juntos para vencer al Alzheimer

El Alzheimer pertence a los grandes retos de nuestro siglo. Conforme la promesa de vida aumenta, el número de casos aumenta. En el planeta se diagnostica un caso nuevo de Alzheimer cada minuto.

Se estima que hay 46 miles de individuos que padecen demencia, en la mayor parte de las situaciones se trata de Alzheimer Si no hacemos nada por evitarlo, en 2050 esta cifra se habrá multiplicado por tres.

 

 

Estudiamos de qué forma cambiar la narración de esta enfermedad

Ha dicho Pasqual Maragall que en ningún lugar está escrito que el Alzheimer sea invencible. Por eso trabajamos para cambiar la narración de esta patología.

Entre los proyectos más esenciales de la Fundación Pasqual Maragall es el Estudio Alfa para la prevención de la patología de Alzheimer, en el que forman parte mucho más de 2.743 competidores voluntarios dispuestos a vencer a esta enfermedad.

Entendemos que los daños que esta enfermedad causa en el cerebro pueden haberse iniciado hasta 20 años antes de la manifestación de los primeros síntomas. Esos cambios funcionales y estructurales se producen en el cerebro silenciosamente. Si fuésemos capaces de retrasar el comienzo de la enfermedad unos cinco años, el número de casos se reduciría aproximadamente a un tercio.

Para conseguirlo, avanzar en la prevención es clave. Necesitamos entender qué sucede en el cerebro antes de que el Alzheimer se desarrolle. Debemos accionar antes que sea demasiado tarde, en el momento en que los daños son ya irreversibles.

La Fundación Pasqual Maragall cuenta con un equipo científico de 50 investigadores y profesionales que trabajan para la detección precoz y la prevención del Alzheimer.

Cuidando a los cuidadores de personas con Alzheimer: los grupos terapéuticos

Otra parte fundamental de la Fundación son los conjuntos terapéuticos para cuidadores. En ellos forman parte familiares y cuidadores de enfermos de Alzheimer, que reciben consejos sobre cómo cuidar de la gente con Alzheimer, comparten sus emociones en conjunto y aprenden a cuidarse a sí mismos.

Los cuidadores son personas que viven bajo una gran presión sensible. De ahí que habitualmente padecen inconvenientes sicológicos y de salud, como depresión, ansiedad o sensación de sobrecarga.

El confort de un individuo con Alzheimer es dependiente del bienestar de sus cuidadores. La gente que han participado en los grupos terapéuticos afirman que estos les han servido para comprender la enfermedad, convivir con ella y tener mucho más herramientas para gestionarla, tanto en fases tempranas, como más adelante, a medida que el Alzheimer va avanzando.

 

Deja un comentario