La PNL original y el tercer hombre ninguneado

En los Estados Unidos de los años 70 nació la Programación Neurolingüística, mucho más famosa por sus iniciales PNL. Una metodología que en la actualidad es enseñada y practicada singularmente en el planeta del desarrollo humano por la capacidad del modelado de la excelencia que proporciona, pero que varios aplican sin entender cuál es su origen y, lo que es más esencial, por qué se creó.

Nos encontramos en muchos casos una enseñanza de la PNL centrada solo en enseñar sus activas y sus técnicas, lo que hace que el conocimiento de la especialidad sea parcial: si los que manejan esa metodología no tienen idea sus fundamentos, van a poder emplear sus herramientas, pero de una manera vacía y limitada pues desconocen las bases sobre las que se asientan exactamente las mismas y todas y cada una de las posibilidades que verdaderamente tienen.

Tenemos la posibilidad de realizar un símil con un cocinero y sus cuchillos de cocina. El chef puede comprender realmente bien todos y cada uno de los cuchillos y para qué sirve cada uno. Pero si, además de esto, sabe que el cuchillo del pan cumple su función por el hecho de que tiene sierra de dientes que facilitan el desgarre del pan sin romperlo, tendrá una visión mucho más amplia de ese cuchillo y comprenderá que, igual, más allá del pan, puede usarlo en otros casos, para cortar bizcochos, panettones u otros alimentos de textura afín.

Volviendo a los orígenes de la PNL

De esta manera, en los últimos tiempos está consolidándose una corriente dentro de la capacitación en PNL que aboga por estudiar los fundamentos teóricos que hicieron posible el nacimiento de la metodología para poder entenderla mejor en su totalidad y, con esto, sacar considerablemente más provecho a las técnicas y herramientas que la sostienen.

Uno de los principales defensores de esta inclinación es Frank Pucelik, un irreconocible para bastantes, pero una figura clave en el mundo de la PNL: se encuentra dentro de los co-creadores de la Programación Neurolingüística al lado de las dos figuras cuyos nombres son los que siempre se asocian con su nacimiento, Richard Bandler y John Grinder.

¿Por qué razón Frank Pucelik ha sido ‘borrado’ en algunos casos de la ‘paternidad’ de la PNL? La verdad es que no hay historias rocambolescas ni intrigas ocultas. Podemos decir que ha sido fruto de la propia evolución del estudio de la PNL y de nuestra forma en que se desarrolló la carrera de Frank más tarde.

El nacimiento de la Programación Neurolingüística

Frank Pucelik sirvió en la guerra del Vietnam y regresó a finales de los 60 a USA con 21 años y conmocionado psicológicamente por lo vivido allí. Tratando dar contestación a sus ‘demonios’ reanudó sus estudios de psicología que había abandonado sin muy excelente resultados, carrera que culminó con excelentes certificaciones esta vez, lo que le valió para poder moverse a principios de los 70 a la Facultad de California Santa Cruz, centro neurálgico de los grandes pensadores actualmente, para seguir estudiando sobre la Gestalt, la corriente psicológica donde fundamentó su carrera.

Estando allí conoció a Richard Bandler, un apasionado de la psicología que estaba haciendo en ese instante trabajos de transcripción de las ponencias de Virginia Satir y Fritz Perls y a las que Frank también acostumbraba a asistir. Observando a estos afamados terapeutas, tal como a Milton Erickson, se dieron cuenta de que lograban resultados siempre y en todo momento exitosos en sus terapias y decidieron llevar a cabo un trabajo de modelado de sus forma de trabajar para revisar ellos mismos si aplicando esos modelos obtenían exactamente los mismos desenlaces. Los seminarios sobre Gestalt que dieron realizando ‘su ensayos’ adquirieron pronto una fama espectacular: los 2 jóvenes lograban exactamente los mismos desenlaces de éxito que terapeutas de prestigio con muchos años de experiencia.

Pero había un problema. Bandler y Pucelik no sabían explicar de qué manera ocurría, qué era lo que hacía que estos métodos funcionaran. Y entonces invitaron al lingüista John Grinder a asistir a esos seminarios, lo que sirvió por fin para ofrecer respuesta a través de la gramática transformacional a su duda. Lo que Grinder demostró es que había unas construcciones del lenguaje, unos patrones que empleaban y que se repetían y que eran los que conseguían modelar los hábitos de una forma magistral y conseguir los resultados deseados.

Tras conseguir esas conclusiones se dieron cuenta de que si podían extraer una metodología pautada sobre de qué manera actuaban, de qué forma hablaban y se hablaban aquellas personas geniales, esa metodología, esas herramientas, podían ser usadas por otros para conseguir también resultados espectaculares en su vida. Nació así el germen de la PNL, lo que en un principio llamaron ‘Estudio de la Excelencia’ o sencillamente Misión (mucho más allá).

La evolución posterior y la desaparición de Frank Pucelik

Aunque los tres autores nombrados fueron los progenitores desarolladores de la Misión (aún no se conocía como PNL), estuvieron rodeados y apoyados asimismo por un conjunto de 15 estudiantes.

La disparidad de puntos de vistas de un grupo tan amplio como heterogéneo llevó a que en la época de los 70 Frank Pucelik fuera invitado a abandonar el conjunto de estudio. Por esa razón, los libros publicados inmediatamente después por Bandler y Grinder, ‘La estructura de la Magia’ I y II, donde se charla por primera vez de la Programación Neurolingüística, Frank Pucelik no está incluido: él ahora había tomado otro rumbo en el estudio de la disciplina.

Frank Pucelik se llevó con él el nombre de Misión y creó en 1977 Misión International Inc., la asociación que hoy día sigue estando bajo la denominación Meta international. Al poco tiempo Bandler y Grinder asimismo apartaron sus caminos y la PNL recién nacida se acabó construyendo absolutamente en los próximos años ahora en manos de otros autores como Roberts Dilts, Stephen Giiligan, Judith Delozier o Leslie Cameron, entre otros.

Aunque Frank Pucelik no dejó de trabajar en el plano de la psicología jamás, desapareció del foco mediático de la PNL al no proseguir publicando nada al respecto, algo que sí hicieron los otros co-desarolladores en las siguientes décadas, lo que puede ser otra clave a fin de que ellos sí sean considerados por varios los únicos padres de la metodología.

A finales de los 80 Frank Pucelik se trasladó a vivir a Moscú y empezó a desarrollar allí con éxito su faceta de consultor en compañías utilizando sus conocimientos de la PNL. Simultáneamente se centró en diseñar exitosos programas de superación de la adicción a las drogas tanto en Estados Unidos como en los países de Europa del Este.

La PNL original

A partir de los 2000, la PNL fue incrementando exponencialmente su popularidad mundial de la mano del interés por el coaching. De lo que se dio cuenta Pucelik entonces es que, fruto de la evolución dispar que la disciplina tuvo tras su creación, la gente que se estaban aproximando a ella estaban aprendiendo de una forma demasiado simplista, ya que no se explicaba habitualmente de dónde venía la metodología ni por qué se había creado, lo que limitaba su verdadero potencial.

De esta manera, Frank Pucelik decidió regresar al foco público de la PNL sembrando la semilla de lo que se conoce como la PNL Original (Meta), la que se está impartiendo ya en España y en América latina. Hablamos de una vuelta a ese instante en que los tres co-autores estaban en la Facultad de California haciendo sus estudios sobre Meta para comprender verdaderamente la complejidad de su empleo y aprovechar, de verdad, todo lo que esta forma de modelado de la excelencia puede llegar a conseguir en quienes la conocen.

Si deseas formarte en PNL y deseas llevarlo a cabo a través de Frank Pucelik y conociendo los fundamentos y bases auténticos, en D’Arte Human and Business School te ayudamos.

Deja un comentario