Proposiciones de ocupaciones sociales y culturales que activan nuestro cerebro

Una de las claves para beneficiar la salud cerebral es, sin duda, mantenernos cognitivamente activos a lo largo de siempre. Las actividades sociales y culturales, por servirnos de un ejemplo, son un buen estímulo para nuestro cerebro.

Una alta reserva cognitiva es una buena aliada para resistir las afectaciones que patologías como el Alzheimer pueden generar en nuestro cerebro. Y la reserva cognitiva se alimenta de experiencias mentales estimulantes. Por otra parte, cultivar las relaciones influye muy positivamente en nuestro confort y estimula la vitalidad de nuestra mente.

Existen varias actividades que nos dejan conjuntar los resultados positivos de la actividad cognitiva con los que nos aportan las relaciones sociales, ya sea manteniendo las que disponemos o creando nuevos vínculos. A continuación, os garantizamos ciertas propuestas de ocupaciones sociales y culturales que asisten a mantener activo el cerebro:

Estudios, tutoriales y talleres

Estudiar, aprender y comprar nuevos entendimientos durante la vida, además de estimular nuestra mente, nos enriquece y nos da la posibilidad de socializar con otra gente.

Nunca es tarde para formarse en algo que resulte de nuestro interés o que, por situaciones personales, dejamos aparcado en otro momento de la vida. Y la oferta es gran. Por poner un ejemplo, hoy en día prácticamente 60 universidades españolas proponen programas para personas de sobra de 50 años que engloban una enorme variedad de áreas de interés.

Asimismo podemos apuntarnos a cursos de cocina, música, bricolaje o manualidades, aprender un nuevo idioma, fotografía o dibujo. Además de agrandar nuestros conocimientos, podemos también ensanchar nuestro círculo popular.

Exposiciones, charlas y charlas

Las proposiciones culturales de los centros y museos de nuestras ciudades pueden ser muy interesantes, tanto como fuente de cultura como actividad compartida con familiares o amigos. Museos, centros culturales, festivales, talleres, charlas, exposiciones… El abanico es muy amplio y tienen la posibilidad de hallarse propuestas de todas las clases.

Clubs de lectura

Entre las ocupaciones mucho más reconocidas por su capacidad de estimulación cognitiva es la lectura. Además de esto, se trata de una actividad que podemos realizar prácticamente en cualquier sitio. También tenemos la posibilidad de combinar lectura y socialización apuntándonos a un club de lectura. Muchas bibliotecas públicas y centros culturales organizan ocupaciones de esta clase donde, una vez más, aparte de enriquecernos culturalmente, podemos cultivar novedosas relaciones.

Turismo cultural

El turismo es una forma muy bonita de conocer y descubrir nuestra historia y nuestro patrimonio cultural. Las oficinas de turismo tiene un amplio abanico de propuestas. Asimismo hay información abundante en las webs informativas de los ayuntamientos y las comunidades autónomas. No es requisito viajar lejos: todos y cada uno de los pueblos y ciudades tienen sus bienes por conocer y rincones que merece la pena conocer.

Ocupaciones sociales: asociaciones,clubes y voluntariado

Ser integrante de una entidad lúdica, cultural o deportiva permite conjuntar el beneficio de la interacción popular con los de la actividad que llevemos a cabo. Por ejemplo, en un conjunto de baile o de deporte combinaremos los beneficios de la actividad física y la actividad social, en un club de ajedrez interactuarán puntos sociales a la vez que cognitivos.

El voluntariado es una manera de ocupar el momento de libertad, pero también es una gran oportunidad de vivir nuevas experiencias, realizar nuevas amistades, compartir capacidades y dar nuestro granito de arena para que el planeta sea un espacio mejor.

Además, muchos programas de voluntariado ofrecen formaciones concretas para agrandar nuestros conocimientos y capacidades. Además de esto, el carácter productivo del voluntariado tiene un efecto positivo en la salud global y el confort del voluntario: nos sentiremos útiles y completados, lo que va a aumentar nuestra satisfacción personal. 

El abanico de ocupaciones sociales y culturales que contamos a nuestro alcance es amplio: solo hay que localizar el ámbito de acción que se adapte mejor a nuestros intereses y capacidades.

Deja un comentario