El envejecimiento de la población y la prevalencia de la patología de Alzheimer

Los avances de la ciencia y la tecnología y las actualizaciones sociales relacionadas con aspectos como la higiene o los hábitos de vida han conllevado un incremento notable de la esperanza de vida. Pero no se habla únicamente de vivir más, sino más bien de vivir mejor.

Nos encontramos ante  un cambio demográfico sin precedentes. Mientras que la vida se alarga, los nacimientos reducen. Los demógrafos calculan que la mayor parte de los niños y pequeñas que nacen en este momento  en nuestra sociedad van a tener una alta probabilidad de llegar a los cien años.

Hoy en día, en el planeta, 868 millones de personas sobrepasan los 60 años. Estamos hablando del 12% de la población. Se calcula que en el año 2050 este porcentaje puede llegar al 21% y superar los 2.000 miles de individuos.

España, en menos de 4 décadas, será entre los países más avejentados del mundo. El 40,2% de la población tendrá mucho más de 60 años, casi el doble que hoy en día.

El Alzheimer, una epidemia global

Gozar de sobra años de vida es, indudablemente, un enorme triunfo del desarrollo humano, pero ordena a dar respuesta a los retos que plantea el envejecimiento de la población.

Los avances médicos y la adopción de hábitos de vida mucho más saludables están consiguiendo mover algunas discapacidades y problemas médicos graves hacia edades poco a poco más destacadas.

Sin embargo, no es la situacion de anomalías de la salud como el Alzheimer u otras enfermedades neurodegenerativas y, por norma general, de los trastornos cognitivos socios al envejecimiento. Se trata de trastornos para los que actualmente carecemos de tratamientos efectivos que frenen su aparición o retrasen su curso.

Hay que tomar en consideración que  el 90% de las situaciones, la enfermedad de Alzheimer perjudica a una de cada 10 personas de más de 65 años y a prácticamente la mitad de las de más de 85. Envejecer es, pues, el principal aspecto de riesgo para sufrirla.

El envejecimiento progresivo de la población y la sepa de un tratamiento efectivo tienen la posibilidad de ocasionar que el número de personas con Alzheimer en el planeta se triplique en las próximas décadas. De este modo, la cifra de afectados podría pasar de los 46 millones recientes a 135 millones en el año 2050.

Es necesario poner todos los esfuerzos para evitar que esto suceda. En la Fundación Pasqual Maragall queremos que los años que le ganemos a la vida los vivamos con plenitud. Por esta razón estamos trabajando por un futuro libre de la enfermedad de Alzheimer, un futuro donde el envejecimiento se asocie a experiencias positivas y no íntimamente ligado a desarrollar una demencia. La prevención es clave para conseguirlo.

 

Deja un comentario