¿Para qué tenemos la posibilidad de recurrir a un proceso de coaching?

En el momento en que oyen la palabra coaching, muchas personas prosiguen pensando que es algo propio solo de altos ejecutivos de grandes internacionales. Y para liar mucho más la cuestión, si se profundiza más en el tema, habrá quienes te digan que se usa en esta esfera para motivar a directivos o ejecutivos convirtiéndolos casi en esas figuras violentas que nos muestran las películas; o va a haber otros que apunten a que se usa con “casos perdidos”, yuppies rebeldes a los que solo les queda la partida del coaching para no ser al final despedidos.

La verdad que esto expone es que sigue habiendo mucho desconocimiento de la población por norma general sobre la auténtica razón de ser y utilidad del coaching. Naturalmente que donde maduró y donde se aplica más o se conoce mejor es en el planeta empresarial, pero lo primero que hay que aclarar aquí es que en este lote no se recurre a él ni como herramienta de motivación, por el hecho de que el coaching no es motivación, ni mucho menos se emplea como “castigo” para trabajadores con inconvenientes de conducta.

Pero, además de esto, hace ya unos años que el coaching dio el salto más allá del planeta de los negocios naciendo de esta forma el llamado coaching de vida dirigido a cualquier persona y aplicado en multitud de facetas diarias.

Sabiendo que un proceso de coaching puede darse en infinidad de ámbitos, aclararemos en el artículo para qué se puede recurrir a él tanto a nivel empresarial como en el chato personal.

Para qué recurrir al coaching en una compañía

Como hemos comentado al principio, existe la errónea creencia de que el coaching en el mundo de los negocios es, o una herramienta de motivación, o un castigo. Realmente en el momento en que veamos para qué se recurre al coaching en este lote entenderemos que realmente es una inversión para mejorar la empresa; y si charlamos a nivel del trabajador, es una recompensa para él, y no un correctivo.

En el coaching de empresa hay que distinguir entre los diferentes subtipos que hay del mismo, para lograr charlar de las causas por las que se puede recurrir al coaching en un caso u otro.

1. Coaching ejecutivo

Por una parte, está dirigido a los altos cargos de las compañías y mandos intermedios. El coaching en estos casos está encaminado primordialmente a ayudarlos a enfrentarse a nuevas misiones y retos dentro de la compañía así como a prosperar sus habilidades como líderes para producir un encontronazo positivo en las relaciones con los trabajadores.

Pero asimismo el coaching ejecutivo puede aplicarse a personas concretas de la compañía con fines distintos. Por ejemplo, para impulsar a trabajadores con potencial para ser futuros mandos intermedios con buenas dotes de liderazgo, o para esos que tienen inconvenientes de desempeño y no están dando lo destacado de sí mismos.

2. Coaching de equipos

Es el coaching aplicado a departamentos o partes concretas de una organización. En estos casos, algunas de las razones por las cuales se aplican procesos de coaching es buscar que el departamento en grupo logre una meta común; asimismo para desarrollar estrategias de trabajo en conjunto funcionales; o para consolidar un equipo preciso y perfeccionar las relaciones entre las partes del mismo con el fin, siempre y en todo momento, de progresar el tiempo laboral y, por consiguiente, la eficacia.

3. Coaching organizacional

Es, en términos en general, aplicar coaching a toda la empresa en su integridad. El coachee afirmemos que es la empresa como un todo y los objetivos suelen ser bastante ambiciosos y a muy enorme escala. Se recurre a los trabajos de un coach en estas situaciones eminentemente a fin de que se logre una gestión eficiente de los elementos o con la intención de progresar las relaciones entre departamentos.

Para qué exactamente recurre al coaching una persona “cualquiera”

Se ha llamado como coaching de vida al que ingresa cualquier persona que quiere progresar o sobrepasar dificultades vitales que le están impidiendo ser su mejor versión. Conviene aquí realizar una aclaración: el coaching de vida no es terapia, sino que es una metodología para definir objetivos personales y diseñar una guía que facilite el proceso para lograrlos.

Si bien el catálogo de causas por las que la gente tienen la posibilidad de demandar un desarrollo de coaching es tan amplio como dilemas u objetivos logre haber, podríamos definir ciertas que son las más habituales.

1. Bloqueos personales

En el momento en que la persona siente que se quedó atascada en la vida; cuando no sabe organizarse; cuando le cuesta priorizar y termina sobrecarga, etc.

2. Bloqueos expertos

El sujeto quiere cambiar de trabajo pero no sabe cómo dar el paso; tiene la sensación de que debería ocuparse a otra cosa, pero no se atreve a lanzarse; en el momento en que le agrada su trabajo, pero no sabe gestionar las relaciones con sus compañeros y causantes, etc.

3. Bloqueos en relaciones

La persona siente que su relación de pareja está en punto fallecido; no logra entablar una conexión con sus hijos; le cuesta tener relaciones con otros; no es con la capacidad de detallar relaciones perdurables, etcétera.

4. Bloqueos en la administración de hábitos saludables

El sujeto desea no fumar más; le gustaría comer mucho más sano; quiere implantar una rutina de deporte y mantenerla en el tiempo, etcétera.

Concluyendo

Decir que el coaching se utiliza para prácticamente todo puede ser muy ambicioso, pero con este artículo queda plasmado que sí que es un recurso con una muy, muy amplia área de app.

Como has podido comprobar, son muchos los ámbitos en los que puede requerirse el trabajo de un coach que es, indudablemente, una de las profesiones con mucho más potencial hoy en dia.

D´Arte Human & Business School Coaching y PNL

Ten en cuenta que en D’Arte Human & Business School te garantizamos capacitación certificada y de calidad para poder transformarte en un coach enormemente cualificado.

Deja un comentario