Neurología del Hospital Macarena habilita nuevo protocolo de ataque isquémico súbito

Por ello, los neurólogos responderán con una investigación integral en menos de 24 horas, incluyendo resonancia magnética y manejo personalizado del tratamiento con énfasis en la prevención.

Un ataque isquémico transitorio (AIT) es un ataque isquémico breve que se produce de forma repentina y provoca síntomas neurológicos que acostumbran a durar menos de una hora. Por lo tanto, es una emergencia médica y la atención oportuna puede prevenir nuevos asaltos. Por lo tanto, es fundamental un régimen oportuno y acertado y una optimización temprana del régimen.
Para esto, el Hospital Virgen Macarena ha puesto en marcha un nuevo convenio llamado RUN-AIT, vanguardista a nivel autonómico y nacional e incluye servicios de diagnóstico radiológico, urgente y neurológico.

Los síntomas del AIT son los mismos que los del ictus (contrariedad para charlar o comprender, pérdida repentina de la fuerza o de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo, o cambios en la coordinación o la visión), si bien en estas situaciones los síntomas desaparecen al poco tiempo. Si los síntomas persisten, corremos el peligro de sufrir un derrame cerebral, incluso si son leves. El beneficio primordial de AIT es el mayor peligro de accidente cerebrovascular en el primer año, singularmente en el primer mes y las primeras 48 horas.

La neuróloga del hospital Virgen Macarena dijo: “El AIT es una emergencia médica, una oportunidad para actuar de manera rápida y impedir novedosas conmociones. Por tanto, un tratamiento oportuno y correcto y un inicio precoz y perfecto del régimen son escenciales ”. Para esto, el Hospital Virgen Macarena tiene este innovador convenio (RUN-AIT) a nivel autonómico y nacional con la participación de los servicios de radiología diagnóstica, emergencias y medicina neurológica. implementado.

El acuerdo reúne la evidencia científica más reciente en el campo y busca contestar dentro de las primeras 24 horas a través de la realización de una investigación completa de la causa raíz, incluyendo la respuesta y el tratamiento personalizado con énfasis en la prevención.

“Se sabe que tomar fármacos antiplaquetarios puede achicar el riesgo de nuevos accidentes cerebrovasculares y, si lo hace, no va a ser tan malo. Por consiguiente, debe tenerse en cuenta que en este programa y como un nuevo fármaco antiplaquetario temprano está disponible antes de la obtención de imágenes ”, explicó el Dr. Soledad Pérez Sánchez, Coordinadora del Servicio de Ictus del Centro de Neurología del Hospital Virgen Macarena.

Otra novedad considerable es la resonancia magnética (secuencia de difusión) del cráneo en las primeras horas, que permite un diagnóstico confiable y la implementación de tratamientos preventivos optimizados. “En lo que va del año, el software ha evaluado a mucho más de 70 pacientes que han recibido el más destacable diagnóstico y manejo del régimen cuanto antes para evitar futuras recurrencias”, añadió el Dr. Pérez Sánchez agregó.

Hoy en día, los especialistas lideran la implementación del acuerdo y regulan los proyectos de investigación que se desarrollaron con el propio acuerdo. Hoy día en este departamento se están realizando múltiples ensayos clínicos con distintas fármacos para prevenir novedosas convulsiones en estos pacientes.

Está previsto que comiencen este mes dos estudios más que utilizan la fibrilación auricular como causa de AIT. “Esta arritmia forma el 20-30% de estos AIT, pero habitualmente no tenemos la posibilidad de detectarla en el momento en que se muestran los síntomas, con lo que no podemos manejarla. En consecuencia, una de las puntuaciones se usa para hacer un diagnostico múltiples. La monitorización cardíaca Otra estrategia “apunta al régimen precautorio en ocasiones en las que se sospecha urgentemente este ritmo cardíaco”, enseña el especialista Pérez Sánchez.

Siguiendo esta línea de investigación, en el Hospital Universitario Virgen Macarena de esta zona se hizo una investigación titulado “Tratamiento trombolítico retardado del ictus leve” (Pérez-Sánchez S, Barrgán-Prieto A, Sánchez-Miura JA, Dominguez-Mayoral A, Chacon R, Gamero-García MA, Gálvez-San Román JL, Herrero-Lara JA, Garrido-Castilla M, Navarro-Bustos C, Cueto L, Montaner J. Rev Neurol 2021; 72: 352 – 6) Exhibe el retardo en tratar la fibrinólisis en pacientes con síntomas leves que pueden conducir a una mayor tasa de discapacidad en un largo plazo. Por ello, los médicos recordaron que “el momento es el cerebro”, en relación se muestran los síntomas es requisito actuar con velocidad, ya que se puede efectuar un régimen concreto de reperfusión o preventivo para eludir secuelas graves, según persista o no el defecto. no al llegar al hospital.

Reyes Suárez

Deja un comentario