El agobio como contestación al no estar disponible emotivamente

Estar disponible emotivamente es una disposición activa y que da contestación al comprensión empático.

El desarrollo de esta disponibilidad emocional según los investigadores del apego Emde y Sorce (1983) se crea en la relación entre los cuidadores al proporcionar seguridad sensible a los bebés y fomenta su curiosidad en ocasiones en las que se sienten indecisos.

La gente disponibles emocionalmente son aquellas que lograron entablar una relación de apego seguro con sus cuidadores, mientras que la gente de apego inseguro detallan mayor contrariedad en el momento de regularse emocionalmente, con lo que pueden no estar disponibles emotivamente.

Peculiaridades de una persona emocionalmente disponible

La gente emocionalmente disponibles son capaces de una regulación afectiva que corresponde con el apego seguro.

Este estilo de apego se caracteriza por ser flexible y abierto, que permite la experiencia y expresión de una amplia y extensa variedad de emociones y que incluye tanto la expectativa de que persona con la que interrelacionan responderá de modo sensible como la capacidad de cambiar las propias reacciones.

Estas son las primordiales peculiaridades de las personas libres emocionalmente:

  • Estas personas reconocen y manifiestan sus estados emocionales de aflicción, angustia, malestar… de forma parcialmente abierta y desinhibida, mucho mayor que las personas de apego inseguro.
  • Inician la resolución de las situaciones problemáticas que se tienen la posibilidad de haber desencadenado, permitiéndose estar mucho más abiertas a información nueva incluso en el momento en que esta es amenazante y desarrollar tácticas realistas y funcionales de acción.
  • Las personas disponibles emocionalmente tienen mayor seguridad en sus elementos y en poder entablar una regulación exitosa de las emociones y el estrés.
  • Búsqueda de acompañamiento en personas significativas para permitirse calmar las emociones, en especial si son perturbadoras y pueden ocasionar estrés.
  • Las personas de apego seguro tienden a revisar sus fallos y creencias erróneas sin miedo al rechazo o la crítica.
  • Por ello, emplean menos maniobras defensivas que distorsionan sus percepciones del mundo exterior y sus autoevaluaciones y se evitan generar reacciones negativas por parte del resto.

Causas de no estar libre emocionalmente

Una de las primordiales causas por las que una persona puede no estar emotivamente disponible es por el hecho de que su estilo de apego es inseguro. Este apego se identifica por una regulación desadaptativa de los cariños negativos (Diamond & Aspinwall, 2003).

La causa está socia a las vivencias tempranas con cuidadores que se presentaron poco participativos o impredecibles en los procesos regulatorios entretenidos de los afectos del niño (Schore, 2003a).

Las personas de apego inseguro tienen tácticas desadaptativas a la hora de la regulación emocional.

1. Inconvenientes al reconocer y expresar conmuevas

Brotan adversidades al admitir y expresar sus estados emocionales, y los de otros. Por ello, aparentan falta de empatía y frialdad emocional.

2. Evitación de las ocasiones conflictivas con estrategias evasivas

Tienen la posibilidad de ser desde no estar presentes o no verse cercanos, o dramatizar su estado sensible al no poder regular la información percibida como amenazante.

3. Surgen distorsiones cognitivas

Estas distorsiones cognitivas sobre su autoconcepto llegan a desatar reacciones negativas del resto, haciendo más fuerte las ideas de rechazo o ausentismo que han sido fuente del malestar sensible durante la capacitación del estilo de apego, con lo que refuerzan aún más estos comportamientos protectores percibiendo el aprecio como algo hostil.

Inmadurez sensible en la gente emocionalmente no libres

Daniel Hill (1944) en su teoría de la regulación del afecto, señala que la gente que tienen un apego inseguro tienden a desarrollar una personalidad narcisista, entendiendo el narcisismo como un corte de personalidad que puede estar en la parte suave del espectro o en la más grave.

La inmadurez emocional es la contrariedad para tomar resoluciones, comprometerse, o asumir responsabilidades de acuerdo a su edad cronológica. Queda manifiesta en el miedo a desarrollarse como persona: temor al deber, falta de privacidad, actitud ambivalente en sus formas de proceder que van desde la extrema proximidad a la máxima distancia sin razón aparente, comunicación contradictoria, tendencia a no ofrecer respuestas visibles, etcétera.

La gente inmaduras emotivamente pueden ser de esta manera ya que recibieron afectos inestables u hostiles y críticos, o bien, todo lo opuesto. La gente inmaduras emocionalmente procuran mantener un estado de confort basado en la sepa de los desafíos de la vida adulta.

Disponibilidad sensible y estrés

Estos patrones de comportamiento se llegan a transformar tan solo por la naturaleza de la relación en la que se está implicado. Esta relación puede ser cariñosa, como la pareja, o en terapia, donde desarrollar la aptitud de reflexionar sobre los propios patrones de preocupación.

La aptitud de regulación emocional es el aspecto más importante y el que va a determinar de qué forma a una persona le irá en la vida, tanto en sus relaciones afectivas como en el lote laboral. Por este motivo, hay que impulsar esa capacidad en situaciones de agobio.

El estrés es el ahínco adaptativo frente a un inconveniente y la reacción inespecífica. Para eludir los estresores negativos, que se acostumbran a asociar al agobio, es prioritario entender discernir entre un acontecimiento esencial y no tan importante, y enfocarlos desde una correcta visión de su importancia para ofrecer una respuesta más saludable. No obstante, la vida diaria implica situaciones tanto de sufrimiento o de perturbación, como acontecimientos rutinarios positivos.

Según la teoría del apego, la sensación interna de inseguridad hace surgir la necesidad de resolución de la búsqueda de proximidad como estrategia de regulación emocional. Si esta resolución resulta ser negativa, la persona no posee otra opción alternativa que hacer uso de las estrategias defensivas, como por ejemplo: dependencia excesiva, hipervigilancia, hiper-activación y desactivación del sistema de apego.

Las tácticas que dejan la regulación emocional están basadas en la seguridad, y en la gestión activa y constructiva de los aprecios negativos y la imaginación que da acceso a las emociones positivas.

Merche Moriana

Concluyendo

En conclusión, la no disponibilidad sensible supone la activación del agobio como contestación de preparación, defensa y activación para confrontar de forma más o menos correcta a las ocasiones de vida.

Finalmente, a tomar en consideración es que en el presente artículo no se incluye un análisis de personas que padecen alexitimia u otro tipo de trastornos psicológicos, que interfieren en la disponibilidad emocional.

Deja un comentario