El Alzheimer y el Parkinson se tienen la posibilidad de detectar en la piel.

Según un estudio de científicos mexicanos, la biopsia de piel va a ayudar a hacer un diagnostico anomalías de la salud neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson de formas sin precedentes. Si no hay prueba, el autor la presentará en la asamblea de forma anual de la Academia Estadounidense de Medicina neurológica.

Una investigación del Hospital General de San Luis Potosí, México, podría cambiar por completo el diagnóstico de Alzheimer, Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas. Una biopsia de piel puede revelar niveles anormalmente altos de proteína que son característicos de estas características patológicas. La investigación, publicada el día de hoy, se presentará en la reunión de forma anual de la Academia Estadounidense de Medicina neurológica el mes próximo de abril.

“Las anomalías de la salud neurodegenerativas se caracterizan por cambios en la composición y función de diversas proteínas”, explica Sinc Ildefonso Rodríguez Leyva, experto que lideró la investigación. Dado que tuvieron un origen común desde el momento en que se formó el feto, “las células de la piel y las neuronas tienen que expresar una proteína común”.

“Aquí aceptamos que las peculiaridades patológicas de la enfermedad de Alzheimer, la deposición anormal de la proteína tau en las neuronas, también están en la piel”, ha dicho. En la enfermedad de Parkinson, la alfa-sinucleína es una proteína que se expresa de manera anormal en el tejido nervioso central y periférico.

Esta idea se trabajó a lo largo de varios años en una investigación de 20 patologías de Alzheimer, 16 patologías de Parkinson y otras 17 patologías, en el que participó la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Se tomaron muestras de piel de pacientes con demencia, con la salvedad de 12 individuos sanos que sirvieron como conjunto de control.

Los desenlaces mostraron que los pacientes diagnosticados con la patología de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson tenían niveles 7 veces más altos de proteína tau que los pacientes sin estas anomalías de la salud. Además de esto, el nivel de alfa-sinucleína en pacientes con enfermedad de Parkinson también es ocho ocasiones mayor.

Sin publicacion

Aunque los resultados parecen convincentes, aún no se han afirmado. Ildefonso Rodríguez Leyva ha dicho: “Deseamos difundir nuestros desenlaces a fin de que la comunidad científica logre comprenderlos y otros logren reproducirlos. Sin embargo, su estudio se realizará del 18 al 25 de abril en la Academia Estadounidense de Neurología en Washington. desempeñó un papel esencial en la 67ª reunión de forma anual.

“Si otros estudiosos replican nuestros desenlaces, este avance puede contribuir a diagnosticar estas anomalías de la salud más temprano y mucho más rápido”, ha dicho el especialista, reconociendo que la detección de estas patologías en una época temprana va a ayudar a sostener la calidad de vida del tolerante por más tiempo. Aunque los síntomas tienen la posibilidad de servir como punto de referencia, el diagnóstico de hoy de Alzheimer y Parkinson solo puede confirmarse al 100% con una biopsia cerebral.

Si los resultados de los estudios realizados en pacientes en San Luis Potosí tienen la posibilidad de ser comprobados por otros especialistas, entonces, desde una visión investigativa, la investigación para explicar las causas y mecanismos de las anomalías de la salud neurodegenerativas asimismo es de enorme utilidad.

Los científicos mexicanos creen que exactamente la misma tecnología se puede aplicar a otras condiciones y ya están estudiando ciertas anomalías de la salud como la demencia frontotemporal y la esclerosis del costado amiotrófica (ELA). Si bien tau es un biomarcador distintivo de la patología de Alzheimer y la proteína alfa-sinucleína en la enfermedad de Parkinson, no son concretos. Hay otras anomalías de la salud neurodegenerativas que expresan la primera de estas proteínas, como la parálisis supranuclear progresiva; o el segundo, como atrofia multisistémica.

Deja un comentario