El perder peso puede ser un indicador de un mayor peligro de Alzheimer

Un equipo del Centro de Investigación de la Fundación Pasqual Maragall y del Centro de Investigación Cerebral Betaeta (BBRC) de Barcelona, ​​impulsado por la Fundación “la Caixa”, comprobó que la pérdida de peso en personas con mayor peligro de Alzheimer provocaba un deterioro cognitivo de la patología pronostica.

“Descubrimos que la pérdida de peso en personas sin cambios cognitivos puede adivinar cambios en los biomarcadores de la patología de Alzheimer, como la acumulación de tau y amiloide en el cerebro”.explicó el Dr. Oriol Grau, creador principal del estudio e estudioso de BBRC. La acumulación de estas proteínas indica un mayor riesgo de patología de Alzheimer y se advirtió 20 años antes del inicio de los síntomas cognitivos. Sin embargo, tenerlo no significa necesariamente que desarrollará demencia en algún momento.

La investigación fue publicada en la revista Investigación y régimen de la enfermedad de Alzheimer Investigadores del Hospital de Barcelona, ​​Roche Diagnostics International, el Hospital Universitario Sueco, el Centro de Investigación Biomédica En línea para el Envejecimiento Frágil y Saludable (CIBERFES) y el Centro de Investigación Ciberbiomédica también participaron en Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN).

Pierde peso de manera lenta

Para realizar este estudio, los estudiosos examinaron la asociación entre cambios de peso y biomarcadores de la patología de Alzheimer en 408 competidores sin cambios cognitivos en el estudio Alfa + patrocinado por la fundación “la Caixa”. Los competidores hicieron múltiples visitas con un promedio de 4 años de diferencia y se sometieron a una serie de pruebas cognitivas, clínicas y de imágenes.

Los resultados del estudio mostraron que los competidores con mayor peligro de patología de Alzheimer perdieron un promedio del 1% de su peso al año, al paso que los participantes con bajo riesgo no perdieron peso en promedio durante el período. Estas diferencias se identificaron tras considerar otras posibles causas de cambio de peso, como factores de riesgo cardiovascular o escenarios de ansiedad y depresión.

Hasta el día de hoy, distintos estudios epidemiológicos demostraron que el perder peso puede ocurrir diez años antes del comienzo de la demencia, pero existen pocos estudios sobre su empleo como predictores de la existencia de biomarcadores en la etapa preclínica de la enfermedad.

“Entre las hipótesis planteadas es que la patología de Alzheimer afecta directamente a la estructura del cerebro, el llamado hipotálamo; Aparte de otras funciones, esta zona asimismo regula el metabolismo del cuerpo y el consumo de energía. Por consiguiente, sus cambios pueden llevar a el perder peso. Variedad”explicó el Dr. Loi Olga.

Mejor identificación de la gente en riesgo de sufrir Alzheimer

La pérdida de peso en sí misma no es una medida útil del peligro de patología de Alzheimer, puesto que puede suceder por una pluralidad de causas. Dr. Sin embargo, Gray apuntó “Incluir un indicador de cambio de peso en un índice de peligro que abarque múltiples medidas puede ayudar a adivinar quién está en mayor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo a causa de la enfermedad de Alzheimer”.

El estudio abrió la puerta a integrar esta medida con otros factores de peligro identificados para que haya más herramientas para saber el peligro de Alzheimer. “Ya que este indicio puede monitorear mucho más de cerca a los pacientes que pierden peso con deterioro cognitivo y también identificar a quienes podrían favorecerse de pruebas mucho más específicas o probables estrategias de prevención”., concluyó el Dr. Gris.


Deja un comentario