilidad de ser las próximas:

  • Servicio de prevención de dependencia y promoción de la autonomía.
  • Teleasistencia.
  • Atención social domiciliaria.
  • Centros de día.
  • Servicios residenciales en diferentes formas.
  • Capacitación y acompañamiento a la gente cuidadoras.

Las posibles prestaciones económicas son:

  • Prestación enlazada a un servicio (atención domiciliaria, centros de día o residencia).
  • Prestación al cuidador no profesional.
  • Prestación de asistente personal.

Para calcular los importes de las prestaciones económicas de las ayudas a la dependencia siempre y en todo momento se va a tener presente la aptitud económica de la persona ligado.

Deja un comentario