¿El insomnio incrementa el riesgo de Alzheimer?

Hace cierto tiempo que sabemos que el sueño es esencial para consolidar nuestros recuerdos; sin embargo, nuevos análisis han mostrado que, además de esto, reposar bien puede contribuir a impedir el deterioro cognitivo. En el artículo enseñamos lo que actualmente entendemos sobre la relación entre el insomnio y el riesgo de desarrollar Alzheimer.

Insomnio y Alzheimer: relación entre las alteraciones del sueño y los daños cognitivos

Las modificaciones del sueño son usuales en los ancianos, estimándose que casi el 60% tiene algún género de trastorno crónico del sueño. Sabiendo que la mayoría de las situaciones de Alzheimer se detectan en la gente mayores de 65 años, es lógico que la ciencia se pregunte si las modificaciones del sueño, como el insomnio, no van a tener algún encontronazo en el peligro de una persona de desarrollar Alzheimer y otras patologías que afectan al cerebro.

¿Por qué razón se ha sugerido que problemas como el insomnio podrían aumentar el peligro de Alzheimer?

Es recurrente que las personas con Alzheimer experimenten problemas para conciliar el sueño por la noche, y que tengan despertares frecuentes y somnolencia durante el día. Actualmente sabemos que asimismo las personas sin deterioro cognitivo, pero con peligro aumentado de desarrollar patología de Alzheimer, presentan cambios característicos en su patrón de sueño, sobre todo caracterizados por la desestructuración de la etapa no-REM, fase en la que reduce el flujo sanguíneo cerebral y la continuidad cardiaca, por ejemplo funcionalidades anatómicos:

  • Primeramente, los cambios que provoca el Alzheimer en el cerebro afectan a áreas cerebrales críticas para la regulación del sueño y la vigilia, lo que podría beneficiar la perturbación del sueño desde fases muy iniciales de la patología, posiblemente antes que aparezcan los primeros síntomas de pérdida de memoria
  • Además de esto, también se ha visto que, en ocasiones de  experimentación, tanto en animales como en personas a las que se ha privado de sueño, aumenta la existencia de la proteína beta-amiloide, entre las proteínas que se amontona en el cerebro de las personas con patología de Alzheimer.

El papel de la proteína beta-amiloide

Pero ¿por qué razón se acumulan mucho más esta proteína si sufrimos de insomnio u otras modificaciones del sueño? 

Por un lado, la producción de proteína beta-amiloide se asocia al nivel de actividad de las neuronas. Cuanto mucho más activas, mayor producción de beta-amiloide. Durante la vigilia el nivel de actividad de las neuronas es mayor que durante el sueño, por consiguiente, cuanto mucho más tiempo pasemos lúcidos, mayor acumulación de beta-amiloide. 

Por otro lado, últimamente se ha descrito que durante el sueño se activa un mecanismo llamado sistema glinfático, que se hace cargo de eliminar los desechos metabólicos acumulados en el cerebro a lo largo del día, entre ellos el exceso de proteína beta-amiloide.

Tener mucho más conocimiento sobre la relación entre los patrones de sueño y la enfermedad de Alzheimer podría ayudar a progresar el diagnóstico precoz de esta patología y abrir la puerta a posibles tratamientos precautorios basados en mejorar la calidad del sueño.

Deja un comentario