¿Por qué es importante hacer testamento?

La herramienta legal más famosa para asegurar que se cumple la voluntad de una persona es el testamento. Este archivo permite determinar, según con nuestra última intención, quién será el dueño o beneficiario de nuestros bienes o cómo debe hacerse uso de ellos, en el momento en que nosotros ya no estemos. En el presente artículo explicamos su importancia y de qué forma pedirlo.

¿Por qué es conveniente hacer testamento?

Es esencial hacer testamento antes de que sobrevenga cualquier patología o accidente. Si no existe, la ley decidirá por nosotros sobre el destino de nuestros recursos. El testamento siempre y en todo momento es revocable por el otorgante y solo se activa en el momento en que se produce la muerte del firmante.

Realizar testamento es un trámite simple y económico que deja decidir sobre el destino de los bienes, y comprender que se cumplirá cuando la persona ya no esté. Es la mejor forma de organizar los deseos, ya que se hace constar de manera legal la voluntad, facilitando la transmisión de los recursos y evitando problemas a familiares y allegados.

La opción más recomendable, segura y cómoda es el testamento abierto que se efectúa ante notario, quien asesora sobre las diferentes opciones de de qué manera hacerlo y asistencia en su redacción, según la legislación aplicable y la intención del testador.

Pese a llamarse abierto, su contenido es secreto para todos salvo para el testador, puesto que hasta el día de hoy del fallecimiento de este, nadie puede acceder a su contenido a menos que el testador lo deje.

Si la persona lo quiere, puede integrar en su testamento un legado solidario y prolongar su solidaridad con las causas o instituciones que para ella sean esenciales, sin dañar la herencia lícita de sus herederos.

3 preguntas usuales en relación al testamento

¿De qué manera se solicita?

Se puede efectuar testamento cualquier ocasión de la vida adulta y hasta el día de hoy de la pérdida de la capacidad. Se ha de solicitar a un notario y tiene un coste aproximado de 50€.

¿Qué ocurre si no se hace testamento?

Si no hay testamento es la ley quien destina a los herederos, siguiendo un orden de parentesco: primero hijos o descendientes. Después, en función de la red social autónoma, iría el cónyuge viudo o pareja permanente, ascendentes y colaterales hasta el cuarto nivel (por poner un ejemplo, en Cataluña) o ascendientes, viudo o pareja permanente y colaterales hasta el cuarto grado (Derecho Común). En sepa de herederos forzosos, la ley designa como heredero al Estado o a la Red social Autónoma, como es la situacion de Cataluña.

¿Se puede cambiar el testamento?

El archivo puede ser modificado en tantas ocasiones como se requiera. Solamente es requisito regresar a citarse con el notario para reescribir el testamento. El archivo que tendrá valor legal será el último.

Definiciones con relación al testamento

Es posible que broten algunas inquietudes en lo que se refiere al vocabulario utilizado para realizar un testamento. A continuación enseñamos algunos de los términos más corrientes:

Herencia

“La herencia es el conjunto de recursos, derechos y obligaciones que, tras el fallecimiento de una persona, se transmite a sus sucesores.” 

Albacea

“Es la persona designada por el testador en su testamento para administrar sus recursos y cumplir su voluntad, dando a los bienes el destino previsto por éste. Su figura puede encajar o no con la del contador partidor, encargado de contar y partir o dividir los recursos entre los herederos, según las órdenes recibidas por el testador. El cargo de albacea es voluntario.”

Legítima

“La lícita es la porción de recursos de la herencia a la que los herederos forzosos tienen derecho por ley. Son herederos forzosos, primeramente, los hijos o descendientes y, en su defecto, los progenitores o ascendientes. Al cónyuge viudo, dependiendo de las diferente legislación, común o foral, se le atribuyen una secuencia de derechos.”

Legado

“Es la asignación, por expresa intención del testador, de determinados bienes (una proporción de dinero, un inmueble, un vehículo, una obra de arte, joyas, etcétera.) o derechos (prestaciones, cobro de deudas, porcentaje familiar, etc.) a una persona física o jurídica. Dentro de esta última categoría se encuentran las instituciones, públicas y privadas, lo que incluye a las fundaciones sin ánimo de lucro. Los legados tienen que ordenarse obligatoriamente en testamento, donde deben estar indicados de manera expresa. En ningún caso un legado perjudicará la legítima de los herederos forzosos, puesto que su derecho a recibir la parte que les corresponde está protegido por imperativo legal.” 

Información avalada por el Colegio de Notarios de Cataluña.

Deja un comentario