Las 7 diferencias entre Medicina usual y opción alternativa

Siglo XVII. Galileo Galilei aplica, por primera vez, una metodología fundamentada en la observación de la verdad para así asentar la teoría heliocéntrica y provocar el divorcio entre ciencia y religión. Ha nacido el método científico.

Este método científico es la metodología que permite adquirir conocimientos contrastados con la realidad, siendo de esta forma el pilar primordial de la ciencia y dando permiso conseguir resultados fiables a partir del reconocimiento de inconvenientes, formulación de hipótesis, conjeturas, experimentación, análisis de resultados y, al final, hallazgos.

Todas y cada una de las ciencias prosiguen los pasos del procedimiento científico. Y, indudablemente, entre las más importantes, por sus implicaciones en la salud humana, es la Medicina. La Medicina usa el método científico para desarrollar tratamientos y terapias de diagnóstico para seguir en el abordaje de las patologías que afectan a los humanos.

Pero, ¿qué sucede con la Medicina opción alternativa? ¿Por qué se le llama “opción alternativa”? ¿Funciona? ¿Puede ser peligrosa? ¿Exactamente en qué se distingue de la Medicina usual? Si quieres hallar contestación a esta y muchas otras preguntas, llegaste al sitio conveniente. En el artículo de el día de hoy, aparte de comprender en qué se fundamentan la Medicina convencional y la Medicina opción alternativa, exploraremos las más importantes diferencias entre ellas. Vamos allá.

¿Qué es la Medicina usual? ¿Y la opción alternativa?

Antes de ingresar en profundidad en sus diferencias, es atrayente (y también esencial) comprender precisamente qué es la Medicina convencional y qué es la Medicina alternativa. Y es que así empezarán a quedar ya clarísimos los puntos diferenciales entre las dos disciplinas. Definamos, ya que, los dos conceptos.

Medicina usual: ¿qué es?

La Medicina convencional es la Medicina que tiene el método científico como pilar de su existencia. En este sentido, la Medicina convencional es una ciencia. La ciencia de la salud más famosa y la que más siglos de antigüedad tiene, aunque naturalmente ha ido evolucionando transcurrido el tiempo.

Hablamos de una ciencia natural que se centra en el campo de la salud humana. La Medicina es la ciencia de la salud que estudia, haciendo uso de todos los pasos del procedimiento científico, las patologías que afectan al ser humano, explorando formas tanto de prevenirlas como de tratarlas, tal como de diagnosticarlas.

Los médicos son profesionales que han cursado un grado universitario de una duración de 6 años en Medicina para luego formarse, durante 4 años más, como Médico Interno Habitante, cursando una especialidad dentro de las mucho más de 50 ramas en esta ciencia.

Pediatría, traumatología, ginecología, oncología, neurocirugía, odontología, cardiología, reumatología, psiquiatría, endocrinología, geriatría, infectología, neumología y un largo etcétera. El sendero para transformarse en un médico de especialidad, pues, es de por lo menos 10 años.

La Medicina actualizada (entendida asimismo como la convencional) está en incesante evolución, sometiendo, como ordena el procedimiento científico, a sus descubrimientos a críticas y actualizaciones en los mismos. La Medicina es asimismo investigar y presenciar, construyendo nuevas terapias, medicamentos y maneras de diagnóstico poco a poco más eficientes.

La Medicina como ciencia está en constante cambio. Todo está sujeto a mejora y es exactamente la utilización del método científico lo que nos hace estar seguros de que, dentro de que ninguna ciencia es perfecta, los diagnósticos y tratamientos recibidos son los que experimentalmente demostraron ser eficientes y seguros dentro de los ineludibles peligros que toda terapia médica tiene.

Medicina opción alternativa: ¿qué es?

La Medicina alternativa es aquella Medicina que no tiene en el procedimiento científico el pilar de su existencia. Por este motivo, pese a eso que nos quieran vender, la Medicina opción alternativa no es una ciencia. No lo fué, no es así y no lo será. A fin de que fuera una ciencia, tendría que utilizar el procedimiento científico. No lo emplea. No es una ciencia. Así de simple.

En este sentido, la Medicina opción alternativa es toda práctica (acupuntura, hierbas medicinales, quiropraxia, ozonoterapia, curación por fe, hipnosis, homeopatía…) que afirma tener los mismos resultados sanadores que la usual pero sin utilizar la metodología científica. Y al no hacer uso de ella, no hay investigación ni experimentación ni, en consecuencia, resultados fiables.

La Medicina opción alternativa no evoluciona dentro del significado científico de “superar”. No está sujeta a modificaciones en su propia comunidad y tampoco se realizan estudios experimentales donde se acredita o se repudia su efectividad.

En verdad, alén del (completamente cierto y probado) efecto placebo de determinados remedios propios de la Medicina opción alternativa, no hay pruebas de que, a nivel fisiológico, tengan efectos sanadores en el cuerpo.

Hay veces en las que las terapias de Medicina alternativa pueden utilizarse dentro de un régimen convencional, pero normalmente para aliviar dolores vinculados, por ejemplo, al cáncer, la artrosis o la fibromialgia. En este contexto, disciplinas elecciones como la acupuntura o la hipnosis tienen la posibilidad de (no sabemos si por el efecto placebo o por verdaderos efectos biológicos) ser de asistencia. Pero siempre y en todo momento como régimen complementario. Nunca como régimen exclusivo.

Es más, muchos complementos alimenticios basado en yerbas propias de la Medicina opción alternativa tienen la posibilidad de interferir en la actuación de otros medicamentos y medicamentos que sí demostraron, a través del procedimiento científico, ser útiles en el régimen de una enfermedad.

Resumiendo, la Medicina alternativa incluye todas aquellas prácticas que no utilizan el método científico y que, así sea por el efecto placebo o por mecanismos que todavía no conocemos, semejan tener efectos sanadores en determinadas personas. Esto no significa que siempre y en todo momento sea mala, peligrosa o un timo. Sencillamente, no está regulada de forma científica. No hay tanta seguridad en su eficacia.

De todas maneras, como no se saben los peligros de exactamente las mismas, debe enfocarse como una terapia complementaria a una caracteristica de la Medicina convencional. Jamás como un tratamiento que excluya a los de la Medicina científica. Por ende, la Medicina opción alternativa puede considerarse como una pseudomedicina.

Y, repetimos, esto no significa que sea algo a eludir. Todo lo que asista a las personas, si bien sea por efecto placebo, es bienvenido. El inconveniente viene cuando se usa esta semejanza a la ciencia para mentir a la gente. Aquí está el peligro de la Medicina alternativa. No en sí misma. Sino en quienes hacen opinar, por sus intereses económicos, que puede sustituir a la convencional.

¿En qué se diferencian la Medicina convencional y la Medicina opción alternativa?

Después de determinar los dos conceptos, seguramente han quedado mucho más que visibles las diferencias entre la Medicina usual y la alternativa. Aun así, a fin de que dispongas de la información de manera mucho más clara y sucinta, hemos preparado una selección de sus diferencias con apariencia de puntos clave.

1. La Medicina convencional usa el procedimiento científico; la opción alternativa, no

La diferencia más esencial y de la que derivan todas las demás. La Medicina usual se basa en el procedimiento científico, a través de sus pasos: observación, reconocimiento de inconveniente, pregunta, inspección de bibliografía previa, formulación de una hipótesis, establecimiento de predicciones, experimentación, análisis de desenlaces, conclusiones y comunicación de resultados.

La Medicina opción alternativa no prosigue ni uno de estos pasos. Todo se apoya en creencias populares sin ningún fundamento científico y en prácticas presuntamente sanadoras pero que no han mostrado, mediante este procedimiento científico, ser eficientes como prometen ser.

2. La Medicina usual es una ciencia; la alternativa, una pseudociencia

Con relación a el punto anterior, podemos asegurar que, mientras que la Medicina convencional es una ciencia en el sentido riguroso de la palabra, todas las técnicas de la Medicina opción alternativa son pseudociencias.

Repetimos: esto no quiere decir que la Medicina alternativa sea el demonio. Ni muchísimo menos. Es más, muchas veces se emplean ciertas técnicas como terapias complementarias a la usual. El problema es procurar vender que una pseudociencia es una ciencia.

3. La Medicina convencional evoluciona; la opción alternativa, no

La Medicina usual, siendo una ciencia, está constantemente en evolución. Todo lo que se descubre es susceptible de ser rechazado y sustituido por nuevos descubrimientos que enseñaron ser más eficaces que sus predecesores. La Medicina convencional evoluciona todos los días y proseguirá evolucionando.

La Medicina alternativa, en cambio, no evoluciona. Al no continuar el procedimiento científico, no hay oportunidad de cambio. Las prácticas de hoy son iguales que en su nacimiento y seguirán siendo iguales dentro de varios años. No hay evolución. Todo se toma como un dogma que fué, es y seguirá siendo igual.

4. La Medicina usual muestra ser eficaz y segura; la alternativa, no

La Medicina usual como es natural que tiene riesgos y hay tratamientos muy agresivos con el cuerpo. Pero en estos inherentes riesgos, debemos entender que toda terapia médica que se nos efectúa ha sido fruto de un muy riguroso procedimiento científico donde ha demostrado conseguir el perfecto equilibrio entre efectividad y seguridad.

En la Medicina opción alternativa, no tenemos la posibilidad de estar seguros ni de su eficacia ni de su seguridad. ¿Significa esto que siempre y en todo momento es un timo y que es peligrosa? No. Ni mucho menos. Simplemente hay que tener en consideración que nadie ha valorado estadísticamente su eficacia y que determinadas prácticas sí que pueden ser peligrosas para el cuerpo o entorpecer con tratamientos médicos convencionales.

5. La Medicina usual tiene efectos fisiológicos; la opción alternativa, principalmente placebo

En el momento en que un tratamiento farmacológico nos cura, es por el hecho de que ese medicamento ha tenido efectos fisiológicos en el cuerpo. En el momento en que una terapia opción alternativa nos cura, lo más probable es que no haya tenido ningún efecto fisiológico en el cuerpo, pero sí un efecto placebo que, al creer que eso nos será de utilidad, verdaderamente tiene encontronazo a nivel orgánico.

Nos encontramos otra vez en lo mismo: sea o no por placebo, si la medicina opción alternativa puede ayudar, bienvenida sea. Pero hay que tener claro que la única medicina que puede jurar efectos fisiológicos reales es la convencional. La opción alternativa puede tenerlos (como la acupuntura), pero los efectos no están bien estudiados y son principalmente debidos al efecto placebo.

6. La Medicina convencional requiere de estudios; la alternativa, no

Dentro de nuestra comunidad médica, todo está sujeto a rechazo y a reestructuración. Nunca se da nada por sentado. La Medicina usual, ya que, necesita siempre de estudios científicos para probar que un nuevo régimen es más eficiente y/o seguro que otros previos. En la alternativa, todo se da por sentado. No se precisan estudios que acrediten su efectividad. Basta con dado que quien aplique la terapia opción alternativa venda bien el producto. Y dentro de la comunidad, no hay voluntad (ni interés) de cambio.

7. La Medicina convencional tiene ramas; la opción alternativa, no

Ya no solo es que la Medicina usual sea una carrera universitaria en sí con una duración de 10 años mientras que la opción alternativa frecuenta fundamentarse en cursos de naturaleza incierta (a excepción de la quiropraxia, que si bien sea medicina opción alternativa, requiere de una formación académica muy estricta), sino que la Medicina convencional tiene más de 50 ramas que nacen de ella y la alternativa son sencillamente terapias inconexas entre ellas.

Deja un comentario