EL YOGA Y SUS BENEFICIOS

El yoga tiene efectos positivos sobre la movilidad, el fortalecimiento de los músculos de soporte y el bienestar general, entre otras cosas. Combinado con la meditación y la relajación, el yoga también tiene un efecto positivo sobre los síntomas relacionados con el estrés, la obesidad o los síntomas del dolor, como problemas de espalda o migrañas. Otra ventaja: el yoga es apto para todos los grupos de edad, una unidad dura entre 60 y 90 minutos y, con el enfoque adecuado, ofrece la oportunidad de armonizar cuerpo y mente y mejorar la calidad de vida en cada situación de la vida.

Cómo empezar con el yoga

Un entrenamiento especial de calentamiento, en el que se estimulan la circulación y el pulso, no es necesario con el yoga. Sin embargo, es beneficioso realizar ejercicios ligeros de movilización, por ejemplo, aflojar los círculos de los hombros, los tobillos y las muñecas o comenzar con una simple variación de saludo al sol. Esto tiene la ventaja de retirarse mentalmente de la vida cotidiana y dirigir la atención a la percepción consciente del cuerpo.

El yoga no es un deporte competitivo, por lo que la ambición personal no debe exceder los límites físicos. Con objetivos ambiciosos poco realistas y una orientación profesional inadecuada, pueden surgir quejas en la zona de la espalda y las articulaciones, que, sin embargo, son atípicas para el yoga. Al contrario: el yoga puede aliviar los dolores musculares o el dolor crónico en el sistema musculo esquelético, siempre que realice los ejercicios correctamente.

Dependiendo de la naturaleza de las quejas, el yoga ya tiene un efecto positivo si lo practicas una vez por semana. Sin embargo, lo ideal sería hacer los ejercicios de 3 a 4 veces por semana y aprender un programa que pueda hacer solo en casa.

Efectos positivos del yoga en la salud

El yoga tiene innumerables lados positivos, en general afecta el cuerpo y la mente:

  • relajante
  • movilizando
  • vigorizante
  • equilibrio
  • estimula la circulación sanguínea
  • promueve la concentración
  • vigorizante
  • holístico

El yoga clásico consta de 5 elementos:

  • Ejercicios físicos
  • Ejercicios de respiración
  • Recomendaciones de dieta
  • Reflexión y concentración interior (meditación)
  • Relajación

Muchas técnicas de yoga son beneficiosas de varias formas desde un punto de vista médico convencional y, por tanto, pueden usarse terapéuticamente además del tratamiento médico. En el caso de diagnósticos médicos, sin embargo, los ejercicios deben ser enseñados individualmente y por un profesor de yoga con reconocida formación terapéutica. En el sentido médico, el yoga es una vía terapéutica complementaria que puede traer alivio, especialmente para los siguientes cuadros clínicos:

  • Asma: Debido a los ejercicios de respiración que se practican en el yoga y la movilización de la columna torácica y el pecho, el yoga tiene un efecto positivo en las personas con enfermedades asmáticas. Cambia el comportamiento respiratorio, la respiración se vuelve más profunda y más lenta. El sistema nervioso vegetativo se calma y los miedos se alivian.
  • Presión arterial alta: los ejercicios de yoga específicos también tienen un efecto positivo en el sistema nervioso vegetativo. El yoga no afecta el rendimiento de resistencia, pero los ejercicios físicos y respiratorios adecuados también pueden activar el sistema cardiovascular y promover el flujo sanguíneo a los órganos internos. Los ejercicios de relajación ayudan a calmar el sistema nuevamente.
  • Metabolismo y peso corporal:  según estudios científicos, la reducción del nivel de azúcar en sangre en la diabetes ya es posible después de 6 meses. También se ha demostrado que las personas con sobrepeso pierden peso con ejercicio regular. Algunos estilos de yoga no tienen una influencia directa en la descomposición de la grasa, pero las instrucciones de yoga dinámicas individuales (por ejemplo, Ashtanga yoga) son intensivas en movimiento y, por lo tanto, también son adecuadas como entrenamiento físico para perder grasa.
  • Dolor de cabeza: especialmente los elementos tranquilos (meditación, respiración, relajación) del yoga tienen un efecto positivo sobre las migrañas. Los dolores de cabeza crónicos suelen ir acompañados de tensión muscular (especialmente en el área del cuello) y el yoga puede ayudar significativamente a relajar los músculos.
  • Problemas de espalda y articulaciones: con la ayuda de ejercicios físicos realizados correctamente, todo el sistema musculo esquelético se vuelve más flexible y móvil.

Los usos del yoga para la salud

En el curso de la terapia de yoga, se seleccionan técnicas de yoga clásicas que se adaptan individualmente a los síntomas del paciente. Estas técnicas incluyen una combinación de ejercicios de respiración, movimiento, relajación y meditación, esencialmente elementos del yoga tradicional indio.

El yoga es un concepto de salud integral, por lo que se seleccionan ciertos ejercicios de respiración y movimiento, que pueden variar según la edad y los síntomas. El concepto terapéutico respectivo no se centra en los síntomas, sino que trata a la persona como un todo. Por ejemplo, los ejercicios físicos clásicos individuales (por ejemplo, guerrero, puente, asiento giratorio) pueden ser útiles para problemas con el sistema musculo esquelético, especialmente la columna, e incluyen parte del concepto individual. Para otros pacientes (por ejemplo, asma, presión arterial alta), la combinación correcta de técnicas de respiración y relajación puede estar en el primer plano de un concepto de yoga individual, pero siempre incorporada en un enfoque holístico.

Efecto del yoga en la mente y el cuerpo.

Esencialmente, el yoga tiene dos modos de acción:

  • Efecto fisiológico:  los ejercicios de movimiento y respiración tienen un efecto de equilibrio en el cuerpo. Los músculos se fortalecen y aflojan, se libera la tensión y cambian los patrones de postura.
  • Efecto psicológico:  el sistema nervioso vegetativo se estimula con la ayuda de elementos de respiración y relajación, ejercicios específicos calman y devuelven el equilibrio a tu cuerpo. Este beneficio se vuelve efectivo cuando los nervios simpático y parasimpático están equilibrados: estas dos partes del sistema nervioso autónomo controlan nuestros procesos involuntarios en el cuerpo. El sistema nervioso parasimpático reduce el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria y la liberación de hormonas del estrés.

Deja un comentario