Patología de Parkinson: si el medicamento es costoso, un placebo funcionará mejor

Una investigación de 12 pacientes de Parkinson halló que los medicamentos de alto precio desarrollan expectativas mucho más altas que los medicamentos económicos. Dada la visión de restauración, el cerebro libera dopamina, lo que resulta en beneficios de deportes. El creador cree que un placebo puede reducir la dosis del fármaco y sus resultados consecutivos, pero otros estudiosos piensan que esta es una mala noticia para controlar los gastos médicos.

Los medicamentos dan a los pacientes la promesa de volver como estaba. En muchos casos, estas novedades esperadas son afines o mayores a lo que produce el fármaco, y esto se conoce como efecto placebo. Un nuevo estudio efectuado por investigadores de la Academia Estadounidense de Medicina neurológica en pacientes con patología de Parkinson exhibe que cuanto mucho más prominente es el valor del medicamento, más importante es este efecto. Este artículo fue anunciado en la gaceta Academy, Academia Estadounidense de Neurología.

“Las esperanzas juegan un papel esencial en el éxito del régimen, en especial en pacientes con patología de Parkinson”, explica el venezolano Alberto J. Espay, investigador neurológico de la Facultad de Cincinnati (USA) y primer autor del producto.

El estudio se realizó en 12 pacientes con esta nosología. Cada uno de los científicos les dio 2 dosis de placebo -una solución salina- y probaron que tenía que ver con 2 medicamentos distintas del mismo modo efectivos pero a costes distintos, entre 90 y 1.300 euros cada uno de ellos. Antes y después de cada toma, los competidores realizaron varias pruebas para medir sus habilidades motoras y realizaron exploraciones para medir la actividad cerebral.

En comparación con tomar medicamentos baratos, las habilidades motoras de los pacientes que toman medicamentos costosos mejoraron en un 28%. Este efecto es especialmente importante cuando se recibe primero lo que considera mucho más costoso. Los desenlaces de la RM también detallan diferencias en pos de los fármacos de mayor valor económico.

“Si tenemos la posibilidad de utilizar la contestación al placebo para prosperar la efectividad del régimen, tenemos la posibilidad de achicar la dosis y los probables efectos secundarios”, ha dicho Espay.

Para Peter A. LeWitt, estudioso del Departamento de Neurología del Hospital Henry Ford en Michigan y creador del editorial de investigación, “Suponiendo que consiga los mejores resultados con los medicamentos más costosos, esto puede ser una mala novedad … gastos médicos. “.

El poder de aguardar

La enfermedad de Parkinson reduce la cantidad de dopamina producida por el cerebro del paciente. Esta hormona afecta el entrenamiento, pero también afecta las esperanzas, la motivación y la respuesta a nuevos estímulos. “La contestación al régimen está relacionada con la liberación de dopamina en el cerebro”, afirmaron los autores.

En el momento en que se notificó a los competidores sobre la naturaleza del estudio, los pacientes se sorprendieron por la gran diferencia que notaron. Espay concluyó: “Las personas que admiten que tienen mayores expectativas de medicamentos costosos encontraron la mayor optimización al tomarlos, al tiempo que aquellos que no hallaron los determinantes del precio encontraron la diferencia deficiente”.

Una de las limitaciones del estudio es que se apoya en las distintas percepciones de costes en la clase social y económica. “Sería atrayente entender en qué situaciones un fármaco con 90 euros se considera económico o no”, dijo LeWitt.

Bibliografía:

Alberto J. Espay y col. “El efecto placebo de los gastos de los medicamentos para el Parkinson”. Academia Estadounidense de Neurología (Enero de 2015)

  • De Agencia Sinc
  • 29/01/2015
  • enfermedad de Parkinson

Deja un comentario