Inseguridad y autoestima baja – Psicoterapia corto y positiva. Terapia de pareja, individual y de adolescentes

La inseguridad personal es un estado en el que no somos capaces de confiar en nuestras destrezas y sentimos que no respondemos a las expectativas que nos imponemos. La inseguridad personal y sensible tiende a estar muy relacionada con una baja autoestima y una imagen negativa de nosotros.

Muchas son las personas que sufren de inseguridad y autovaloración baja, algo que influye en todas las áreas de su historia, lo que les transporta a no valorarse a sí mismos, a verse como personas que no tienen valor en sí mismas y que no están en su derecho a querer y exigir nada, a no considerarse merecedoras del amor o del respeto de los demás y a no permitirse combatir por sus sueños y sus derechos. Esta baja autoestima no hay que a una carambola del destino, sino que tiene su origen en las experiencias de la persona, sobre todo en los primeros años de su vida, edad a la que se forma la personalidad y el auto-término de uno mismo.

Tener una opinión negativa de nosotros piensa una falta de seguridad y esto puede ocasionar inconvenientes en la persona que lo padece en el momento de confrontar a ciertas situaciones diarias, como tienen la posibilidad de ser decir su opinión, batallar por objetivos de superación personal o las relaciones entre personas.Por los general este tipo de nosología llevan ligadas otras más que se desarrollan transcurrido el tiempo como la ansiedad, el agobio o la depresión.

Causas de la inseguridad y la autestima baja

  • Estilo de apego inseguro: a lo largo de los primeros años de vida, definimos nuestro autoconcepto desde el aprecio y del apego que recibimos de nuestros progenitores y/o cuidadores. Un tipo de apego negativo está relacionado con la inseguridad sensible y la baja autoestima.
  • Presión externa: en la sociedad actual, vivimos todo el tiempo presionados a cumplir un sinfín de expectativas que, muchas veces, llegan a ser una carga sicológica muy importante.
  • Expectativas demasiado altas: como comentamos en el punto previo, obligarnos a cumplir unas misiones demasiado rigurosos puede provocarnos mucha frustración si no las alcanzamos todas y cada una. Como consecuencia de dicha frustración, estamos mal con nuestro desempeño y eso provoca un prominente nivel de inseguridad personal.
  • Vivencias negativas o traumáticas: otra de las causas mucho más frecuentes de la inseguridad en uno mismo es el hecho de haber vivido por un hecho traumático como puede ser una relación de abuso, o maltrato psicológico.

10 síntomas de inseguridad y autovaloración baja según la psicología

Podemos comprender si tenemos inseguridad sensible identificando algunas de las señales y síntomas que enumeraremos ahora:

  1. Indecisión o contrariedad para tomar resoluciones
  2. Necesidad de aprobación incesante por parte de los demás
  3. Miedo al abandono o al rechazo
  4. Miedo al cambio y a los retos, adversidades para amoldarse a una exclusiva situación
  5. Nivel de exigencia muy alto
  6. Pensamientos negativos sobre nuestra imagen
  7. Dificultades en las relaciones sociales
  8. Sentimientos de envidia y celos, este síntoma se ve más pronunciado en personas inseguras en una relación
  9. Baja tolerancia a la frustración
  10. Estilo de comunicación pasivo, sin expresar las pretensiones y sentimientos propios

En Psicologos Sant Cugat vamos a abordar tu problema de inseguridad y autovaloración baja desde distintas líneas de régimen:

1. Redefinir tu imagen

Una de las resoluciones para sobrepasar la inseguridad de raíz es redefinir la imagen que disponemos de nosotros mismos. Si en nuestro caso, la inseguridad emocional tiene su origen en la niñez, es esencial cambiar la valoración personal y el autoconcepto mental. Pensar en quienes somos independientemente de lo que en nuestra educación nos han comunicado parece complicado, pero con el apoyo de un terapeuta es un ejercicio posible y muy eficiente.

2. Reestructuración cognitiva

Este ejercicio apoyado en la terapia cognitiva puede ser muy efectivo para batallar la inseguridad. Se recogen oraciones y pensamientos que disponemos sobre nosotros mismos, y se reestructuran enfocándolos de una forma más efectiva.

Es primordial aprender a detectar el tipo de diálogo interno que contamos. No acostumbramos a darnos cuenta de los comentarios negativos que somos capaces de decirnos.

3. Estrategias de comunicación asertiva

Entre los síntomas de la inseguridad personal y emocional es un estilo comunicativo pasivo. Este género de comunicación se caracteriza por no mostrar nuestros pensamientos y conmuevas por miedo a ser juzgado.

La comunicación asertiva se apoya en poder expresar sin ofender a los demás pero sin tener miedo de expresar tus derechos y hacer llegar tus pretensiones. Si tienes ganas de saber más, aquí te ofrecemos algunas activas de comunicación asertiva.

4. Entrenamiento en habilidades sociales

Una vez tratamos de solucionar nuestros pensamientos y estilos de comunicación, podemos trabajar las capacidades sociales. Un individuo insegura emotivamente suele relacionarse con miedo y miedo al rechazo. Por este motivo, trabajar las habilidades sociales desde el intelecto emocional puede ser un ejercicio muy eficiente para superar la inseguridad en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida.

Deja un comentario