¿Qué es una investigación de cohorte para la prevención del Alzheimer?

El Alzheimer es una epidemia creciente. Si para 2050 no se ha encontrado un tratamiento efectivo, el número de personas afectadas por esta patología se puede multiplicar por tres en todo el mundo. Por eso es tan urgente que se dediquen elementos para la investigación y prevención del Alzheimer. Los estudios de cohorte son un factor clave para la investigación de la prevención del Alzheimer.

La ciencia señala el hecho de que los primeros síntomas del Alzheimer se manifiestan hasta veinte años tras haberse iniciado los daños que la enfermedad causa en el cerebro. Por esta razón, estamos investigando de qué manera se desarrolla el Alzheimer en esa etapa silenciosa y estudiando los factores de riesgo y los indicadores biológicos que pueden contribuir al avance de la enfermedad. También nos encontramos testando medicamentos preventivos que puedan retrasar o frenar la aparición del Alzheimer.

¿Qué es un estudio de cohorte?

Una investigación de cohorte es un tipo de investigación que recluta un grupo especial de personas que muestran algunas especificaciones comunes y las mira en el transcurso de un intérvalo de tiempo de tiempo determinado

Este género de estudios se realizan durante años, aun décadas, y permiten investigar las causas y la historia natural de las anomalías de la salud en conjuntos específicos de personas.

Los estudios de cohorte son muy costosos, puesto que requieren hacer pruebas a un gran número de participantes y durante largos periodos de tiempo. En verdad, el primordial reto al que se combaten estos estudios es hallar que los participantes no abandonen y vayan repitiendo de forma regular las pruebas. La implicación y la voluntad de continuidad de los participantes son clave para el éxito de sus desenlaces.

Estudio Alfa, plataforma de investigación para la prevención del Alzheimer de la Fundación Pasqual Maragall

Gracias al apoyo de la Obra Social “La Caixa”, en la Fundación Pasqual Maragall contamos con una infraestructura de investigación: el Estudio Alfa para la prevención de la patología de Alzheimer.

Con 2.743 participantes, se encuentra dentro de los mayores de todo el mundo de sus especificaciones dedicado a detectar precozmente y impedir la enfermedad. Los competidores son personas adultas sanas, de entre 45 y 75 años, la enorme mayoría hijos e hijas de personas perjudicadas por el Alzheimer. Todos ellos forman parte con regularidad, voluntaria y altruista, en los diversos estudios que llevamos a cabo.

En función de sus diferentes características, variables y objetivos de investigación, se les invita a formar parte en uno u otro estudio, donde efectúan distintas pruebas (cognición, genética y resonancia imantada, por ejemplo) y evaluaciones de seguimiento. El propósito principal de nuestra investigación es tener más conocimiento de la fase preclínica del Alzheimer y también identificar los factores de peligro y los indicadores biológicos que podrían incidir en el desarrollo de la patología.

The Framingham Heart Study, un modelo de estudio de cohorte de prevención

Nuestro ejemplo a continuar, y un modelo para todos y cada uno de los estudios de cohorte del mundo, es The Framingham Heart Study, que inspecciona los causantes de peligro cardiovascular de los pobladores de Framingham, una pequeña ciudad de Massachusetts, en los USA.

El Estudio del Corazón de Framingham se puso en marcha en 1948. En aquellos tiempos las muertes causadas por enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares habían incrementado gradualmente desde principios de siglo y se habían convertido en una epidemia. Poco se sabía, sin embargo, sobre lo que las causaba. 

De esta manera nació entre los estudios de cohorte más conocidos de todo el mundo. Su objetivo era identificar los factores o las especificaciones que contribuían a la aparición y el avance de  las anomalías de la salud cardiovasculares. Para esto, observaron, en el transcurso de un largo período temporal, cómo evolucionaba la salud de un variado conjunto de participantes de esta población: personas sin síntoma, que no hubiesen sufrido patologías graves, como ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares anteriores.

En su fase inicial participaron mucho más 5.000 vecinos de la ciudad, hombres y mujeres de entre 30 y 62 años. Desde entonces, cada un par de años, e indefinidamente, volvieron al estudio para efectuar pruebas y entrevistas. En 1971 el estudio incorporó a la segunda generación: 5.000 novedosas personas, hijos e hijas de los primeros competidores y sus parejas.

En el año 2002 el estudio inició una nueva fase con la incorporación de la tercera generación, con 4.000 nuevas personas, nietos y nietas de los primeros participantes. Con la ayuda de otra generación de participantes, el estudio podría estar muy cerca de las causas primarias de las anomalías de la salud cardiovasculares, tal como del desarrollo de novedosas y mejores maneras de prevenirlas, diagnosticarlas y curarlas.

A la entrada de la ciudad, un cartel da la bienvenida afirmando que Framingham es “la localidad que cambió el corazón de América”.  Pero podríamos decir que cambió el corazón de todo el mundo. Los desenlaces que este estudio ha ido ofertando a lo largo de los años han resultado fundamentales para detectar los primordiales factores de riesgo para padecer anomalías de la salud cardiovasculares. También han proporcionado información muy valiosa sobre los efectos de causantes como la presión arterial, los niveles de colesterol y triglicéridos, la edad, el género y puntos psicosociales. Todo este conocimiento ha propiciado nuevos tratamientos y estrategias de prevención de las anomalías de la salud cardiovasculares que hoy están absolutamente integrados en nuestros sistemas sanitarios. ¡La mortalidad por causas cardiovasculares se ha reducido en un 70%!

Deja un comentario