los contaminantes afectan al cerebro

La estrecha relación de la contaminación ambiental con el avance de enfermedades respiratorias y cardiovasculares es bien conocida desde hace un tiempo, y hay varios estudios que la corroboran. En los últimos tiempos, no obstante, están apareciendo  novedosas investigaciones que indican que la polución del aire también podría tener un vínculo con el Alzheimer.

La contaminación del aire afecta al cerebro

Un reciente estudio, liderado por investigadores del BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC), en colaboración con el ISGlobal y con el impulso de la Fundación “la Caixa”, demostró que la contaminación ambiental tiene un efecto negativo en el cerebro

Específicamente, los investigadores revelaron que las personas más expuestas a dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión del aire de menos de 10 μm de diámetro (PM10) presentan una mayor atrofia cerebral y un menor espesor cortical en áreas específicas del cerebro que se ven perjudicadas en la patología de Alzheimer. 

También, la investigación apunta a que vivir en espacios verdes sería más bueno para el cerebro en tanto que conferiría una mayor protección a los cambios cerebrales patológicos. Pero esto no sucede por los espacios verdes en sí mismos, sino por la menor polución que existe en estas áreas.

Sobre el estudio

El estudio lo ha dirigido la Dra. Marta Crous-Bou en el BBRC, y cuenta asimismo con la participación de investigadores del Programa de Prevención del Alzheimer,  comandado por el Dr. José Luis Molinuevo.

Así como explica la Dra. Crous-Bou, “los desenlaces de nuestra investigación van online con los estudios científicos recientes que prueban que la contaminación del aire tiene un encontronazo nocivo en el cerebro y está relacionada con la incidencia de demencias”. Y añade que el estudio “aporta por vez primera evidencia sobre el impacto negativo que la polución del aire tiene la posibilidad de tener en zonas del cerebro estrechamente enlazadas a la enfermedad de Alzheimer en personas de mediana edad sin problemas cognitivos”.

Por su lado, el Dr. José Luis Molinuevo afirma que “la polución es un factor de riesgo más del Alzheimer, ya que su exposición sostenida en el tiempo puede llevar a cabo el cerebro mucho más vulnerable facilitando el avance del deterioro cognitivo asociado a la patología”.

En la  investigación participaron 958 personas cognitivamente sanas, y habitantes en Barcelona entre el 2011 y 2014. La mayoría se hicieron pruebas clínicas, de cognición y de enfermería y, un subgrupo de ellas, una resonancia magnética en el marco del Estudio Alfa. 

Polución y Alzheimer: la prevención es clave

La prevención es clave para combatir contra el Alzheimer y la aparición de demencias. A las recomendaciones que conocemos para  achicar nuestro peligro de desarrollar Alzheimer, como:

debemos añadir asimismo sugerencias similares con nuestra exposición a la polución, y, proseguir algunas pautas, como por poner un ejemplo:

  • Coger el transporte público en vez del vehículo privado.
  • Llevar a cabo ejercicio apartados, dentro de lo posible,de las ubicaciones con mucho más contaminación (como calles con bastante tránsito, autopistas o fábricas).
  • Pasar mucho más tiempo en lugares con menor polución ambiental.

Deja un comentario