Las 7 primordiales causas de las relaciones tóxicas

Las relaciones tóxicas lo llegan a ser de muchas formas; en verdad, los comportamientos que pueden arruinar una amistad o una relación cariñosa son prácticamente infinitos en lo que se refiere a su variedad.

No obstante, a la práctica, es posible agrupar y clasificar las causas de las relaciones tóxicas. En el presente artículo observaremos cuáles son las más esenciales y de qué forma deterioran los vínculos emocionales entre los individuos.

Las causas mucho más frecuentes tras las relaciones tóxicas

Estos son los primordiales desencadenantes de relaciones tóxicas en el ámbito de la familia, de los amigos, de la pareja… Como observaremos, no tiene que ver con elementos sicológicos completamente independientes y con separaciones visibles entre ellos, sino que habitualmente se solapan.

1. Acumulación de reproches y discusiones

El hecho de haber pasado por múltiples situaciones de discusiones y malentendidos que han llevado a adoptar una actitud a la defensiva es ya en sí una de las causas de las relaciones tóxicas.

O sea, que la “toxicidad” en una relación se conserva a sí misma, al producir un efecto de bola de nieve por el que ninguna de las dos personas (o más) involucradas en esas contiendas desea exponer sus vulnerabilidades y tiende a interpretar lo que hace el otro como un indicio de que va a volver a la carga con nuevas acusaciones, reproches, etcétera.

Evidentemente, esto tiene solución, pero es complicado romper esta dinámica si no se hace algo para romper con esa inercia.

2. Rasgos psicopáticos de personalidad

La psicopatía puede ser resumida como la inclinación a no dar relevancia a los intereses y deseos, y a no empatizar. Se encuentra dentro de los puntos de la personalidad, de forma que se plasma en todas y cada una de las áreas de la vida del individuo, y sigue más o menos permanente con el paso del tiempo, si bien en ciertas circunstancias puede acrecentar (por poner un ejemplo, en un contexto de guerra) o debilitarse (por poner un ejemplo, yendo a terapia).

Aquí es requisito rememorar que la psicopatía no es un fenómeno psicológico que esté presente únicamente en un muy, muy pequeño porcentaje de la población, en personas inútiles de empatizar con el resto y que tienden a ver a los demás como puras herramientas para hallar sus propios objetivos.

Si bien en la mayor parte de los casos se hable sobre todo de “sicópatas” y de individuos con tendencias antisociales tan marcadas que sus historias resultan chocantes (asesinos en serie, estafadores, etcétera.), la psicopatía es en realidad un fantasma de hábitos, una cuestión de grados. Así, se puede decir que aun la gente mucho más amables tienen algunos aspectos de carácter psicopático, si bien sean muy sutiles y prácticamente no generen problemas en su manera de relacionarse con el resto de la sociedad.

Al fin y al cabo, cuanto más marcada sea la tendencia a la psicopatía de un sujeto, mucho más proclive va a ser a editar sus relaciones personales en relaciones tóxicas.

3. Celos

Esta pertence a las causas de las relaciones tóxicas que más influyen en las dinámicas de vida en pareja, tanto en noviazgos como en matrimonios.

Los celos están asociados a una necesidad de control sobre la otra persona que, en el caso de no poder ser satisfecha, genera frustración e incluso provoca que algunos individuos traten de manipular emotivamente a su pareja para que se sienta culpable por ejercer su libertad.

En los casos mucho más extremos, los celos van a través de los aspectos de personalidad psicopáticos, puesto que se ve a la otra persona como una herramienta que debe plegarse a los deseos de uno en todo momento.

4. Envidia

La envidia puede tener serias implicaciones tanto en la amistad como en las relaciones cariñosas de pareja. El hecho de ver como un ataque la propia dignidad que al otro le vayan bien las cosas no solo crea malestar y frustración; además, puede lograr que de manera inconsciente, quien siente envidia intente subestimar lo que hace la otra persona o incluso la anime a tirar la toalla mediante burlas, reproches, etcétera.

5. Miedo a romper oficialmente

El temor a romper está presente en muchas relaciones de pareja, pero también en algunas amistades. La idea de renunciar a tratar con personas que han concepto bastante para nosotros es dolorosa, y por eso, es un paso que varios eligen evitar, ya que les produciría más malestar inmediato que la opción de continuar dando oportunidades en ese instante concreto.

En esta causa de las relaciones tóxicas puede jugar asimismo un papel importante la presión popular. Por poner un ejemplo, esta puede conducir a algunas personas a no atreverse a romper con su pareja por el hecho de que eso pondría tristes a sus padres, o porque todo el planeta cree que su relación es feliz y la persona piensa que acabarla les haría opinar que se estuvo fingiendo todo este tiempo, etc.

6. Intentos de adaptarse a las expectativas y permisos de género

Esta causa de las relaciones tóxicas está relacionada con la previo, y debe ver con los roles impuestos por la sociedad.

A veces, estos invitan a la gente a sentirse mal si no encajan en ciertos estereotipos en sus relaciones. Por servirnos de un ejemplo: el hombre no puede requerir más apoyo sensible que la mujer, la mujer debe adoptar una actitud conformista en lo que se refiere a sus expectativas laborales y priorizar la familia…

7. Necesidad de estar en solitario

Ciertos inconvenientes de la vida solo pueden ser afrontados a solas, o al menos, necesitan que la persona disponga de instantes en solitario para ordenar sus ideas y administrar sus emociones.

La incapacidad de poder disponer de estos instantes puede lograr que sus relaciones se estropeen, puesto que estos individuos se sienten desbordados y se vuelven irritables.

¿Quieres contar con asistencia psicológica?

Si te resulta interesante iniciar un desarrollo de psicoterapia personalizada o de terapia de pareja o familiar, ponte en contacto con nosotros.

PSiCOBAi Majadahonda

En PSiCOBAi atendemos a personas de todas las edades, ofertando sesiones presenciales en nuestro centro de Majadahonda y también online por videollamada.

Deja un comentario