¿El consumo de vino protege de la demencia?

La dieta mediterránea, considerada como entre las mucho más saludables y buenas para la salud del corazón y del cerebro, contempla un consumo moderado de vino por sus características, entre otras, antioxidantes y antiinflamatorias. Sin embargo, los datos científicos libres actualmente sobre el potencial efecto asegurador de su consumo para la prevención de la demencia no son completamente firmes.

Más allá de que se barajan datos que apuntan a un viable efecto en la salud cerebral, hay que ser realmente precavido con esta premisa. El alcohol tiene muchas contraindicaciones (aun en pequeñas proporciones) para muchas cuestiones de salud. Vamos a desgranarlo un poco.

Los potenciales provecho del consumo moderado de vino

Numerosos estudios señalan a que el consumo moderado de vino tiene efectos beneficiosos para la salud y puede asociarse con una menor incidencia de accidentes cardiovasculares y un menor riesgo de padecer demencia. Pero en relación a esto último, los datos no son totalmente consistentes. Entonces, ¿qué hay de cierto tras los posibles beneficios que puede aportar el vino a la salud por norma general y a la cerebral particularmente?

Los polifenoles del vino semejan ser los principales compuestos causantes de los efectos en la salud atribuidos al consumo moderado de vino. Los polifenoles tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y contribuyen a progresar el perfil lipídico y regular la glucemia. También se les atribuyen efectos ventajosos sobre la microbiota intestinal. El resveratrol es el polifenol del vino tinto que fué más estudiado, más que nada en estos últimos años. Ejercita distintas funcionalidades en el organismo, pero la más señalada por la bibliografía es la propiedad antienvejecimiento, con lo que el resveratrol podría jugar un papel en la neuroprotección.

Ciertas indagaciones sugieren que los polifenoles podrían resguardar frente el Alzheimer a través de la modulación de ciertos mecanismos neuropatológicos. A pesar de estas aclaraciones, sin embargo, aún no hay publicaciones de ensayos clínicos de intervención que valoren rigurosamente el posible efecto asegurador del vino para la demencia. 

Entonces, ¿es preferible tomar o no tomar vino?

Atendiendo a todo lo explicado, hay que llamar a la precaución y es esencial tener en cuenta las próximas premisas:

  • Por consumo moderado se comprende, una copa de vino al día las mujeres y una copa y media, los hombres. 
  • Como referente, una botella de vino contiene cantidad para siete copas, con lo que las mujeres no deberían sobrepasar el consumo de una botella a lo largo de una semana y, los hombres, de una y media. 
  • Esta indicación de consumo moderado de vino siempre ha de ser como acompañamiento de una comida
  • Esta copa solo se debe tomar si resulta placentera, y jamás incitar a nadie a empezar a tomar alcohol por sus potenciales efectos ventajosos.
  • No se debe tomar alcohol ante cualquier contraindicación médica que de este modo lo indique, así sea por una patología, trastorno o por incompatibilidad con fármacos.

El consumo de alcohol debe ser responsable

Beber demasiado alcohol incrementa el riesgo de sufrir complicaciones de salud y puede tener secuelas negativas de tipo psicológico y social.

Para entablar criterios sobre lo que se considera “tomar demasiado”, la Organización Mundial de la Salud estableció su medida mediante la Unidad de Bebida Estandar (UBE). Cada UBE piensa entre 8 y 13 gramos de alcohol puro. De este modo, una copa de vino, una cerveza, un carajillo o un chupito equivalen a 1 UBE. Una copa de coñac o licor, un whisky o un mezclado equivalen a 2 UBE. El consumo períodico de alcohol máximo recomendado es de 4 UBE para los hombres y 2 para las mujeres.

El consumo de alcohol requiere de control y, en ocasiones, no contamos consciencia de las proporciones que estamos bebiendo. Miles de individuos mueren todos los años por un consumo nocivo de bebidas alcohólicas, por lo que siempre tienen que consumirse de forma moderada y responsable, y eludir su consumo en el momento en que de esta forma lo requiera cualquier condición médica.

Deja un comentario