¿Qué son y exactamente en qué consisten los test de memoria?

La memoria forma un conjunto de procesos cognitivos que nos permiten estudiar, retener, manipular, almacenar y recuperar información a corto y largo período. Para evaluarla, se emplean test de memoria.

Esta capacidad puede clasificarse en múltiples tipos dependiendo de la información que procesamos (verbal, visual); de lo automatizado o no que esté el contenido del aprendizaje (las capacidades adquiridas se tornan en memorias tácitas: escribir, dibujar, tocar un instrumento… Mientras que otras memorias son explícitas y nos podemos referir al contenido de ellas responsablemente: detallar hechos, aportar datos que constituyen nuestra identidad o autobiografía, acceder a nuestro conocimiento académico…); y la proporción de tiempo que avanza en recobrar esa información (rápidamente, a corto, o a largo plazo).

 

 

 

En el presente artículo explicamos qué son y exactamente en qué consisten los test de memoria.. 

La perturbación de la memoria reciente: uno de los primeros síntomas del Alzheimer

Para un óptimo funcionamiento de la memoria explícita es necesaria la participación del lóbulo temporal y de diversas de sus áreas, primordialmente el hipocampo y sus conexiones con la corteza prefrontal. La capacitación hipocámpica juega un papel fundamental en el registro  y la consolidación de nueva información para su posterior almacenamiento distribuido en la amplia red neuronal que constituye la corteza cerebral. La degeneración del hipocampo es, ya que, clave en el ocaso de la memoria reciente, necesaria para aprender y conseguir nueva información.

La evaluación de la memoria está singularmente indicada en la detección del deterioro cognitivo leve y de la patología de Alzheimer. La perturbación de la memoria reciente es un síntoma cognitivo primordial y detectable en fases iniciales del Alzheimer, pues su pérdida progresiva es mayor que la que se aprecia en el envejecimiento normal.

Por consiguiente, va a ser conveniente acudir al experto para la realización de una exploración cognitiva cuando, sea en nosotros mismos o en un individuo cercano,  observemos de manera regular adversidades para:

  • Retener y rememorar novedosa información.
  • Evocar expresiones y nombres durante una conversación.
  • Rememorar o admitir a personas que hemos conocido últimamente.
  • Sostener la orientación, sea  en tiempo o en espacio.

Existen test de memoria distintos, según el género de memoria a evaluar

Los test de memoria forman una parte primordial de la evaluación neuropsicológica, entre cuyos objetivos están:

  • Explorar y detectar la existencia de alteración o deterioro de la memoria y del resto de capacidades cognitivas de la persona evaluada.
  • Realizar el seguimiento de su estado cognitivo a lo largo del tiempo.
  • Contribuir a planificar un programa de rehabilitación o de estimulación cognitiva. 

En una evaluación neuropsicológica se emplean test de cribado para tener una primera impresión del estado cognitivo de la persona evaluada. Si el profesional lo considera preciso, efectuará una exploración mucho más completa, donde los test de memoria son fundamentales. 

La selección de los test de memoria va a depender de los síntomas observados o los reportados, bien por la persona perjudicada o por su acompañante, así como de la viable enfermedad subyacente. Estos test miden el desempeño en memoria mediante tareas de diversa dificultad que implican memorizar información verbal o visual (listas de expresiones, pequeños textos, series de imágenes, o localizaciones en el espacio, entre otras), que más tarde deberá ser recordada o reconocida de entre un grupo más extenso de elementos una vez transcurrido un cierto período temporal. 

Con el uso de los test de memoria se pretende evaluar la capacidad de la persona para aprender, retener y rememorar información a corto y medio plazo (comunmente, desde segundos a 30 minutos después de ser presentada la información para su recuerdo). Las tareas requeridas acostumbran a realizarse de forma oral respondiendo a las preguntas elaboradas por el evaluador, pero asimismo pueden efectuarse mediante lapicero y papel u pc. No hace falta ningún género de preparación especial para realizar estos test. 

Para apreciar la existencia de alteraciones memoria, se equiparan los resultados obtenidos en los diferentes test administrados con el desempeño logrado en estas pruebas por una gran exhibe de personas sanas, es decir sin alteraciones cognitivas, con una edad y nivel educativo similar a la de la persona evaluada, y basado en otras posibles cambiantes. Los resultados de esta muestra de población sana sirven para caracterizar los valores de referencia de la normalidad psicométrica. 

Herramienta de los resultados de los test de memoria

El resultado de los test de memoria, adjuntado con el resto de la evaluación neuropsicológica y pruebas complementarias, va a ser de gran herramienta para orientar el diagnóstico. Cabe recordar que el diagnóstico de la causa que subyace a la pérdida de memoria, tal como la gravedad del cuadro clínico, se determinan desde el resultado de la integración de todos y cada uno de los datos logrados en las diferentes exploraciones realizadas por el equipo experto. Los test de memoria y la exploración neuropsicológica completa, por sí solos, no alcanzan para responder a estas cuestiones.

Frente la existencia de deterioro de la memoria, y una vez definida la patología subyacente, el médico especialista señalará el régimen mucho más adecuado. Entre otras cosas, puede valorar la oportunidad de implementar un programa de rehabilitación o de estimulación para reducir el impacto de esta pérdida en la persona perjudicada y proteger lo máximo viable su autonomía. 

Este tipo de programas se orientan a intentar compensar la pérdida de memoria, adiestrando a la persona afectada en la utilización de tácticas y ayudas ajenas (agendas, calendarios, listas, pistas) que le permitan recobrar información útil para su desempeño en el día a día. En fases mucho más destacadas de deterioro, también se estimulará el recuerdo de su identidad, como, por ejemplo, acontecimientos e información relevante de su vida.

Deja un comentario