impacto económico para la sociedad

Un estudio nuevo, efectuado con la colaboración del BarcelonaBeta Brain Research Center, el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, constata que hay costes ocultos derivados de la enfermedad de Alzheimer, y de las demencias en general, que son pasados por alto cuando se analiza el encontronazo de estas anomalías de la salud. En el presente artículo resumimos el estudio y enseñamos cuáles son estos costes que pasan inadvertidos.

Nuevo estudio sobre los costes “ocultos” del Alzheimer y las demencias

La gaceta médica Journal of Alzheimer’s Disease ha dado a entender un nuevo estudio que comprueba que los costos estimados de las patologías que derivan en demencia, como el Alzheimer, son solo la punta del iceberg del impacto económico que tienen en la sociedad. En estas estimaciones no se incluyen varios de los altos costos que implican para la gente con Alzheimer, sus cuidadores, y sus familias. Son los referidos como costes “ocultos”, y estos son algunos de ellos: 

  • Problemas de salud, como ansiedad o depresión, derivados del cuidado de un individuo con demencia.
  • Familias forzadas a recortar costos o a usar sus ahorros para atender a sus seres queridos.
  • Reducción de la calidad de vida de las personas con demencia y de sus cuidadores.
  • Costos que se van juntando a lo largo de los años previos al diagnóstico

Además, en este género de patologías, de forma frecuente no se diagnostica a la aparición de los primeros síntomas. De esta manera, sucede que estos se atribuyen a otras patologías, se diagnostican mal o incluso son ignorados, lo que puede conllevar un prominente coste, tanto social como económico, ahora desde antes del diagnóstico.

En estudios anteriores, en el análisis del impacto económico se diferencian 3 tipos de costos:

  • Costos directos: se refieren a costes relacionados con la atención médica y la asistencia popular.
  • Costes indirectos: costes derivados del cuidado por la parte de seres queridos o la reducción de productividad de la gente que no tienen la posibilidad de trabajar.
  • Costes intangibles: la reducción de la calidad de vida que experimentan tanto las personas con demencia como sus cuidadores.

A nivel mundial, los costos de esta patología son de 1 billón de dólares cada un año. Se estima que para 2030 el coste global de la demencia alcanzará los 2 billones de dólares estadounidenses, cifra que podría desbordar la capacidad de los sistemas sanitario y popular. En verdad, solo en España, el coste de esta patología llega a los 20.800 millones de euros anuales, lo que piensa un coste por tolerante aproximado de 24.184€. Todo ello sin tener en cuenta los costes ocultos que se recopilan en este nuevo estudio. Estos datos ubican a enfermedades como el Alzheimer entre las más costosas en nuestro país.

La importancia de tener datos precisos

Este estudio fué efectuado por un equipo internacional de especialistas del mundo académico, centros de investigación, consultoras y organizaciones sanitarias. En él argumentan que, de cara a futuras políticas sobre la demencia, es vital poder contar con datos más precisos sobre los costes reales de la patología

El Dr. José Luis Molinuevo, coautor del estudio y director científico del Programa de Prevención del Alzheimer del BarcelonaBeta Brain Research Center, el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, indica que “tener un coste estimado acertado va a tener un impacto colosal en el sistema de apoyo del que dispone esta clase de enfermedades.

Por su lado, Alireza Atri, MD, PhD, creador principal del estudio y directivo del Instituto de Investigación Banner Sun Health de Arizona expresa que “existen unas diferencias muy grandes entre la forma de calcular los costos de la demencia y los que han usado para el estudio. Se estima que el gasto para una persona con demencia puede llegar a una tercer parte de la riqueza de su hogar en los cinco últimos años, el coste de atención médica de los cuidadores son el doble que los de los no cuidadores y que los costes aumentan hasta 10 años antes del diagnóstico”.

Hillary Evans, directiva ejecutiva del Alzheimer’s Research UK, concluye que “el estudio resalta solo algunos de los desafíos que la demencia trae para las familias y que es esencial que se reconozcan estos costes y que es requisito localizar mejores formas de medirlos”.

Deja un comentario