¿qué puede hacer la psicología?

¿En algún momento has debido elegir entre 2 o más situaciones y no tienes idea si la decisión que tomaste fue la correcta? ¿Alguna vez te has cuestionado qué sentido tiene vivir si vamos a fallecer tarde o temprano? ¿En algún momento has experimentado: angustia, culpa o sufrimiento profundo? Si has contestado sí a al menos una de estas cuestiones, continua leyendo porque este artículo fue desarrollado para ti.

El título del producto esboza mucho más que solo conceptos teóricos, pues ejemplariza una definición antropológica y existencial: “El hombre como ser indeterminado y en constante búsqueda de sentido”; no obstante, **¿es viable encontrar este sentido desde la sicoterapia? **

La búsqueda de sentido como acto humano

Mujeres y hombres nos encontramos siempre orientados hacia algo que nosotros no somos, por servirnos de un ejemplo, estando premeditados hacia algo o alguien; por este motivo, se habla del sentido de qué manera característica antropológica, ya que el hecho mismo de ser considerado humano es ir más allá de nostros mismos, y esta posibilidad de trascendencia es lo que forma su existencia.

Ahora bien, desde un punto de vista histórico y popular, se cree que el hombre tiene como fin último el ser feliz ¿no es así? No obstante, se ha descubierto que lo que el hombre verdaderamente desea no es la alegría en sí misma, sino un fundamento para ser feliz, puesto que, en relación halla este fundamento, la alegría y el placer brotan por sí mismos; la felicidad es una consecuencia.

De esta manera, lo que motiva a mujeres y hombres no es ni la intención de placer ni la de poder, sino la intención de sentido, y es ésta la que impulsa a la raza humana a perseguir e intentar develar su concepto; o sea, salir de sí para encontrarse con un “otro”, como actos de realización y acercamiento que fundamentan la felicidad en el hombre.

No obstante, en lo frecuente esta aspiración se disuelve en la búsqueda directa de placer, en lugar de que este se dé, a consecuencia de un acto significativo, el placer se convierte entonces en el propósito mismo, llevando a las personas a caer en ciclo compulsivo y preocupante. Sabemos que, cuanto mucho más se preocupa por el placer, más se aleja.

Frustración existencial

Es así que, hoy en dia, es mucho más visible que la población vive inmersa en una frustración existencial, no porque exista mayor proporción de “vacío”, sino por el hecho de que los cambios abruptos de la temporada nos forzan a adecuarnos a la “novedad”, para la que frecuentemente no nos encontramos preparados o ni siquiera sabemos que debemos amoldarnos.

Viktor Frankl, principal creador de la logoterapia, muestra que en estos momentos articulo-modernos se vive en una frustración existencial en incremento, la que puede manifestarse a través del aburrimiento, la apatía o la desesperación, siendo estos los primeros síntomas de la expresión del vacío y falta de significado. Así, ciertas causas del vacío existencial tienden a ser la pérdida de instintos (que hacer) y de tradiciones (como hacerlo).

Este aspecto es fundamental dejarnos su reflexión, pues, opuestamente a los animales, los humanos no estamos limitados a nuestros instintos, pero asimismo, hoy en día carecemos de tradiciones y costumbres que nos comenten como hacer las cosas. Así, a falta de aquello que nos diga de qué forma debemos ser y de aquello que nos afirme de qué forma llevar a cabo las cosas, semeja que en el fondo por el momento no entendemos lo que queremos realmente, razón por la que acabamos haciendo lo que otros hacen o realizando lo que los demás nos dicen que debemos realizar.

Además de esto, hay que estimar un tercer punto en relación al vacío o frustración existencial, y este es la angustia. Si nos encontramos en una temporada de vacío, ¿tiene sentido nuestra vida? Aquí aparece una dicotomía interesante: la vida tiene sentido, pero este sentido no se puede dar, sino ha de ser descubierto, pues si el sentido fuera dado o inventado se generaría un sentido subjetivo, un absurdo.

El ser humano, en el momento en que no muestra habilidad para develar o crear sentido a su vida, escapa de la sensación del sin-sentido: cree que es algo absurdo o que es algo subjetivo. No obstante, el sentido no solo debe hallarse, sino afortunadamente es posible descubrirlo. ¿Pero cómo?

Pues bien, la consciencia es parte clave, ya que será esta la que dotE de dirección la búsqueda de sentido. Pero seamos precavídos, porque exactamente la misma puede engañar al humano sobre cuál es su propio sentido, ya que no sabremos con absoluta seguridad si verdaderamente lo hemos encontrado o no: nos encontramos condenamos a la incertidumbre.

¿Qué puede hacer la psicoterapia para ayudar a conseguir sentido?

Como he señalado a lo largo de este artículo, el sentido no puede ser proporcionado por absolutamente nadie y esto incluye, como es natural, al sicólogo, psiquiatra, médico o psicoterapeuta, ya que es una labor personal. Sin embargo, se puede hacer ver al consultante que la vida tiene sentido bajo cualquier situación, puesto que el hecho de no tener certezas es lo que nos permite accionar con genuina independencia.

Sobre esto de la psicología, los temas de sentido se fundamentan desde la fenomenología, pues no puede existir una emisión de juicios ni de falsa moralidad frente cualquier situación; por contra, se enfoca mucho más en la experiencia y el valor que designa cada persona a las situaciones que le toca vivir, ya que el ser humano tiene la aptitud de hallar concepto a sus vivencias, “un sentido”.

La psicología, como la medicina, sabe que hace falta “echar mano” de la filosofía, en tanto que frente la falta de sentido y los cambios radicales hoy en día, la falta de objetivos, el aburrimiento, la carencia de sentido y de propósito requieren mucho más que interpretación e normas técnicas, y el propósito se vuelca en cultivar un “filosofar personal” como capacidad de mirarse a sí mismo y posibilitar un pensamiento reflexivo que invite al consultante desde lo propio a saberse capaz y libre de responder a las cuestiones que la vida le hace.

Ahora bien, ¿por qué razón la vida tiene sentido pese a todo? Desde esta visión, la vida tiene sentido bajo cualquier situación y aun con limitaaciones de cualquier clase, pues los seres humanos estamos sostenidos en 2 pilares antropológicos y existenciales, la independencia y la responsabilidad, los que permiten realizar frente a cada obstáculo de la vida. Lamento desilusionarlos, pero así es, somos seres libres pues somos seres limitados, somos finitos, somos seres errantes, y es ante tal posibilidad que debemos sabernos en persistente aptitud de elección.

Finalmente, no se trata de ofrecer respuestas a cada consultante, sino de posibilitar su habilidad para responderse a sí mismo, para conformar su destino.

Así pues, el psicólogo especialista en estas áreas de atención te acompañará no solo como testigo de tu capacidad para contestar, sino más bien también como un acompañamiento y sólido soporte en el cual vas a poder sostenerte mientras que experimentas la angustia ante la decisión, la renuncia, y evidentemente, ante la libertad a la que, como persona, estás culpado/a; y sucede que es merced a este acompañamiento, a este sostenerse en el de qué forma de la experiencia, que se puede entender y entender desde dónde la persona “se elige y se transforma” admitiendo detectar aquella perspectiva que pudiese limitar su horizonte de sentido, por ejemplo, desde lo aprendido, de sus opiniones, de sus juicios, de sus miedos más profundos o de esos hábitos que lo han conformado.

El ser humano puede anteponerse a estas restricciones y así, desde esa libertad y capacidad de responder, es que puede constituir su destino. La psicoterapia, por lo tanto, puede considerarse como posibilidad de sentido, ya que muestra al consultante como editar la desesperanza en un triunfo (V. Frankl, 2003).

Si despues de lo que acabas de leer te han surgido mucho más o nuevas cuestiones y cuestionamientos, qué joya: se ha logrado el cometido, pues esta es una convidación reflexiva y filosófica, siendo las preguntas el paso inicial del paseo. Si consideras que las ocasiones recientes en tu vida te sugieren mucho más cuestiones a las que no sabes que y como responder y quieres afrontar este desafío, puedes ponerte en contacto conmigo para poder de esta manera intentar develar juntos esta experiencia en labras de un Sentido.

Referencias bibliográficas:

  • Frankl, V. (2003) Psychotherapie für den Laien. Verlag Herder GmbH, Friburgo de Brisgovia
  • Frankl, V. (2016) El hombre en búsqueda de Sentido. Herder Editorial. Barcelona,España.
  • Unikel S. Alejandro (2015) Pensar la Logoterapia. Ediciones LAG, Localidad De México, Mexico
  • Watzlawick P. (1995) El sinsentido del sentido o el sentido del sinsentido. Herder Ed. Barcelona, España.

Deja un comentario