¿En qué radica el régimen psicológico para la adicción al tabaco?

El tabaco mata alrededor de 8 miles de individuos todos los años. Lo que la mayoría de aquellas personas tenían en común es que probablemente no aguardaban ser parte de esa negra estadística mientras fumaban cigarrillos unos años antes.

Fumar mata, pero eso ya lo sabes. Años de cajetas de tabaco con desapacibles imágenes de pulmones negros o sanguinolentos no han bastado para hacer que pasaras a la acción.

No fumar más no es moco de pavo, por más que te lo afirme alguien que lo haya logrado. La adicción al tabaco es un problema complejo, como cualquier otra adicción, y los consejos bienintencionados no ayudan a todo el mundo, pues cada caso es diferente, cada fumador es diferente. Tenemos que tomar en consideración la genética de la persona, sus hábitos de consumo, el miedo al cambio, la estrategia de prevención de recaídas…

¿De qué forma es el régimen psicológico para la adicción al tabaco?

En el artículo te explicaré exactamente en qué consiste un régimen psicológico para la adicción al tabaco y cuáles son los pilares fundamentales.

Hallar la motivación para dejar de fumar

La mayor parte de fumadores se pasan la vida pensando en dejar de fumar. Pero no se animan (tienen miedo a fracasar) o no lo piensan una prioridad.

Desde que trabajo en adicciones, cientos y cientos de personas me contaron de qué forma han estado proponiéndose la iniciativa de no fumar más durante múltiples décadas, pero que jamás parecía el instante correcto, siempre y en todo momento encontraban alguna excusa para posponer el tema todavía más.

Uno de los primeros temas que se van a trabajar en la terapia sicológica para dejar el tabaco van a ser las causas de la persona para desear el cambio. La mayor parte de fumadores llevan muchos años fumando que no recuerdan cómo se sentían antes de empezar a fumar (la mayor parte de la gente comienza a fumar en la adolescencia o en sus 20).

Lamentablemente, en las situaciones de adicciones es poco común que la gente tome la resolución de dejarlo por sí mismas, sino frecuentemente son empujados por sus familiares o la pareja. En las situaciones de tabaquismo, por el hecho de que los seres queridos del fumador se empiezan a preocupar por su estado de salud y las probables secuelas.

Al principio del desarrollo de terapia de deshabituación del tabaco, el sicólogo se asegurará de que la persona ha encontrado causas propias para no fumar más.

Moverse por la presión familiar puede ayudar al principio a dar los primeros pasos, pero en la mayoría de casos no basta: la persona debe de conectar con sus razones personales para querer dejar el tabaco, conectar con su deseo para el cambio. De lo contrario, el tratamiento para dejar de fumar va a estar culpado al fracaso.

Lo más importante sobre la motivación es que es realmente difícil mantenerla intacta en todo momento. El beneficio de llevar un seguimiento con un profesional de la psicología es que te acompañará en el proceso y te ayudará a recordarte tus razones para estimar no fumar más.

Investigar los hábitos de consumo de tabaco

Un psicólogo especialista en el régimen de la adicción al tabaco enfocará tu caso de forma estratégica. Como con algún otro inconveniente de adicción, cualquier fumador que quiera dejar los cigarros va a deber comprender sus hábitos de consumo.

¿Cuántos años transporta fumando? ¿Cuántos cigarrillos fuma cada día normalmente? ¿Cuándo los fuma, en qué instantes del día? ¿Dónde fuma, en qué lugares y ocasiones? ¿Fuma siempre y en todo momento a solas o pasa tiempo con otros fumadores? ¿Qué cigarrillos fuma con más ansiedad, y cuáles mucho más en “piloto automático” o por inercia? ¿Qué siente antes, durante y después de cada cigarrillo? ¿Tuvo intentos de no fumar más anteriormente? ¿Por qué razón no funcionaron? ¿Cuáles son las principales causas de recaída en su caso? ¿Cómo de largos han sido sus mayores periodos de abstinencia?

Y estas son solo unas escasas. En las primeras sesiones se va a hacer una extensiva evaluación del problema de adicción, y se van a sacar conclusiones, se establecerán objetivos a corto plazo, y se escogerán las estrategias que más se adecúen al caso.

Porque lo que asistió a un individuo (Carlos, 32 años fumando, cerca de paquete y medio cada día, su mujer murió de cáncer de pulmón, fuma en el trabajo y ha recaído 2 ocasiones yendo de cervezas con los amigos) no será igualmente efectivo para otro (María, 15 años fumando, su pareja no fuma y no le gusta que fume, baja autovaloración y mucha culpabilidad, jamás he intentado dejar de fumar por miedo a la ansiedad, fuma 10 cigarrillos cada día de media).

Superar el síndrome de abstinencia de la nicotina

El síndrome de abstinencia del tabaco es la razón principal por la que la mayoría de fumadores siguen pagando a las grandes tabacaleras por envenenarles.

El mecanismo del tabaco es sencillo. La nicotina es altamente adictiva, conque el cerebro desarrolla dependencia velozmente, tras unas pocas dosis. A más fuma la
persona, mayor tolerancia a la nicotina desarrolla el cuerpo. Esto va a hacer que la persona necesite dosis de nicotina cada vez mayores para sentirse bien.

A los 30 minutos de haber fumado un cigarro, el cuerpo ahora ha metabolizado (eliminado) gran parte de la nicotina. El cerebro detecta que los niveles de nicotina en sangre han bajado, con lo que comienza a “echar de menos” la nicotina. Ahí es cuando la mayor parte de fumadores comienzan a sentir malestar.
Los síntomas del síndrome de abstinencia del tabaco más habituales son:

  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Tristeza o apatía
  • Cansancio
  • Temblores o incluso pavor
  • Cambios de humor bruscos
  • Dificultad para meditar con claridad
  • Problemas para dormir

Por diferencias genéticas, cada individuo experimentará el síndrome de abstinencia de una manera diferente. Hay personas que consiguieron dejar de fumar de un día para otro, sin prácticamente ansiedad. Por desgracia, es una minoría.

La mayoría de personas experimentan algún género de síndrome de abstinencia, en su mayoría sensaciones desapacibles o aun llegar a la ansiedad.

Habitualmente, el síndrome de abstinencia puede ser tan desagradable que la persona termine encendiendo un cigarro solo para hacer que el malestar desaparezca rápido. De ahí que la multitud recae. No es una cuestión de fuerza de voluntad.

Por eso es tan esencial contar con el apoyo y acompañamiento de un psicólogo a lo largo del tratamiento para la adicción. Un óptimo sicólogo experto en adicciones va a ayudar al fumador a afrontar el malestar del síndrome de abstinencia, y a perderle el temor.

De qué manera sobrepasar la dependencia emocional al tabaco

Además de los síntomas físicos del síndrome de abstinencia de la nicotina, el fumador que quiera superar su adicción habrá de sobrepasar asimismo su dependencia sensible al tabaco.
En muchos casos, el tabaco estuvo presente en la vida de la persona a lo largo de varios años. Formó una parte de muchísimas ocasiones y rituales, se ha integrado profundamente en la vida de la persona.

Un fumador probablemente halla construido muchísimos rituales alrededor del tabaco, como el cigarrillo de tras comer, el del café, el del reposo en la oficina con los compañeros, el de salir de clase, el que acompaña a las cervezas del viernes, el de salir al balcón a tomar al aire, el cigarrillo de mientras se ve una película o una serie… Y todo eso sin tener los estados de ánimo a los que haya quedado condicionado el tabaco: relajación, celebración, en instantes agobiantes, etc.

La persona deberá estudiar a afrontar todas y cada una esas ocasiones sin tabaco. Estas serán también ciertas de las dianas terapéuticas para la etapa de cuidado y prevención de recaídas.

Actividades elecciones, evitar determinadas ocasiones con gran peligro de recaída, crear un nuevo modo de vida… son pasos escenciales que la mayoría de fumadores se brincan cuando procuran dejar el tabaco por su cuenta sin régimen psicológico.

Cualquier persona puede dejar de fumar unos días o semanas sin demasiado esfuerzo, pero mantenerse sin recaídas es la parte difícil. Muchas personas sufren recaídas, y lo viven con mucha frustración y sensación de fracaso.

¿Buscas ayuda profesional?

Soy Luis Miguel Real, y desde hace años me dedico a contribuir a personas con inconvenientes de adicción. He ayudado a cientos de personas a dejar de ser esclavas del tabaco y a no fumar más sin recaídas.

Si has tomado la resolución firme de no fumar más, puedo guiarte. Ponte en contacto conmigo y nos vamos a poner a trabajar en ello a la mayor brevedad.

Deja un comentario