Los casos de demencia y Alzheimer en Europa se duplicarán en 2050

Según una investigación sobre la prevalencia de la demencia en Europa, el número de personas afectadas en el continente va a aumentar considerablemente en los próximos 30 años. Los cálculos indican que en 2050 prácticamente un 4% de la población de españa estará afectada por algún género de demencia, en contraposición con el 1,83% que la padecía en 2018.

El descubrimiento mucho más sorprendente del informe es la estimación de una tasa de prevalencia ligeramente más baja en la mayoría de rangos de edad, en comparación con los datos estimados en 2008. Una previsión más baja, similar a la que se ha producido con otras enfermedades, que el informe atribuye a la difusión de mensajes sobre hábitos de salud. Sin embargo, el aumento de la población en Europa y el envejecimiento demográfico en numerosos países de europa anuncia que el número total de personas con demencia podría continuar aumentando de manera significativa.

La incidencia de la demencia y el Alzheimer en Europa y España

El informe, anunciado recientemente por la asociación Alzheimer Europe, estima en 852.741 la gente que padecían demencia en 2018 en España, cifra que se elevará hasta 992.000 personas perjudicadas en 2025, y mucho más de 1,7 millones en el año 2050

El estudio, fruto del análisis de nuevos análisis, establece tasas de prevalencia de la demencia actualizadas, tanto para la Unión Europea para otros países de la región. Resalta que la población en España reducirá levemente entre los años 2018 y 2025 para, más tarde, reducir mucho más poderosamente entre 2025 y 2050. 

Estos datos de la población española podrían ser clave, según el informe, a fin de que el país pase “levemente” la inclinación europea en afectados de demencia, en tanto que en España el número de personas mayores de 65 años y, especialmente, mayores de 85, se duplicará entre los años 2018 y 2050. 

La demencia perjudica mucho más a las mujeres

Los datos señalan que en el año 2018, las mujeres perjudicadas de demencia en España eran 580.758, al tiempo que los hombres eran 271.984. Esta afectación mayor entre las mujeres se mantendrá en el tiempo, puesto que las estimaciones para los próximos 30 años indican que en 2050 serán 1.151.679 las mujeres afectadas de demencia, frente a los 589.000 casos de demencia entre hombres que se calculan para ese año. 

A nivel europeo, la demencia asimismo afecta a un mayor número de mujeres que de hombres. En el año 2018, 6,6 millones de mujeres la padecían, frente a 3,1 millones de hombres. Según indican distintas proyecciones, esta disparidad se mantendrá en los próximos años. 

El número de casos en Europa

Según el informe de Alzheimer en Europa, “pese a una marcada reducción en la prevalencia” el número de personas con demencia en el global de Europa “prácticamente se duplicará” en los próximos 30 años. Se calcula que en 2050 llegará a perjudicar a 16,2 miles de individuos en los 28 países de la Unión Europea (3,28%) y a 18,8 millones en toda la zona (3%) incorporando Bosnia y Herzegovina, las Islas del Canal, Islandia, Israel, Montenegro, Macedonia del Norte, Noruega, Suiza y Turquía. 

Hoy en dia, 8,8 millones de personas viven con demencia en la Unión Europea (cálculo hecho aún en base a los 28 países), cifra que en el grupo de países de la región asciende a 9,7 millones. 

La investigación: clave para frenar al Alzheimer

El estudio destaca la importancia de investigar la prevalencia en personas inferiores de 65 años, tal como la proporción de los diferentes tipos de demencia, cuántos afectados hay en las distintas etapas de la enfermedad y la prevalencia en grupos étnicos minoritarios. La intención es poder contestar apropiadamente a los desafíos que se muestran con un número creciente de personas con demencia dentro su país. 

El incremento de la población y el envejecimiento demográfico en muchos países son factores clave, según el director ejecutivo de Alzheimer Europa, Jean Georges, para determinar “que el número total de personas con demencia es probable que prosiga incrementando significativamente”. 

Y sucede que desde la investigación hay que abordar la demencia de la forma prioritaria que merece, primando los estudios que ayuden a comprender mejor la condición, el avance de fármacos para hacer tratamientos modificadores de la enfermedad y estudios demográficos para comprender mejor las poblaciones perjudicadas por la demencia, lo que permite hacer un mejor sistema de respuesta.

El sistema sanitario debe estar preparado 

En este sentido, Georges explica que, ya que la gente necesitarán asistencia popular a la vez que acompañamiento, atención y régimen del sistema sanitario, “se requerirá una significativa inversión en servicios”. Según Georges, las sociedades deberán amoldarse para realizar frente a ello, mientras dan prioridad a la investigación sobre estas enfermedades. 

Aún de este modo, así como indicábamos al comienzo, el director ejecutivo de Alzheimer Europa destaca que “es prometedor ver que estilos de vida más saludables, una mejor educación y una mejor control de los componentes de peligro semejan estar contribuyendo a achicar la prevalencia de la demencia”. 

Deja un comentario