El Hospital Bellevue empieza las pruebas preliminares de los lectores oculares para estar comunicado con los pacientes con ELA

Estos gadgets dejan que los pacientes con trastornos graves del lenguaje y del movimiento se comuniquen con los demás.

La prueba fue realizada por la Fundación Catalana por ELA Miquel Valls y fue la primera experiencia de una unidad hospitalaria catalana con estos gadgets.

En el segundo semestre de 2019, CatSalut amplió la cartera de servicios del sistema público de salud para incluir lectores oculares, especialmente en el Hospital de Bellvitge

Los gadgets de rastreo ocular se convirtieron en una de las resoluciones más efectivas para garantizar una comunicación independiente y dinámica entre los pacientes con ELA y otras anomalías de la salud que afectan la pronunciación y el movimiento de las extremidades. Sin embargo, el alto costo de estos escáneres oculares y los packs de software necesarios (de $ 3,000 a $ 4,000) han complicado la compra en muchos casos. En abril de 2019, el Departamento de Salud, Asuntos del Cliente y Confort aprobó la incorporación de leyentes oculares como producto de salud a la cartera de servicios públicos. Si bien Cataluña ha completado su uso en otros centros públicos, los pacientes con ELA del Hospital de Bellvitge ya están utilizando estos gadgets en pruebas piloto. Gracias a la financiación del CatSalut, HUB ha recibido ciertos de estos gadgets para explotar estas vivencias iniciales con sus pacientes.

La neurodegeneración progresiva de las neuronas motoras que causa la esclerosis del costado amiotrófica (ELA) conduce, en la mayoría de las situaciones, a problemas con la expresión del charla y el movimiento de brazos, manos y piernas. Así, las personas que no tienen la posibilidad de hablar o que no pueden hablar con las manos tienen una gran imposibilidad de estar comunicado con la gente que los cubren y con el mundo exterior. “En nuestra experiencia, el confinamiento solitario pertence a los inconvenientes más graves y dolorosos para los pacientes y es importante ofrecerles resoluciones”, dijo el Dr. Mónica Povedano, jefa de la unidad funcional Enfermedad de la Neurona Motora de Bellvitge del Hospital Universitario.

Un lector de ojos es un dispositivo que deja a los usuarios comunicarse dependiendo del movimiento de sus ojos. Consisten en un sensor de lectura ocular y un monitor o tablet con software de comunicación opción alternativa mejorada (ACC), que incluye un teclado virtual, pictogramas y otros elementos. El sistema reconoce el símbolo, la palabra o la letra que el usuario mira tal y como si fuera un mouse de PC y usa un conversor de digital a voz para expresarlo.

Además de la comunicación verbal instantánea, el lector ocular asimismo puede conectarse a Internet, por servirnos de un ejemplo, participando activamente en las redes sociales o asistiendo a cursos en línea. También se pueden utilizar para realizar sistemas de control de automatización del hogar para iluminación, temperatura o dispositivos electrónicos.

La Fundación Catalana de Esclerosis Lateral Amiotrófica Miquel Valls lleva varios años prestando el servicio de motoneurona del Hospital de Bellevue con especialistas de los campos de trabajo popular, psicología y terapia ocupacional y participa activamente en esta prueba conduzco. Una de sus expertos, la terapeuta ocupacional Diana Playan (Diana Playan), se hace cargo de la evaluación individual de los dispositivos de lectura ocular en el hogar del tolerante y es la responsable del emprendimiento. Resaltó que “antes de la patología, la gente no pueden charlar ni participar activamente en exactamente el mismo rol, y la identidad de la gente y sus permisos expertos se han debilitado. La gente perjudicadas por ELA / neuronas motoras pueden entrar a estos gadgets desde la cartera de servicios, les dejan vivir y de esta manera recibir la oportunidad de apoyar el contacto y la comunicación con el ambiente.

La unidad servible de patologías de las neuronas motoras del CHU Bellevue es el centro de referencia para esta patología. Atiende a unos 300 pacientes por medio de una unidad de atención clínica y psicosocial multidisciplinar en colaboración con la Fundación Miquel Valls, esto es, cerca del 80% de todos los pacientes de Cataluña. Desde 2019 es integrante del CSUR Minority Neuromuscular Disease (centro, servicio y unidad de referencia conocida por el Ministerio de Salud) en el Hospital Belvit.

Deja un comentario