Los beneficios de la técnica mindfulness para nuestro entendimiento y bienestar

Durante los últimos años se ha producido un creciente interés por los resultados positivos de la meditación y se ha popularizado la práctica de técnicas como el mindfulness. El mindfulness es una técnica de meditación, por la cual se entrena la mente para centrar la atención y redireccionar los pensamientos. Muchas personas la practican para achicar el estrés, prosperar su concentración o incrementar su confort emocional.

Se demostró que la meditación es una herramienta que contribuye a controlar la ansiedad y a lograr una mayor salud emocional, lo que puede contribuir a mitigar algunos de los trastornos que afectan a los cuidadores de personas con Alzheimer.

Además, entrenar técnicas de meditación, como el mindfulness, combinada con otros hábitos de vida saludable, nos asiste a achicar componentes de peligro que podrían impactar negativamente en nuestra salud cerebral.

¿Cuáles son los beneficios que puede aportar su práctica a nuestro cerebro?

 Desde hace unas décadas, las neurociencias han comenzado a interesarse por la meditación y se empezaron estudios que aplicaban el método científico para entender mejor sus potenciales provecho. Desde ese momento, distintos trabajos demostraron que la práctica del mindfulness tiene efectos positivos para la salud de nuestro cerebro. Ciertos de ellos son: 

  • Reduce el agobio y contribuye a controlar la ansiedad. La práctica de la meditación contribuye a achicar el estrés, uno de los problemas médicos más comunes en nuestra sociedad, singularmente en personas que sufren una incesante sobrecarga, sea laboral o familiar, como es el caso de los cuidadores de personas con Alzheimer.
  • Fomenta la salud emocional. Conseguir una visión más positiva de la vida y de nosotros es uno de los más importantes propiedades de la práctica de técnicas de meditación como el mindfulness.
  • Desarrolla la capacidad de atención. Gracias a la meditación es posible redirigir y mantener la atención en las tareas que debemos realizar por mucho más tiempo y de forma mucho más eficaz.
  • Optimización la calidad del sueño. El reposo nocturno es un factor imprescindible para gozar de una buena salud física y mental. Relajar el cuerpo y dejar en libertad tensiones optimización la calidad del sueño.

La práctica de la meditación puede ayudar a reducir la sensación de sobrecarga que crea cuidar de un familiar con Alzheimer. El día a día de la enfermedad aboca a varios cuidadores a sufrir altos escenarios de estrés, ansiedad y, en algunos casos, depresión. En tanto que se demostró que la meditación es una herramienta que ayuda a controlar la ansiedad y a lograr una mayor salud emocional, es una práctica que puede ayudar a mitigar algunos de estos trastornos. Entrenar la meditación supone ir un poco más allá de las maneras de respiración controlada y técnicas de relajación muscular recomendadas para el manejo de la ansiedad.

Además de esto, existen estudios que han verificado que la optimización en la capacidad de concentración que se logra con la meditación tiene efectos beneficiosos en la memoria y en la atención en la vida diaria, aun en edades avanzadas. Hay que rememorar también que el estrés y la ansiedad son componentes que juegan en contra de nuestra salud cerebral, haciendo a nuestro cerebro menos resistente a anomalías de la salud como el Alzheimer. Técnicas de meditación, como el mindfulness son, por ende, una práctica aconsejable en el contexto de la promoción del envejecimiento saludable. No obstante, para efectuarla adecuadamente y poder beneficiarse de estas técnicas, es necesario aprender de qué forma, de la mano de profesionales especializados en técnicas de meditación.

Una de las grandes ventajas de la meditación, y de técnicas como el mindfulness, es que pueden llevarse a cabo en cualquier sitio y cualquier ocasión puesto que no se necesita de equipación o materiales concretos. Está indicada para personas de cualquier edad y condición. En conjunto o de manera individual, tenemos la posibilidad de mejorar nuestro bienestar sensible y calidad de vida, con pocos minutos de práctica cada día.

Cuidar nuestro bienestar sensible es fundamental para llevar una vida apacible y balanceada. Las técnicas de meditación, como el mindfulness, pueden ser un recurso útil para supervisar la ansiedad, progresar nuestra atención, eludir el estrés y recobrar el control de nuestras conmuevas. Todo ello repercutirá positivamente en la salud de nuestro cerebro, así como nos hará más simple sobrellevar ciertas situaciones de la vida, como la de cuidar de un individuo cercano con enfermedad de Alzheimer.

Deja un comentario