Nuevas directivas de la OMS para achicar el peligro de sufrir demencia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado unas nuevas recomendaciones, enlazadas al estilo de vida y basadas en la existencia de evidencias científicas, para reducir el peligro de sufrir deterioro cognitivo y demencia.

En ellas se tienen dentro hábitos saludables que hemos abordado en el blog, así como entrenar ejercicio físico, no fumar, evitar el sobrepeso, llevar una dieta equilibrada y controlar los componentes de riesgo cardiovascular, entre otros.

Las directrices lanzadas por la OMS responden a la necesidad de accionar sobre los factores de peligro de desarrollar demencia que son probablemente modificables. Dado que uno de cada tres casos de demencia se podría eludir a través de un control de estos factores de peligro, la implementación de estrategias de salud pública dirigidas a fomentar hábitos saludables puede ser clave para retrasar o desacelerar el deterioro cognitivo y la demencia.  

Las pautas proponen información básica para que los profesionales de la salud puedan hacer recomendaciones a sus pacientes. También esperar ser una guía para la elaboración de políticas y programas que fomenten estilos de vida saludables.

Las recomendaciones de la OMS son las próximas:

  1. Efectuar actividad física de manera regular.
  2. Dejar de fumar.
  3. Llevar una alimentación saludable tipo Dieta Mediterránea. En este punto, llevando una dieta saludable y equilibrada no se sugiere complementar la dieta con suplementos de vitamina B y Y también, de ácidos poliinsaturados y de suplementos alimentarios complejos. Recordamos que, antes de tomar cualquier suplemento, es esencial consultar con el médico.
  4. Evitar el consumo de alcohol o moderar su consumo, atendiendo singularmente a probables patologías que se logren padecer.
  5. En relación a la actividad cognitiva se señala que existen estudios que proponen que las ocupaciones que suponen un reto cognitivo podrían ser buenas si bien la evidencia a nivel científico que apoye la realización expresa de intervenciones sistematizadas de estimulación cognitiva para la prevención de la demencia, es baja.
  6. Cultivar las relaciones sociales. Más allá de que se necesitan mucho más pruebas de su capacidad efecto sobre el peligro de deterioro cognitivo o de demencia, la actividad popular se relaciona con la buena salud y el confort general.
  7. Evitar o combatir el sobrepeso y la obesidad.
  8. Controlar la tensión arterial alta, ya que existen consistentes evidencias entre la hipertensión y el desarrollo de deterioro cognitivo y demencia.
  9. Tratar la diabetes.
  10. Controlar los escenarios de colesterol.

Frente otros aspectos, como la depresión o la pérdida de audición, la OMS concluye que los datos disponibles son insuficientes para justificar la recomendación expresa de fármacos antidepresivos o la utilización de audífonos para reducir el peligro de deterioro cognitivo o demencia.

Deja un comentario