Las dulces nanopartículas combaten el infarto cerebral

El compuesto, elaborado mediante la combinación de glucosamina (un azúcar) con nanopartículas llamadas fullerenos, es habitual por su forma de balón de fútbol y asiste para achicar el daño celular y la inflamación tras un derrame cerebral o derrame cerebral. Un equipo del Centro Max Planck en Alemania lo ha probado en ratones y espera que logre usarse en humanos.

La mayor parte de los asaltos cardiacos cerebrales ocurren cuando los vasos sanguíneos que van al cerebro están bloqueados por coágulos sanguíneos o depósitos de grasa que dismuyen el flujo de sangre a sus células. En el momento en que ocurre un ataque isquémico en el cerebro, la condición que lleva a la degeneración neuronal puede ser fatal y no existen muchos medicamentos disponibles para tratarla.

Científicos de Alemania y Suiza demostraron en este momento que la combinación de las dos sustancias asiste para achicar la inflamación y la alteración del volumen cerebral tras un incidente cerebrovascular. Estos son la glucosamina, un aminoazúcar comúnmente utilizado en el régimen de la artritis y la osteoartritis; y algunos derivados de fullerenos, construcciones huecas y esféricas compuestas por varios átomos de carbono.

Previamente, la gente sabía que los fullerenos podían apresar radicales libres químicos y hacer que actuaran como agentes neuroprotectores, mientras que la glucosamina se utiliza para achicar la inflamación.

Lo que hicieron los investigadores fue vincular químicamente estos dos compuestos para crear lo que se conoce como “nanopartículas de azúcar”. Entonces se les brindaron ratas de laboratorio inducidas por accidente cerebrovascular.

Desenlaces publicados por la gaceta Neurología experimentalSe descubrió que esta combinación de derivados de fullereno y glucosamina reduce el daño celular y la inflamación después de un infarto cerebral, como lo revela la resonancia magnética avanzada del cerebro del animal y sus síntomas neurológicos.

“Nuestra investigación asegura que es viable combinar fullerenos y azúcares para aumentar su efecto protector y así conseguir nuevos materiales que asistan a prevenir y tratar los infartos cerebrales”, afirma Guillermo Orts-Gil, investigador español del Instituto Max-Planck. Kolloide und Interphasen (Alemania) y coautor del libro.

“Aunque este es hoy en día un estudio en roedores, los resultados muestran que estas nanopartículas a partir de azúcar son materiales probablemente efectivos para tratar el infarto cerebral en humanos. Sin embargo, debemos tener cuidado, en tanto que los métodos efectivos para ratones de laboratorio no son siempre humanos. Se añadió el científico.

Este trabajo es una continuación del trabajo previo publicado en la gaceta el año pasado. Nano letras, Los estudiosos asimismo reafirmaron que una proteína llamada E-selectina, que está relacionada con la cascada de acontecimientos que ocurren en un infarto cerebral, se distribuye por todo el cerebro, no solo por el área de origen del cerebro.

Bibliografía:

Felix Fluri, Dan Grünstein, Ertugrul Cam, Udo Ungethuem, Florian Hatz, Juliane Schäfer, Samuel Samnick, Ina Israel, Christoph Kleinschnitz, Guillermo Orts-Gil, Holger Moch, Thomas Zeis, Nicole Schaeren-Wiemers, Peter Seeberger. “El fullerenol y la glucosamina fullereno pueden reducir el tamaño del infarto y la encefalitis tras un incidente cerebrovascular isquémico en ratas normotensas e hipertensas”. Medicina neurológica en fase de prueba 265: 142-51, marzo de 2015.

Tracy D. Farr, Chian-Hui Lai, Dan Grünstein, Guillermo Orts-Gil, Cheng-Chung Wang, Philipp Böhm-Sturm, Peter H. Seeberger, Christoph Harms. “Empleo de nanopartículas de azúcar superparamagnéticas dirigidas a la selectina de sílice Core-Shell para obtener imágenes de la inflamación endotelial posterior a un accidente cerebrovascular”. Nano letras 14 (4): 2130-2134, 2014.

Imagen: Las gliconanopartículas se fabrican combinando químicamente fullerenos esféricos y amino azúcares. / MPIKG

  • De Agencia Sinc
  • 10/03/2015
  • carrera

Deja un comentario