¿Existe relación entre el alcoholismo y la depresión?

La depresión y el alcohol son 2 cosas con las que no tenemos la posibilidad de eludir convivir en nuestra vida día tras día. No obstante, existe una fuerte correlación entre ellos. La depresión está asociada con habilidades cognitivas más bajas y el alcohol está relacionado con hábitos de aislamiento social.

Cuando pensamos en la depresión y el alcohol, normalmente podemos pensar en ellos como problemas separados o subgrupos de lo mismo. Ambos tienen efectos negativos en la sociedad y llevan a la gente al punto en que no pueden marchar apropiadamente en ámbitos sociales.

Charlemos de la depresión

La depresión es una patología que sufren muchas personas en el mundo y que se debe a diversas razones.

Las personas que sufren depresión suelen perder el interés en las actividades que acostumbraban a efectuar. Estas pérdidas de interés tienen la posibilidad de ser tan graves que el tolerante empezará a evitar toda forma de actividad física o mental, encerrándose en su mundo y aislándose poco a poco más.

Muchas personas que luchan contra la depresión tienen un sentimiento de abatimiento y falta de poder. Sienten que nada les sale bien y que no pueden progresar.

De ahí que es requisito desarrollar resistencia al sentimiento de abatimiento que experimentamos en el momento en que atravesamos un periodo de depresión. Esto nos va a ayudar a lidiar mejor con los sentimientos y seguir adelante en la vida.

Además de estar deprimido, el tolerante asimismo suele estar más ansioso. Esto puede ocasionar muchos síntomas de depresión y ansiedad y perjudica la calidad de las relaciones que se crean.

Y esto nos hace plantearnos el interrogante de si este estado depresivo puede producir en una adicción, como por servirnos de un ejemplo, al alcohol.

¿Por qué razón se recurre al alcohol?

El apartado previo se cerraba con una pregunta a la que debemos contestar, lamentablemente, de forma afirmativa. Es requisito rememorar que la adicción es una condición complicada y que no todos los que la sufren de depresión se volverán adeptos al alcohol.

Sin embargo, para varias personas, es la única forma en que tienen la posibilidad de enfrentar el estrés. Esto se origina por que el alcohol da una sensación de tranquilidad y alivio del agobio mismo. Asimismo los hace sentir bien consigo mismos y sube su autoestima (aparentemente).

Algunos de los “provecho” que el alcohol trae a quien lo consume es esa sensación de euforia, o de desinhibición. En el momento en que te tomas una copa, te tranquiliza, te sientes bien, pero después el efecto se pasa, y si deseas volver a sentirte de esta manera, tienes que volver a tomarte otra, y otra mucho más. En el momento en que te deseas dar cuenta, ahora bebes más de lo que deberías, tanto, que es el instante en el que no puedes pasar sin esa copa de por la mañana, ni de medio día.

Es importante indicar que la sensación de euforia inicial es seguida por resultados consecutivos desagradables como depresión, ansiedad y preocupación. Esta reacción adversa puede durar un tiempo relativamente largo después del consumo que de forma frecuente empeora progresivamente durante un período temporal.

Tomar alcohol activa de manera continua exactamente los mismos neurotransmisores en nuestro entendimiento que nos hacen sentir ansiosos y nos capturan en la bebida. Es por eso con lo que la única forma de hallar no sentirnos así es beber mucho más, lo que hace que quedes inmerso dentro de una rueda de hámster que te va a llevar a un problema cada vez mayor.

La relación entre depresión y adicción al alcohol

Entre las causas mucho más importantes por las que la gente se sienten deprimidas es la carencia de energía suficiente para continuar viviendo. Esta falta de energía puede impedirte alcanzar tus objetivos.

La relación entre depresión y adicción asimismo ha sido bien estudiada en los últimos años. La adicción tiene relación a un patrón en el que la persona regresa reiteradamente a consumir drogas o alcohol pese a no poder lidiar con sus inconvenientes por sí misma, al paso que la depresión te lleva a un estado en el que solamente quieres hacer es consumir eso que te hace sentirte mejor, sin pensar en los inconvenientes que puede provocar.

Sin lugar a dudas, el consumo de alcohol puede parecer una solución simple a fin de que, si estás deprimido, te sientas mejor. Sin embargo, es una solución muy negativa, puesto que puede hacerte caer en una adicción además de esto, con lo que deberás combatir con 2 problemas.

Deja un comentario