¿Por qué razón es importante tener vacaciones para desconectar?

Las vacaciones siempre han sido un elemento importante de la planificación del trabajo y del cuidado de la salud de la gente.

En verdad, incluso en temporadas históricas tan duras como la Edad Media, los trabajadores disponían de sus vacaciones para desconectar (en la medida de lo posible) y dedicarse a sus cosas. Y conociendo los beneficios sicológicos del hecho de irse de vacaciones, no llama la atención. En el presente artículo observaremos cuáles son y por qué son tan esenciales en especial en este momento, tras la pandemia del SARS-CoV-2.

La necesidad de tener vacaciones tras una época de crisis

La pandemia del coronavirus cumple todas y cada una de las especificaciones de una crisis de alcance individual y popular. Las personas de prácticamente todo el mundo nos hemos visto en la necesidad de amoldarnos no solo a una situación de peligro sanitario que nos afecta a nosotros y a nuestros conocidos cercanos; además, hemos necesitado adoptar nuestras expectativas y tácticas a una sociedad que ha sufrido un parón económico esencial y ha terminado con centenares de miles de puestos de trabajo.

Tanto el ahínco que supone adaptarnos a este contexto hostil como la ansiedad vinculada a gestionar los peligros y predecir posibles ocasiones catastróficas (necesidad de cerrar un negocio, perder a un abuelo, etc.) son causantes de desgaste psicológico que no podemos pasar por alto. Llevar a cabo ver que estamos igual emocionalmente tras salir de la pandemia que antes de entrar en ella no solo es poco realista, es una suposición que nos puede traer varios problemas.

Y es que la resiliencia implica admitir que las situaciones por las que hemos transitado nos pasaron factura, a fin de que de ese modo tengamos la posibilidad realizar un control de daños. Y entre las formas más eficientes consiste en desconectar durante un periodo de vacaciones.

La importancia de poder desconectar merced a las vacaciones

Asumir que las vacaciones consisten sencillamente en un aspecto de la vida relacionado al ocio y a la subjetividad del disfrute es tener una visión incompleta y sesgada de esos días de descanso. El periodo de vacaciones tiene consecuencias objetivas tanto en el bienestar de la gente como en su salud e incluso en su rendimiento en el trabajo a la vuelta.

Por esa razón las empresas con visión a largo plazo siempre y en todo momento dan mucha importancia a que sus trabajadores y trabajadoras logren organizarse sus vacaciones y dispongan del suficiente tiempo para desconectar. No es solo un derecho laboral, es también un incentivo, una forma de retener talento dentro del equipo y un recurso que contribuye a sostener una buena productividad.

Pero pongámonos en el punto de vista de quien se va de vacaciones: ¿cuáles son las ventajas que obtiene de forma directa al poder darse unos días de respiro fuera de todo el mundo del trabajo remunerado? Veámoslo.

1. Permite batallar la rumiación

La rumiación psicológica es esa predisposición a atraer a nuestra mente una vez tras otra un pensamiento que nos crea ansiedad o que nos preocupa. A lo largo de las vacaciones, tenemos la posibilidad de separarnos de todo lo que nos resulta familiar en el entorno de trabajo y desconectar de una manera prácticamente así: si nos vamos de viaje o nos desplazamos a una segunda residencia, no nos expondremos a ciertos estímulos que nos hacen meditar en nuestras responsabilidades, en el agobio de tener que cumplir objetivos semanales, etc.

2. Contribuye una referencia temporal para abrir una exclusiva etapa

El paréntesis que se abre en el periodo de tiempo de vacaciones nos ayuda a detenernos y pensar para reorganizar nuestras preferencias, fijarnos metas a medio y largo plazo y proponernos cambios cualitativos en nuestra vida personal o profesional, sin la necesidad de aplazarlo regularmente gracias a las tareas que en otras situaciones nos urgen (reportes que mandar antes que termine la jornada, llamadas telefónicas que efectuar, etcétera.).

3. Ayuda a reorganizar el horario de sueño

La carencia de sueño se encuentra dentro de los factores de desgaste psicológico mucho más esenciales en muchas de las personas que trabajan, y tener vacaciones ayuda a recalibrar el reloj biológico, dado que poseemos más tiempo libre. Eso sí, para conseguirlo hay que ponerle intención: el simple echo de irse de vacaciones no lo arregla.

4. Permite gozar mucho más de la compañía de los conocidos cercanos

El hecho de poder contar más con los amigos y la familia no solo resulta interesante; también es bueno para lograr sobrepasar juntos momentos bien difíciles y contar con el apoyo del resto.

5. Nos predispone a presenciar y advertir nuevos intereses y aficiones

El hecho de poder examinar nuevas aficiones puede hacernos ganar nuevos proyectos significativos para nosotros: aprender a tocar un instrumento, diseñar nuestro jardín, etcétera. Estas experiencias actúan como fuentes de motivación que nos sostienen en marcha y refuerzan nuestra autovaloración.

¿Buscas servicios de psicoterapia?

Si andas intentando encontrar servicios de psicoterapia, ponte en contacto con nosotros.

En Consulta Despertares tenemos prácticamente 10 años de trayectoria en el ámbito de la salud psicológica, y trabajamos atendiendo a personas de todas las edades. Ofrecemos sesiones tanto en nuestros centros delegados por La capital de españa, Getafe, Leganés y Móstoles como mediante la terapia online por videollamada.

Deja un comentario