Reduzca su riesgo de Alzheimer

Casi 6 millones de estadounidenses viven con la enfermedad de Alzheimer, y se prevé que ese número alcance los 14 millones para el 2050. Es una condición que afecta aproximadamente al 10% de las personas mayores en el mundo.

Con eso en mente, es posible que se esté preguntando si puede prevenir o retrasar el Alzheimer y otras formas de demencia, especialmente si conoce a alguien que aún no tiene tales afecciones.

Si bien algunos factores como la edad y la genética están fuera de su control, Las investigaciones sugieren que hay algunas cosas que puede hacer para reducir su riesgo.

La mayoría de estos cambios en el estilo de vida también son beneficiosos para su corazón y su salud en general, por lo que vale la pena el esfuerzo. Empiece ahora a maximizar sus posibilidades de mantenerse en buena forma física y mental a medida que envejece.

Uso de dieta y ejercicio:

1. Come alimentos integrales. Si bien no es necesaria una dieta especial, es posible que desee probar las dietas mediterráneas o DASH que a menudo se recomiendan para los pacientes con Alzheimer. En cualquier caso, obtenga la mayor parte de sus calorías de verduras, frutas, proteínas magras y grasas saludables.

2. Minimiza las calorías vacías. Reduzca el consumo de azúcar blanco y productos de harina que tienden a desencadenar inflamación. Lea las etiquetas y use edulcorantes saludables como frutas y canela.

3. Beber té. Si bien no existen alimentos mágicos, muchos estudios muestran que beber té se asocia con un menor riesgo de demencia, especialmente para aquellos con una predisposición genética. Empiece el día con una taza de té caliente o helado.

4. Limite el consumo de alcohol. El alcohol puede empeorar los síntomas de la demencia y beber en exceso puede dañar su cerebro. Busque ayuda profesional si tiene problemas para beber responsablemente por su cuenta.

5. Perder peso. Tener sobrepeso u obesidad puede duplicar o triplicar su riesgo de Alzheimer. Limite sus porciones y elija alimentos con alto contenido de fibra.

6. Ejercítese con regularidad. Un programa de ejercicio equilibrado puede reducir su riesgo de Alzheimer en un 45%, según la Sociedad de Alzheimer. Además de los aeróbicos, entrene para fortalecer y mantener el equilibrio. Mantenerse activo durante el día también cuenta, así que use las escaleras en lugar del ascensor.

.

Otros cambios en el estilo de vida:

1. Protege tu cabeza. Los traumatismos en la cabeza pueden provocar demencia. Use su cinturón de seguridad y equipo de seguridad apropiado para cualquier deporte que practique. La mayoría de las caídas ocurren en casa, por lo tanto, corrija cualquier peligro, como alfombras resbaladizas o pasamanos faltantes en las escaleras.

2. Dormir bien. La demencia puede interferir con el sueño y la falta de sueño puede contribuir a la demencia. Trate de dormir de 7 a 8 horas por noche.

3. Dejar de fumar. Fumar puede aumentar el riesgo de Alzheimer en casi un 80%. A menudo se necesitan varios intentos para dejar de fumar con éxito, así que sigue intentándolo.

4. Manejar el estrés. La tensión y la ansiedad afectan su cerebro y otros órganos. Aprenda a relajarse mediante la respiración profunda, la meditación y otras prácticas.

5. Desafía a tu cerebro. Por otro lado, la estimulación mental mantiene su cerebro ágil. Resuelve acertijos y sigue aprendiendo. Leer libros y estudiar idiomas extranjeros. Adquiera nuevas habilidades y pasatiempos. Practica haciendo las tareas diarias con tu mano no dominante.

6. Mantente conectado. También ayuda pasar tiempo con familiares y amigos. Comparta comidas y escapadas de fin de semana. Sea voluntario en su comunidad o únase a un grupo de Meetup.

7. Habla con tu doctor. Su médico puede ayudarlo a determinar las prioridades para controlar sus propios factores de riesgo individuales. Muchas afecciones, como presión arterial alta, colesterol alto y diabetes, también pueden aumentar su riesgo de demencia, así que comparta sus inquietudes y haga preguntas.

Se necesita más investigación para comprender las causas de la enfermedad de Alzheimer, pero hay suficiente evidencia para respaldar estrategias de prevención como comer sano y hacer ejercicio con regularidad. Cuidar su cerebro y su corazón puede ayudarlo a ralentizar o incluso revertir cualquier deterioro cognitivo.

Deja un comentario