El testamento escencial, ¿qué es y para qué se emplea?

Conforme el Alzheimer avanza, la aptitud para tomar decisiones se ve cada vez más mermada. Para este tipo de casos, donde la persona afectada va perdiendo la capacidad para expresar su intención, la legislación vigente contempla distintas fórmulas legales para garantizar que esta se cumple. Una de ellas es el testamento escencial, también popular como archivo de voluntades adelantadas. En el artículo examinamos qué es y para qué exactamente se utiliza.

¿Qué es el testamento vital?

El testamento escencial (o archivo de voluntades anticipadas) es una fórmula jurídica que deja mover normas sobre tratamientos médicos. Este archivo, que queda recogido en el historial clínico de la Sanidad Pública, posibilita que los médicos puedan entender y realizar las voluntades del tolerante. Se trata de un documento que siempre puede ser anulado por el otorgante.

El testamento vital deja dejar constancia de la voluntad para admitir o rechazar determinados métodos terapéuticos. Es una herramienta a la que los médicos tienen la posibilidad de acudir en el momento de tomar la decisión de regentar ciertos tratamientos.

A través del testamento vital, también se puede designar un interlocutor con el médico o el equipo sanitario que velará por el cumplimiento de las normas que se establezcan.

En el testamento escencial también se tienen la posibilidad de ofrecer advertencias sobre el género de atención que se desea recibir. Se tienen la posibilidad de precisar las opciones, por servirnos de un ejemplo, en relación a:

  • ser atendido en casa o en el hospital,
  • recibir asistencia religiosa o no,
  • negar o asegurar una autopsia,
  • permitir o no la donación de órganos para trasplantes o para destinarlos a la investigación científica.

En este tipo de testamento, asimismo puede indicarse la intención de ser incinerado o sepultado, entre otros.

¿Cuándo se puede pedir el testamento escencial y cuánto cuesta?

El archivo de voluntades anticipadas o testamento escencial puede pedirse cualquier ocasión de la vida adulta y mientras la persona tenga las facultades preservadas. Debe pedirse frente notario y tiene un coste aproximado de 60 euros.

Otra alternativa viable es llevar a cabo un documento privado y firmarlo ante tres testimonios con los que no permanezca relación de vínculo.

Realizar el testamento escencial es un trámite que genera alguna aprensión. En verdad, menos del 1% de la población española lo ha firmado. Sin embargo, es un documento esencial  para garantizar que, en caso de incapacidad, más adelante se cumplirán las voluntades propias respecto a los tratamientos médicos, liberando a los familiares de la compromiso sobre estas resoluciones. 

Información avalada por el Instituto de Notarios de Cataluña.

Deja un comentario