fuente de salud física y mental

El agua es una bebida fundamental para que todos y cada uno de los procesos de nuestro cuerpo funcionen de manera correcta. Tomar agua deja una aceptable hidratación, lo que es esencial para mantener la salud física y mental a cualquier edad. Si deseamos mantener un patrón de alimentación sana, el agua debe ser nuestra bebida primordial.

Tomar agua es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo

El agua es el componente esencial del cuerpo humano. El organismo de un individuo adulta cuenta con un 60% de agua. Los niños y los jubilados son los colectivos más propensos a sufrir deshidratación, con lo que es esencial que siempre y en todo momento tengan agua a su alcance.

El agua no posee contraindicaciones y todo lo que puede darnos son provecho. Además de esto, no aporta calorías. Tomar agua favorece la digestión y combate el estreñimiento, calma el cansancio y los dolores de cabeza, contribuye a perder peso, es buen aliado en muchas dolencias recurrentes, como el resfriado o la gripe, mejora el estado de ánimo y favorece la salud de nuestra piel.

¿Cuánta agua debemos tomar?

Es difícil detallar la cantidad precisa de agua que debe consumir una persona al día, ya que las necesidades tienen la posibilidad de variar en función de causantes como la actividad física, el clima o la edad.

Se recomienda la ingesta de unos 2 litros de agua al día. Esta aportación la obtenemos, no solo tomando líquidos (esencialmente agua, pero asimismo leche, infusiones, sopa, jugos, etcétera), sino más bien también a través del agua que contienen ciertos alimentos sólidos que consumimos a lo largo del día, como la fruta y las verduras.

Además de esto, si hacemos ejercicio o salimos a caminar, es conveniente eludir las horas de máximo calor, protegerse del sol y llevar siempre una botella de agua. Hay que hidratarse antes, a lo largo de y después de realizar ejercicio físico y, si bien estemos en reposo, tomar asimismo si el ámbito es en especial caluroso. Además, es aconsejable tomar un vaso de agua antes de acostarnos y otro al levantarnos en tanto que, mientras dormimos, también perdemos agua.

Qué bebidas son y no son recomendables para hidratarnos

Es requisito tomar agua a menudo, en proporciones pequeñas y cualquier ocasión del día, sin necesidad de esperar a tener sed. En verdad, es recomendable avanzarse a ella y tomar agua antes que el cuerpo nos la pida.

Y siempre hemos de elegir preferentemente el agua frente otro género de bebidas, a sabiendas de que la hidratación se puede complementar  con infusiones, sopas o zumos de fruta naturales. No debemos consumir bebidas alcohólicas como fuente de hidratación. El consumo de jugos envasados o refrescos azucarados debe ser ocasional y jamás tienen que consumirse como sustitutivos del agua.

 

Fuente: Elaboración propia sobre la base de materials del Canal Salud de la Generalitat de Catalunya.

Deja un comentario